La de­re­cha en el lim­bo

La Tercera - - OPINIÓN - An­drés Be­ní­tez

SI AL­GUIEN to­da­vía pen­sa­ba que la de­re­cha iba a apro­bar el cur­so de ma­ne­jo de cri­sis, la en­cues­ta Adi­mark de es­ta se­ma­na fue la­pi­da­ria: 11% de apro­ba­ción y 78% de re­cha­zo. Nun­ca, en la his­to­ria de es­ta me­di­ción se ha­bía re­gis­tra­do un apo­yo tan ba­jo. Bueno, di­cen que a gol­pes se apren­de y es­te pue­de ser el pun­to de in­fle­xión que se ne­ce­si­ta pa­ra en­men­dar el rum­bo. Por­que las co­sas se es­tán ha­cien­do de­ma­sia­do mal.

Par­tien­do por la UDI, par­ti­do que es­tá en el cen­tro de Pen­ta­ga­te y que lle­va de­ma­sia­do tiem­po ju­gan­do a con­te­ner da­ños sin el ca­rác­ter que ame­ri­ta el pro­ble­ma. Con una ac­ti­tud tibia fren­te a los de­li­tos in­ves­ti­ga­dos y a los in­cul­pa­dos, ter­mi­nó sien­do cas­ti­ga­da como un to­do. Es cla­ro que la gen­te no es­tá pa­ra me­dias tin­tas en es­to. Quie­re ver fir­me­za y só­lo ha per­ci­bi­do de­bi­li­dad (por no de­cir com­pli­ci­dad).

RN, por su par­te, se mos­tró in­dig­na­do con la si­tua­ción. Se sien­ten arras­tra­dos por un tsu­na­mi ajeno, sin po­der ha­cer mu­cho. En es­to se equi­vo­can. Su ac­ti­tud fren­te al pro­ble­ma ha si­do igual­men­te dé­bil: con­fun­den la leal­tad ha­cia sus so­cios de la UDI, con la pa­si­vi­dad. Su rol, por el con­tra­rio, era pre­sio­nar­los pa­ra que hi­cie­ran las co­sas como co­rres­pon­de. Y si no era así, en­ton­ces de­bie­ron des­mar­car­se ha­ce ra­to. No se pue­de ser so­cio de al­guien que no ha­ce la pe­ga. Por ami­go que sea. Por eso, se equi­vo­can aho­ra al tra­tar de con­te­ner las vo­ces ai­ra­das de al­gu­nos de sus mi­li­tan­tes con la ex­cu­sa de sal­var una su­pues­ta uni­dad del sec­tor. ¿Uni­dad de qué? Si ya ca­si no que­da na­da. Por ello, el rol de RN aho­ra es ga­ti­llar los cam­bios. De­be ser du­ra en es­to. Es aho­ra o nun­ca.

Un ejem­plo no­ta­ble que de­bie­ran mi­rar am­bos par­ti­dos lo dio es­ta se­ma­na el de­cano de In­ge­nie­ría Co­mer­cial de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, Jo­sé Mi­guel Sán­chez. En una bre­ve car­ta pú­bli­ca, de­jó en cla­ro la preo­cu­pa­ción de su fa­cul­tad so­bre al­gu­nos de sus ex alum­nos vin­cu­la­dos a es­cán­da­los como el Pen­ta­ga­te y otros del úl­ti­mo tiem­po. Pla­tea en for­ma du­ra, como co­rres­pon­de, que re­cha­za es­te ti­po de con­duc­tas. Que prác­ti­cas como el frau­de al fis­co, el uso de in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da y otras, son sim­ple­men­te inacep­ta­bles. Y de­ben ser san­cio­na­dos con fir­me­za.

Esa es la for­ma como una ins­ti­tu­ción sa­na en­fren­ta sus asun­tos. Con de­ci­sión, sin me­dias tin­tas, sin ami­guis­mos que no co­rres­pon­den. El de­cano de la PUC po­ne las co­sas en su lu­gar, asu­me el pro­ble­ma, se­ña­lan­do que es­tos ca­sos en­lo­dan y ex­pro­pian la repu­tación de sus egre­sa­dos, y ac­túa en con­se­cuen­cia, al de­cir que es­to mo­ti­va­rá una se­ria re­fle­xión y un dis­cer­ni­mien­to éti­co al in­te­rior de la fa­cul­tad.

Jus­to lo con­tra­rio que su­ce­de con la Alian­za. Los par­ti­dos, que son los in­vo­lu­cra­dos di­rec­tos, ac­túan con más ti­bie­za que una ins­ti­tu­ción cu­yo rol en el asun­to es más bien mar­gi­nal, pe­ro que apro­ve­cha la oca­sión pa­ra plan­tear su re­cha­zo a lo su­ce­di­do, ale­ján­do­se de la ac­ti­tud de un gru­po muy pe­que­ño de sus egre­sa­dos. La UDI, por el con­tra­rio, con su ac­ti­tud am­pa­ra la si­tua­ción y RN, con su si­len­cio, se ha­ce cóm­pli­ce de aque­llos. El re­sul­ta­do es­tá a la vis­ta. Re­no­va­ción Na­cio­nal de­be ser más fir­me con la UDI y pre­sio­nar­la a ac­tuar con más fir­me­za fren­te al Pen­ta­ga­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.