“Soy un de­pre­da­dor en el área”

De­lan­te­ro de Pa­les­tino A días de cum­plir 36 años, el go­lea­dor re­pa­sa su ca­rre­ra y la ex­pe­rien­cia de ves­tir la ca­mi­se­ta tri­co­lor. El cua­dro ára­be de­bu­ta es­ta tar­de en la Co­pa Li­ber­ta­do­res, con­tra Na­cio­nal de Mon­te­vi­deo.

La Tercera - - DEPORTES FÚTBOL / COPA LIBERTADORES - Mar­tín Vás­quez Alar­cón

El 12 de fe­bre­ro, Re­na­to Ra­mos es­ta­rá de cum­plea­ños. Su­ma­rá 36. Con ellos a cues­ta, es el más ve­te­rano del jo­ven plan­tel de Pa­les­tino. Es con­si­de­ra­do como uno de los lí­de­res del equi­po tri­co­lor, por­que es el úni­co de la plan­ti­lla que ha ju­ga­do Co­pa Su­da­me­ri­ca­na, con Bo­lí­var en 2008 cuan­do mar­có el gol más rá­pi­do de un chi­leno en aquel cer­ta­men, y Co­pa Li­ber­ta­do­res, con Au­dax Ita­liano en la mis­ma tem­po­ra­da.

Aho­ra, en el club afin­ca­do en La Cis­ter­na tie­ne la chan­ce de dispu­tar otra vez los tor­neos con­ti­nen­ta­les, ju­gan­do des­de hoy la Li­ber­ta­do­res, y even­tual­men­te vol­ver a la Su­da­me­ri­ca­na, si es que los ára­bes ga­nan la Co­pa Chile.

El Ti­bu­rón, o Di­no­sau­rio del Gol como le di­cen sus com­pa­ñe­ros, ha ves­ti­do do­ce ca­mi­se­tas, diez de ellas en Chile, pe­ro nun­ca ha de­fen­di­do a un equi­po gran­de, pe­se a lle­var 141 go­les en to­da su ca­rre­ra. En me­dio del ha­bi­tual ca­lor so­fo­can­te del Mu­ni­ci­pal de La Cis­ter­na, el de­lan­te­ro se aco­mo­da en la som­bra de la tri­bu­na orien­te, pa­ra re­pa­sar su his­to­ria y la ac­tua­li­dad, en las ho­ras pre­vias al desafío co­pe­ro que co­mien­za es­ta tar­de an­te Na­cio­nal de Mon­te­vi­deo. ¿Dón­de na­ce el Ti­bu­rón? Es­tá­ba­mos en Unión Es­pa­ño­la, en una pre­tem­po­ra­da en Cons­ti­tu­ción, y re­cuer­do que Víc­tor Fuen­tes me pu­so el apo­do, por­que le hi­ce una bro­ma, y me di­jo ‘Oye, Ti­bu­rón tal por cual...’. Tiem­po des­pués, es­ta­ba en la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción, don­de hi­ce mi primer gol, y se me ocu­rrió po­ner mis ma­nos so­bre mi nu­ca y ha­cer el ges­to de ti­bu­rón. Aho­ra, así ce­le­bro siem­pre, y le sa­qué pro­ve­cho al apo­do.

