“Abor­to y po­de­res fác­ti­cos”

La Tercera - - CORREO -

Se­ñor di­rec­tor: En una co­lum­na pu­bli­ca­da ayer ba­jo el tí­tu­lo de es­ta car­ta, Glo­ria de la Fuen­te se­ña­la que un po­lí­ti­co, en aras del bien co­mún, de­be re­nun­ciar a su vi­sión an­tro­po­ló­gi­ca y a sus con­vic­cio­nes pa­ra le­gis­lar en una de­ter­mi­na­da di­rec­ción so­bre el abor­to.

Es­ta afir­ma­ción es pa­ra­dó­ji­ca y des­co­no­ce la esen­cia mis­ma de la po­lí­ti­ca, pues to­da po­lí­ti­ca pú­bli­ca con­tie­ne, por de­fi­ni­ción, una de­ter­mi­na­da orien­ta­ción va­ló­ri­ca. Su­po­ner neu­tra­li­dad mo­ral en torno a ella es im­pro­pio. Por es­te mo­ti­vo, un po­lí­ti­co -y so­bre to­do un po­lí­ti­co cris­tiano- es­tá lla­ma­do a dis­cer­nir so­bre los di­le­mas éti­cos que con­tie­nen las de­ci­sio­nes pú­bli­cas, des­de sus prin­ci­pios y con­vic­cio­nes.

Ade­más, preo­cu­pa la sos­pe­cha que plantea la au­to­ra so­bre la opi­nión que ex­pre­san de­ter­mi­na­das ins­ti­tu­cio­nes y or­ga­ni­za­cio­nes en el es­pa­cio pú­bli­co. En una de­mo­cra­cia plu­ra­lis­ta, la so­cie­dad ci­vil es siem­pre un apor­te a la de­li­be­ra­ción y no una ame­na­za, como se sos­tie­ne, pues la ex­pre­sión de su di­sen­so, así como el de otros ac­to­res, con­tri­bu­ye po­si­ti­va­men­te al desa­rro­llo hu­mano

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.