Mi­nis­te­rio de la Mu­jer

La Tercera - - CORREO - Isabel Allen­de Bus­si Die­go Du­rán Juan Can­cino Ali­ro Bór­quez Gon­za­lo Gua­jar­do Gavilán

Se­ñor di­rec­tor: En su edi­to­rial “Du­das so­bre rol del Mi­nis­te­rio de la Mu­jer” pu­bli­ca­do el lu­nes 2, se cri­ti­ca la nue­va ins­ti­tu­cio­na­li­dad por­que bus­ca­ría con­sa­grar “una agen­da ideo­ló­gi­ca an­tes que pro­mo­ver la su­pera­ción de las de­sigual­da­des en­tre hom­bres y mu­je­res”, des­co­no­cien­do la la­bor rea­li­za­da en las co­mi­sio­nes del Con­gre­so y en las se­sio­nes de sa­la en los 10 me­ses de tra­ba­jo le­gis­la­ti­vo.

Du­ran­te el trá­mi­te del pro­yec­to el prin­ci­pal ar­gu­men­to de los sec­to­res con­tra­rios a la ini­cia­ti­va fue apun­tar a que exis­ti­ría una ideo­lo­gía de­trás de la pro­pues­ta. Lo que quie­ren ig­no­rar es que la dis­cri­mi­na­ción a la mu­jer y su rol se­cun­da­rio en la so­cie­dad es pro­duc­to pre­ci­sa­men­te de una mi­ra­da ideo­ló­gi­ca so­bre el po­der y el mun­do. Ins­ta­lar al hom­bre como cen­tro de la vida so­cial y po­lí­ti­ca, como pa­ter fa­mi­lias y úni­co con de­re­cho a ejer­cer la ciu­da­da­nía es una cons­truc­ción ideo­ló­gi­ca.

El Mi­nis­te­rio de la Mu­jer y la Equi­dad de Gé­ne­ro bus­ca, pre­ci­sa­men­te, ter­mi­nar con las cons­truc­cio­nes cul­tu­ra­les que per­mi­ten la vio­len­cia con­tra las mu­je­res, su au­sen­cia de los es­pa­cios de to­ma de de­ci­sión po­lí­ti­ca y eco­nó­mi­ca, su fal­ta de au­to­no­mía le­gal y so­cial, la man­ten­ción de es­te­reo­ti­pos so­bre su rol, in­sis­tien­do en la ma­ter­ni­dad y la res­pon­sa­bi­li­dad del cui­da­do de la fa­mi­lia.

No fue fá­cil el de­ba­te le­gis­la­ti­vo por­que hu­bo que ven­cer nu­me­ro­sas re­sis­ten­cias de sec­to­res con­ser­va­do­res que in­sis­tían en la des­ca­li­fi­ca­ción y la ca­ri­ca­tu­ri­za­ción del pro­yec­to, des­co­no­cien­do in­clu­so el apor­te que el con­cep­to de “gé­ne­ro” ha te­ni­do en las cien­cias so­cia­les y su in­cor­po­ra­ción a las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Con el tra­ba­jo de las y los par­la­men­ta­rios de la Nue­va Ma­yo­ría, de la mi­nis­tra y de la sub­se­cre­ta­ria del Ser­nam, jun­to a to­do su equi­po, se fue­ron am­plian­do las pers­pec­ti­vas has­ta fi­nal­men­te lle­gar a una apro­ba­ción sin vo­tos en con­tra en nin­guno de sus tres trá­mi­tes le­gis­la­ti­vos. el mo­men­to pre­ci­so del co­mien­zo de esa reali­dad? ¿Po­de­mos po­ner en du­da ese con­ti­nuo?

Es cier­to que los de­re­chos de las mu­je­res han si­do his­tó­ri­ca­men­te pos­ter­ga­dos, pe­ro, ¿es el ca­mino au­to­ri­zar a qui­tar la vida a un ser hu­mano in­de­fen­so? En la his­to­ria han exis­ti­do gru­pos hu­ma­nos que se han arro­ga­do ese de­re­cho por mo­ti­vos cul­tu­ra­les, ra­cia­les o ét­ni­cos, y lo he­mos re­cha­za­do. Tal vez fue por­que las ac­cio­nes eran so­bre per­so­nas que ya po­dían de­fen­der­se. Hoy es­ta­mos fren­te a otras que, vi­vien­do aún en el vien­tre ma­terno, no tie­nen voz y es­tán in­de­fen­sas. De he­cho, la dis­cu­sión so­bre el ini­cio de la vida en cuan­to ser hu­mano tal vez es pa­ra ar­gu­men­tar que no es un hu­mano al que se ma­ta.

Fren­te a to­do es­to, que pa­re­ce una ac­ción po­lí­ti­ca ba­sa­da en una ma­yo­ría re­la­ti­va, nos uni­mos a quie­nes se ma­ni­fies­tan con con­vic­ción por la de­fen­sa de la vida de los no na­ci­dos. Se­ñor di­rec­tor: En car­ta pu­bli­ca­da el jue­ves, Pablo Ur­quí­zar in­ten­ta re­fu­tar mi crí­ti­ca a la se­na­do­ra Van Rys­sel­berg­he es­gri­mien­do su­pues­tos ar­gu­men­tos de de­re­cho in­ter­na­cio­nal. An­te es­to no pue­do sino reite­rar mi pos­tu­ra: tan­to el de­re­cho chi­leno como el in­ter­na­cio­nal ha­cen la dis­tin­ción en­tre los ti­pos pe­na­les abor­to y ho­mi­ci­dio (sien­do el ho­mi­ci­dio ca­li­fi­ca­do el co­no­ci­do como ase­si­na­to) y só­lo las per­so­nas pue­den ser sus­cep­ti­bles de ser ase­si­na­das.

Ur­quí­zar co­me­te va­rios erro­res; pri­me­ro, ci­ta la de­fi­ni­ción de per­so­na de la Con­ven­ción Ame­ri­ca­na de De­re­chos Hu­ma­nos, pe­ro no di­ce que nues­tro Có­di­go Ci­vil, en su ar­tícu­lo 55, ya re­co­ge es­ta de­fi­ni­ción y ade­más dis­tin­gue, en su ar­tícu­lo 74, que “per­so­na prin­ci­pia al na­cer”.

gar de que­rer dis­fra­zar­los.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.