Pa­les­tino en 1976 se en­fren­tó en dos oca­cio­nes a Na­cio­nal. 2-1 ga­na­ron los chi­le­nos en el Es­ta­dio Na­cio­nal y 1-1 en Uru­guay. “Tu­ve la chan­ce de lle­gar a un par de equi­pos gran­des, pe­ro to­mé la de­ci­sión de ir al Te­cos de Mé­xi­co”. “Me sien­to bien fí­si­ca y fut­bo­lís­ti­ca­men­te. Es­toy en con­di­cio­nes de ju­gar has­ta los 40 o los 42 años”. “Sa­be­mos lo que re­pre­sen­ta­mos. Que­re­mos que, de una vez por to­das, ha­ya paz”. ¿Los ni­ños y la gen­te te ha­cen el ges­to? Sí, to­do el mun­do. En el au­to, o los ni­ños en el mall, o don­de an­do, en ge­ne­ral. La gen­te me re­co­no­ce har­to, me sa­lu­dan mu­chos, y me pi­den fo­tos ha­cien­do el ges­to. ¿El ol­fa­to de gol es in­na­to? Es tra­ba­jo de día a día, y en­tre­nar si­tua­cio­nes de jue­go. Al pa­sar los años, uno va le­yen­do me­jor el jue­go, y sa­be dón­de ubi­car­se, dón­de pue­do ser un po­si­ble re­cep­tor del ba­lón pa­ra con­ver­tir un gol. El go­lea­dor se va ha­cien­do día a día, en ca­da en­tre­na­mien­to, en ca­da par­ti­do, y en ca­da si­tua­ción que le to­que en­fren­tar. ¿Por qué no ha lle­ga­do a un equi­po gran­de? Sí tu­ve la op­ción de ir a un gran­de. Cuan­do es­ta­ba en An­to­fa­gas­ta, tu­ve la chan­ce de lle­gar a un par de ellos, pe­ro to­mé la de­ci­sión de ir a Te­cos de Mé­xi­co, y por eso no se dio. Des­pués, es­tan­do en Ñu­blen­se, pu­do ha­ber si­do la U, pe­ro no se con­cre­tó. Con Au­dax Ita­liano ju­gó la Co­pa Li­ber­ta­do­res, en la mis­ma ins­tan­cia que aho­ra con Pa­les­tino. ¿Qué lec­cio­nes pue­de sa­car? Re­cuer­do que ju­ga­mos con­tra Bo­ya­cá Chi­có, y pu­di­mos avan­zar. Aho­ra, la ins­tan­cia que nos to­ca vi­vir es muy com­pe­ti­ti­va, y te­ne­mos que co­me­ter la me­nor can­ti­dad de erro­res po­si­ble, pa­ra lle­gar en un ni­vel muy al­to y lle­var­nos esa lla­ve. ¿Có­mo so­bre­vi­vió al éxo­do ma­si­vo de ve­te­ra­nos en Pa­les­tino? La ver­dad, es un te­ma bas­tan­te com­pli­ca­do, y en el que no me gus­ta­ría ahon­dar mu­cho. Pe­ro sí te di­go que, per­so­nal­men­te, ten­go mis objetivos y pre­ten­do ser un apor­te. No te po­dría de­cir na­da más res­pec­to de eso. ¿Qué le pa­re­ció la sa­li­da de Fe­li- pe Nú­ñez del club? Tam­po­co voy a ahon­dar en ese te­ma, por­que no me co­rres­pon­de, y no me in­tere­sa to­car­lo. ¿Ha mar­ca­do dis­tan­cia con los jó­ve­nes del plan­tel? La ver­dad es que cons­truir la re­la­ción no fue fá­cil, por­que hay una di­fe­ren­cia de edad. Pe­ro lo he­mos fa­ci­li­ta­do, tan­to los gran­des como los más jó­ve­nes. Par­ti­cu­lar­men­te, el he­cho de es­tar con ju­ga­do­res jó­ve­nes per­mi­te man­te­ner­se vi­gen­te, por­que es­cu­chan bas­tan­te, y tie­nen los objetivos muy cla­ros y al­tos. ¿Cuál es el es­ti­lo de jue­go de Pablo Gue­de? Te exi­ge es­tar al 100 por cien­to, por­que sus en­tre­na­mien­tos son