¿San­tia­go me­jor que qué?

La Tercera - - OPINIÓN - Al­fre­do Jo­celyn-Holt

QUE LON­DRES, Roma, Ma­drid y París. Es lo que dio a en­ten­der The Eco­no­mist, nor­mal­men­te un se­ma­na­rio se­rio. De no creer­lo. Fue­ra que to­da com­pa­ra­ción es odio­sa, ¿có­mo se cuan­ti­fi­ca la ca­li­dad? Los pro­me­dios y “ran­kings” son siem­pre du­do­sos. No exis­te el per­so­na­je o in­di­vi­duo pro­me­dio, tam­po­co el “pro­me­dio” de una ciu­dad. Es más, en una al­dea gran­de como la nues­tra uno ape­nas so­bre­vi­ve la reali­dad a lo que se nos obli­ga a so­por­tar. San­tia­go tie­ne gra­ví­si­mos pro­ble­mas, los vi­vi­mos a dia­rio. La se­gre­ga­ción, las bre­chas so­cio­eco­nó­mi­cas, edu­ca­cio­na­les y cul­tu­ra­les, el he­cho de que se tra­te de una ciu­dad frac­tu­ra­da, to­do lo cual nos es ob­vio. Lo mis­mo su ex­ten­sión, el que es­té asen­ta­da en un ho­yo, la con­ta­mi­na­ción, la congestión y ca­li­dad del trans­por­te pú­bli­co (aca­ban de in­for­mar­nos que la ve­lo­ci­dad de los bu­ses ba­jó 10% en los úl­ti­mos tres años); amén que se sa­be – hay es­tu­dios que lo vie­nen va­ti­ci­nan­do— que el 2030 va­mos a con­ver­tir­nos en un caos vehi­cu­lar, peor que el in­fierno ac­tual. Lo ad­ver­tía Juan Pa­rro­chia en 2013: “No veo a los res­pon­sa­bles de la pla­ni­fi­ca­ción vial pen­san­do”.

Agre­gué­mos­le que la ca­pi­tal, ha­cia 2011, ha­bía re­du­ci­do la ta­sa de fo­res­ta­ción en 9,8% en sie­te años. En un 11% se cal­cu­la­ba, ese mis­mo año, la pre­va­len­cia de es­trés per­ma­nen­te en la Re­gión Me­tro­po­li­ta­na (En­cues­ta Na­cio­nal de Sa­lud). Los ín­di­ces de des­con­fian­za en­tre ve­ci­nos, la vio­len­cia tí­pi­ca de las ur­bes la­ti­noa­me­ri­ca­nas (la peor del mun­do), el có­mo se han es­ta­do arra­san­do ba­rrios re­si­den­cia­les en­te­ros, el de­te­rio­ro y pér­di­da de edi­fi­cios va­lio­sos por in­cen­dios o re­tro­ex­ca­va­do­ra (p. ej. la an­ti­gua Fa­cul­tad de Quí­mi­ca de la UCh que pien­sa tum­bar ¡la mis­ma uni­ver­si­dad!), la pla­ga en que se han con­ver­ti­do los ci­clis­tas, el he­cho de que una gran pro­por­ción de san­tia­gui­nos vi­va to­da­vía en vi­vien­das so­cia­les cons­trui­das en los años 80 y 90 su­pe­ra­das por el in­cre­men­to en in­gre­sos de aho­ra úl­ti­mo… En fin, es­tá vis­to que The Eco­no­mist se in­for­ma/nos in­for­ma a me­dias; de­bió in­cluir otras va­ria­bles.

Ello no obs­tan­te se­gui­re­mos ci­tan­do es­ta “no­ti­cia” por años y años, al igual que los cer­tá­me­nes aque­llos que dis­tin­guie­ran a nues­tra ban­de­ra e himno. La “vi­sión” de los ex­tran­je­ros es uno de los gé­ne­ros más an­ti­guos de la li­te­ra­tu­ra na­cio­nal. Ten­de­mos a ver­nos se­gún se nos ve des­de fue­ra. En es­te ca­so, erra­da­men­te. Sa­be­mos lo que es San­tia­go. Una ciu­dad a la que se le quie­re es­ca­par (bas­ta ver qué pa­sa en ve­rano o los fi­nes de se­ma­na lar­gos) sin que se la pue­da es­ca­par (como las cár­ce­les). Es­cri­bo es­ta co­lum­na des­de Vi­ña del Mar, su­pues­ta­men­te la ciu­dad más agra­da­ble don­de vi­vir en Chile, me­jor que San­tia­go y por tan­to que Lon­dres, Ma­drid, Roma y París… lle­na de san­tia­gui­nos.

Pro­ba­ble­men­te quie­nes me­jor en­tien­den San­tia­go no son los ex­tran­je­ros sino los res­tan­tes chi­le­nos, la gen­te de pro­vin­cia. En­vi­dian sus ven­ta­jas, pe­ro sen­sa­ta­men­te no la ciu­dad. Es que ven la de­for­ma­ción que es San­tia­go -el que se la quie­ra con­fun­dir con to­do el país- y lo abe­rran­te que es ese otro cuen­to. San­tia­go es una ciu­dad a la que se le quie­re es­ca­par (bas­ta ver qué pa­sa los fi­nes de se­ma­na lar­gos) sin que se la pue­da es­ca­par (como las cár­ce­les).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.