Co­lo Co­lo sa­ca la voz

El Ca­ci­que ven­ce 3-1 al Unión Es­pa­ño­la, el co­lis­ta, y re­to­ma la sen­da de vic­to­rias en el tor­neo. La so­li­dez de­fen­sa es una de las prin­ci­pa­les vir­tu­des re­cu­pe­ra el cua­dro de Héctor Ta­pia. Los ro­jos si­guen en caí­da li­bre. Con un pun­to de 15, el pues­to de Si

La Tercera - - DEPORTES -

Co­lo Co­lo re­cu­pe­ra el ha­bla en la can­cha, el lu­gar don­de más se le pi de e xpre­sar ideas. Vuel­ve a ser pro­ta­go­nis­ta por sus vic­to­rias y no por sus re­pro­ches o por sus men­sa­jes en re­des so­cia­les. To­da­vía le cues­ta, pe­ro po­co a po­co re­to­ma la cos­tum­bre de ga­nar y eso, al fi­nal, es lo más im­por­tan­te.

Con su triun­fo so­bre Unión Es­pa­ño­la por 3-1 ayer en San­ta Laura, el se­gun­do con­se­cu­ti­vo en el Clau­su­ra 2015, los al­bos to­man ai­re des­pués del mal ini­cio de cam­peo­na­to. Vi­ven un es­ce­na­rio opues­to al que su­fre su ar­chi­rri­val, Uni­ver­si­dad de Chile. Y eso, ge­ne­ral­men­te, es un re­ga­lo que se re­ci­be muy bien en las ins­ta­la­cio­nes del Mo­nu­men­tal.

Es cier­to que aún es­tá le­jos de la per­fec­ción. Es­tá a dis­tan­cia de lo que se le exi­ge a un plan­tel con sus fi­gu­ras. La me­jo­ría, sin em­bar­go, es evi­den­te, es­pe­cial­men­te en la­bo­res de­fen­si­vas. En ese sen­ti­do, la in­cor­po­ra­ción del pa­ra­gua­yo Leo­nar­do Cá­ce­res ha si­do fun­da­men­tal, pues­to que le da fir­me­za a la úl­ti­ma lí­nea y, con su ren­di­mien­to, ade­más, con­ta­gia a Ch­ris­tian Vil­ches. Pro­du­ce el mis­mo efec­to que Ju­lio Barroso y, por lo mis­mo, Ta­pia po­si­ble­men­te se fro­ta las ma­nos pen­san­do en una du­pla de cen­tra­les con el ar­gen­tino y el gua­ra­ní.

A par­tir de ahí, el tra­ba­jo del con­jun­to po­pu­lar ha­cia arri­ba es mu­cho más tran­qui­lo. En el me­dio­cam­po, la fuer­za la ha­cen Clau­dio Bae­za (mien­tras se re­cu­pe­ra Jai­me Val­dés) y Esteban Pa­vez, una du­pla de vo­lan­tes que en su mo­men­to pro­me­tió mu­cho, pe­ro que des­pués se que­dó por la po­ca con­ti­nui­dad de Bae­za, pro­duc­to del fi­cha­je de Pa­ja­ri­to.

Hum­ber­to Sua­zo, en tan­to, de­bu­tó como en­gan­che des­de el primer mi­nu­to y cum­plió una la­bor acep­ta­ble en el primer tiem­po. En el com­ple­men­to, su mer­ma fí­si­ca le hi z o per­der no­to­ri e dad. Chu­pe­te to­da­vía no to­ma rit­mo en el Ca­ci­que.

Esteban Pa­re­des fue el 9. Se sien­te có­mo­do ahí y ge­ne­ra pe­li­gro cons­tan­te. Ayer le to­có es­tar flan­quea­do por Juan Delgado y Fe­li­pe Flo­res, quie­nes tu­vie­ron el pro­ta­go­nis­mo y mo­vi­li­dad ne­ce­sa­rias pa­ra des­ta­car.

En re­su­men, sal­vo al­gu­nos cam­bios de nom­bres, la ban­ca co­lo­co­li­na pa­ró una es­cua­dra mu­cho más pa­re­ci­da a la que ex­hi­bió en 2014. Es cier­to que Vec­chio se que­dó en la re­ser­va, pe­ro lo más se­gu­ro (y pru­den­te) es que vuel­va a la ti­tu­la­ri­dad en el si­guien­te com­pro­mi­so. La pre­gun­ta es si Ta­pia se­gui­rá con su idea de Sua­zo como en­gan­che.

Unión Es­pa­ño­la, por su par­te, no se le­van­ta. Con ape­nas un pun­to de 15 po­si­bles, jus­ti­fi­ca ple­na­men­te su con­di­ción de co­lis­ta. Co­lo Co­lo apro­ve­chó eso pa­ra lle­var­se los tres pun­tos con los go­les de Delgado (45’), Bae­za (52’) y Pa­vez (61’). Ni si­quie­ra el 1-1 par­cial, gra­cias a un pe­nal ser­vi­do por Mi­ro­se­vic, pu­so en du­da la vic­to­ria blan­ca, que aho­ra en­fren­ta con ma­yor ilu­sión el tor­neo lo­cal, pen­san­do tam­bién en el desafío in­ter­na­cio­nal que se vie­ne con la Co­pa Li­ber­ta­do­res.

Pe­ro cui­da­do. Ma­yor ilu­sión no de­be ser si­nó­ni­mo de con­fian­za. Co­lo Co­lo to­da­vía tie­ne mu­chas áreas que me­jo­rar. Ta­pia tie­ne ta­rea, por­que la exi­gen­cia se­rá ca­da vez más al­ta. Tra­ba­jar en si­len­cio y ha­blar en la can­cha. Ésa es la clave en Ma­cul.

FO­TO: AGENCIAUNO

Esteban Pa­vez festeja su gol, el ter­ce­ro de Co­lo Co­lo an­te Unión Es­pa­ño­la.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.