muy in­ten­sos, pa­ra así dispu­tar los par­ti­dos con esa mis­ma in­ten­si­dad. Te pi­de no res­tar­se en na­da y es­tar lo me­jor pre­pa­ra­do fí­si­ca­men­te, pa­ra te­ner la ca­pa­ci­dad fut­bo­lís­ti­ca de re­sol­ver si­tua­cio­nes. ¿Qué le­ga­do le ha de­ja­do Gue­de? To­dos los téc­ni­cos te de­jan al­go, de to­do ti­po, que te gus­ta­ría co­piar y lle­var­lo a ca­bo. En el ca­so de Gue­de, la for­ma que te­ne­mos de ju­gar me gus­ta bas­tan­te, y me fa­vo­re­ce. Me gus­ta­ría, el día de ma­ña­na, re­pli­car­la cuan­do sea téc­ni­co. Pe­ro no sé si ten­dré la ca­pa­ci­dad. O sea, el Ti­bu­rón se­gui­rá li­ga­do al fút­bol cuan­do de­je de ju­gar... Es­toy es­tu­dian­do pa­ra ser téc­ni­co. Uno to­da­vía es fut­bo­lis­ta, y pre­ten­do ser­lo por mu­cho tiem­po más, pe­ro ex­pri­mo ca­da mo­men­to que es­toy vi­vien­do con ca­da en­tre­na­dor, pa­ra lle­var a ca­bo una idea en el fu­tu­ro. ¿Ju­gar en Pa­les­tino ha­ce que se una a la cau­sa pa­les­ti­na? Sa­be­mos lo que re­pre­sen­ta­mos pa­ra Pa­les­ti­na, y que­re­mos que la cau­sa de ellos pue­da ser va­le­de­ra, por­que las ma­sa­cres que se han vis­to, con ni­ños fa­lle­cien­do pe­se a que no tie­nen idea lo que es­tá pa­san­do, nos cho­ca a to­dos los que so­mos pa­dres. Así que sí, ob­via­men­te que es­ta­mos apo­yan­do la cau­sa, y que­re­mos que -de una vez por to­da­se­xis­ta la paz. ¿Cuá­les son sus pasatiempos? Soy un ti­po que le gus­ta mu­cho el fút­bol, y com­par­tir con mi fa­mi­lia. Son esas dos co­sas en las que más gas­to mi tiem­po. Más allá de eso, no ten­go mu­chas ac­ti­vi­da­des, por aho­ra. ¿Y los ne­go­cios, la mú­si­ca o la po­lí­ti­ca? En al­gún mo­men­to tu­ve ne­go­cios, pe­ro hoy me de­di­co 100 por cien­to al fút­bol y a mi fa­mi­lia. Y, la ver­dad, soy bas­tan­te fe­liz así. Den­tro de mis gus­tos mu­si­ca­les, es­tá lo la­tino y lo ro­mán­ti­co. Es un ti­bu­rón ho­ga­re­ño... Sí, me gus­tar es­tar en mi ho­gar y tra­ba­jar pa­ra mi fa­mi­lia. No ten­go ma­yo­res pasatiempos. Cuan­do pue­do te­ner un día li­bre, tra­to de des­can­sar con mis hi­jos, y así es como vi­vo. Soy un ti­po ca­se­ro, pe­ro un de­pre­da­dor en el área. Ahí tra­to de sa­car el ti­bu­rón que lle­vo den­tro (ri­sas). ¿Có­mo le gus­ta­ría que lo re­cor­da­ran? Pe­se a no ves­tir la ca­mi­se­ta de un equi­po gran­de, me gus­ta­ría ser re­cor­da­do como un ti­po que en­tre­gó to­do por ca­da ins­ti­tu­ción que le to­có de­fen­der. ¿Has­ta cuán­do le gus­ta­ría se­guir ju­gan­do? Me gus­ta­ría se­guir apor­tan­do. Si es en Pa­les­tino, bien­ve­ni­do. Si no, bus­ca­ré otro lu­gar. Pe­ro creo que es­toy en con­di­cio­nes pa­ra se­guir, por­que me sien­to bien fí­si­ca y fut­bo­lís­ti­ca­men­te. Aún soy un apor­te. Y, si eso me per­mi­te ju­gar has­ta los 40 ó los 42 años, bien­ve­ni­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.