DATO

La Tercera - - SOCIEDAD -

LA te­le­vi­sión -y bue­na par­te de los hom­bres de es­te mun­do, cla­ro- mu­chas ve­ces no sa­be có­mo tra­tar a las mu­je­res. En los úl­ti­mos años he­mos vis­to un avan­ce len­to y se­gu­ro de pro­ta­go­nis­tas in­tere­san­tes y com­ple­jas y di­ver­ti­das e in­te­li­gen­tes y con to­do ti­po de bellezas: Ca­rrie en Ho­me­land, Lin­den en The Ki­lling, Molly en Far­go, Ali­cia en The Good Wi­fe, Cat­he­ri­ne en Happy Va­lley, Oli­via en Scan­dal, Ar­ya en Ga­me of Th­ro­nes, Clai­re en Hou­se of Cards o la pan­di­lla com­ple­ta de Oran­ge is the New Black. Por fin, al centr y no al la­do de la his­to­ria

Pe­ro apa­re­ció, jun­to con es­ta ca­ma­da de per­so­na­jes de lu­jo, un fe­nó­meno cu­rio­so: el in­gre­dien­te de se­xua­li­dad se ha co­men­za­do a man­te­ner al mar­gen, como si pa­ra de­jar de con­ver­tir a las mu­je­res en ob­je­tos se­xua­les, hay que trans­for­mar­las en mon­jas cé­li­bes con­sa­gra­das al tra­ba­jo, o frías cal­cu­la­do­ras de las sá­ba­nas, o enamo­ra­das que se des­ce­re­bran an­te el va­rón me­nos in­di­ca­do (te­rro­ris­tas, pre­si­den­tes, ase­si­nos, etc.). En la te­le­vi­sión las mu­je­res nun­ca pue­den usar el cuer­po y el ce­re­bro a la vez.

Eso, has­ta Stella Gibson (Gillian An­der­son, de in­far­to). La pro­ta­go­nis­ta de The Fall -las dos tem­po­ra­das es­tán dis­po­ni­bles en Net­flix-, des­de el primer ca­pí­tu-

En­tra­das­pa­ra Lo­lla­pa­loo­za

Los tic­kets pa­ra la ci­ta en el Par­que O’Hig­gins, el 14 y 15 de mar­zo, ya van en su ter­ce­ra pre­ven­ta. Se pue­den con­se­guir en Pun­to­tic­ket a $97.500, el abono pa­ra dos días ; y $67.500, el pa­se dia­rio, más car­gos por ser­vi­cio. lo y la pri­me­ra blu­sa de se­da, se ha con­ver­ti­do en qui­zás el per­so­na­je más re­car­ga­da­men­te se­xual de la pan­ta­lla chi­ca, sin sa­car­se mu­cho la ro­pa. Stella Gibson se acues­ta con co­le­gas ca­sa­dos, se­du­ce a co­le­gas mu­je­res, se mue­ve como una ga­ce­la en­tre­me­dio de la po­li­cía ir­lan­de­sa, que la mi­ra em­bo­ba­do sin sa­ber muy bien qué ha­cer con es­ta in­ves­ti- ener­gía ge­nial y siem­pre es in­tere­san­te to­car pa­ra pú­bli­cos enor­mes. De­fi­ni­ti­va­men­te son di­fe­ren­tes a los shows en so­li­ta­rio, pe­ro son en­tre­te­ni­dos”.

Éxi­to ma­si­vo

A pe­sar de los bue­nos re­sul­ta­dos de crí­ti­ca de El pin­tor, In­ter­pol es una agru­pa­ción que aún no al­can­za la ma­siv i dad a bs ol ut a , aun­que siem­pre ha dis­fru­ta­do del es­pal­da­ra­zo de los me­dios es­pe­cia­li­za­dos y de las au­dien­cias vin­cu­la­das al rock in­de­pen­dien­te.

Pe­ro es­to no es al­go que le mo­les­te a Banks: “Ja­más he­mos he­cho mú­si­ca que de­bía so­nar en la r a di o o ser mains­tream. Pe­ro a ve­ces tie­nes suer­te y fun­cio­na tan­to pa­ra nues­tro pú­bli­co y más gen­te. Sien­to que fui­mos afor­tu­na­dos en ese sen­ti­do, por­que no es que tra­te­mos de con­se­guir­lo”. Eso sí, el acen­to es­tá en ge­ne­rar buen ma­te­rial: “Mien­tras no­so­tros pen­se­mos que es bueno, nues­tros se­gui­do­res van a pen­sar que lo es y eso es lo que nos im­por­ta. Si tie­ne o no éxi­to en una es­ca­la ma­yor, eso es al­go ex­tra”.

Al­go pa­re­ci­do le ocu­rre al ana­li­zar el lu­gar de In­ter­pol en la in­dus­tria de la mú­si­ca: “Es muy fá­cil pa­sar de ser una ban­da res­pe­ta­da y es­ta­ble­ci­da a, de pron­to, ser un gru­po vie­jo que no le im­por­ta a na­die. No to­ma­mos na­da por sen­ta­do. Y creo que so­mos el ti­po de ban­da que no va a for­zar las co­sas y lan­zar un dis­co que crea­mos que es una por­que­ría y del que nues­tros fans di­gan ‘ya no les im­por­ta, no los se­gui­re­mos’. So­mos muy cui­da­do­sos en sa­tis­fa­cer­nos a no­so­tros mis­mos, es­pe­ran­do que pa­se lo mis­mo con nues­tro pú­bli­co”. ga­do­ra es­tre­lla, la úni­ca ca­paz de unir los pun­tos que lle­van al ase­sino en se­rie (Ja­mie Dor­nan, de in­far­to).

La se­gun­da tem­po­ra­da re­to­ma la tra­ma jus­to don­de la ha­bía de­ja­do: con Stella pi­sán­do­le los ta­lo­nes al ase­sino, quien si­gue tra­tan­do de ocul­tar a su fa­mi­lia que es un si­có­pa­ta. Su even­tual en­fren­ta­mien­to ca­ra a ca­ra se­rá una gue­rra de po­der, y un pla­cer te­le­vi­si­vo.

Stella Gibson es pro­fe­sio­nal, ca­paz, ob­se­si­va, y es­tá com­ple­ta­men­te al man­do de sus pul­sio­nes. No usa su cuer­po como he­rra­mien­ta de tra­ba­jo, no lo usa de ma­ne­ra calculadora, ni tam­po­co pa­ra aven­ta­jar­se. Es, sim­ple­men­te, un ser hu­mano se­xual con se­gu­ri­dad en sí mis­ma, y una gran men­te. Una mez­cla que no es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ver; ese es un po­de­río que sue­le en­con­trar­se en per­so­na­jes mas­cu­li­nos. Pe­ro Stella Gibson es in­fi­ni­ta­men­te fe­me­ni­na. Sim­ple­men­te, no es ni­ñi­ta.

FO­TO: NET­FLIX

Gillian An­der­son como Stella Gibson.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.