El Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción de abor­dar los ca­sos de ob­je­ción de con­cien­cia con mu­cho cui­da­do, lo que su­po­ne es­ta­ble­cer re­qui­si­tos cla­ros y pú­bli­cos res­pec­to de su pro­ce­den­cia.

La Tercera - - CORREO -

LLA PRESENTACION del pro­yec­to de ley que des­pe­na­li­za el abor­to en tres ca­sos ca­li­fi­ca­dos ha des­per­ta­do un im­por­tan­te y pos­ter­ga­do de­ba­te pú­bli­co. El pro­yec­to se ba­sa co­rrec­ta­men­te en los fun­da­men­tos del de­re­cho in­ter­na­cio­nal de los de­re­chos hu­ma­nos, del que Chile par­ti­ci­pa ac­ti­va­men­te y que ha­ce ra­to lla­ma la aten­ción so­bre la ra­di­ca­li­dad de nues­tra le­gis­la­ción.

Apar­te de El Va­ti­cano, no son más de cin­co los paí­ses en el mun­do que con­tem­plan es­te ni­vel de prohi­bi­ción. En es­te sen­ti­do, lle­ga­mos tar­de, una vez más, a con­si­de­rar una re­gu­la­ción sa­ni­ta­ria que, va­le la pe­na re­cor­dar­lo, es­tu­vo vi­gen­te en nues­tro país has­ta ha­ce po­co.

El pro­yec­to des­pe­na­li­za tres ca­sos de abor­to: cuan­do la vida de la mu­jer es­té en pe­li­gro, cuan­do el em­brión o fe­to pa­dez­ca una al­te­ra­ción es­truc­tu­ral con­gé­ni­ta o ge­né­ti­ca in­com­pa­ti­ble con la vida ex­tra­ute­ri­na y en el even­to que el em­ba­ra­zo sea pro­duc­to de una vio­la­ción (só­lo has­ta las 12 se­ma­nas, o 18 en ca­sos de ni­ñas me­no­res de 14 años). Como se ve, es­tá le­jos de ins­tau­rar el de­re­cho fun­da­men­tal de las mu­je­res a in­te­rrum­pir li­bre­men­te su em­ba­ra­zo; de­re­cho que exis­te en bue­na par­te de las de­mo­cra­cias cons­ti­tu­cio­na­les con las que so­le­mos com­pa­rar­nos a dia­rio.

Res­pec­to de los pres­ta­do­res de sa­lud, el pro­yec­to con­tem­pla, como es de­bi­do, la ob­je­ción de con­cien­cia. Es­ta es ma­ni­fes­ta­ción del ejer­ci­cio del de­re­cho a la li­ber­tad de con­cien­cia y su­po­ne, en el con­tex­to de la sa­lud se­xual y re­pro­duc­ti­va, que un pro­fe­sio­nal pue­de ex­cu­sar­se de par­ti­ci­par en pro­ce­di­mien­tos que vul­ne­ren sus más ín­ti­mas con­vic­cio­nes mo­ra­les o re­li­gio­sas. Al tra­tar­se de un de­re­cho fun­da­men­tal, el Es­ta­do tie­ne la obli­ga­ción de abor­dar los ca­sos de ob­je­ción de con­cien­cia con mu­cho cui­da­do, lo que su­po­ne es­ta­ble­cer re­qui­si­tos cla­ros y pú­bli­cos res­pec­to de su pro­ce­den­cia, así como una re­gu­la­ción que, dán­do­le ca­bi­da, pre­vea que su uso no im­pli­que un ejer­ci­cio ma­si­vo de desobe­dien­cia del de­re­cho.

Las de­cla­ra­cio­nes que al­gu­nos aca­dé­mi­cos y lí­de­res re­li­gio­sos han avan­za­do por es­tos días se po­nen más allá de los lí­mi­tes per­mi­ti­dos por una de­mo­cra­cia cons­ti­tu­cio­nal. En primer lu­gar, por­que tal como ha si­do ar­ti­cu­la­do en el de­re­cho com­pa­ra­do, la ob­je­ción de con­cien­cia es un de­re­cho que asis­te a las per­so­nas na­tu­ra­les, no a las ins­ti­tu­cio­nes. Lo an­te­rior fun­da­men­tal­men­te por­que si se re­co­no­cie­ra a una ins­ti­tu­ción un de­re­cho de ob­je­ción de con­cien­cia, en­ton­ces to­dos quie­nes allí tra­ba­jan de­bie­ran ad­he­rir a una cier­ta ideo­lo­gía, lo que se­ría ile­gal.

Es de­ber del Es­ta­do, en­ton­ces, re­co­no­cer y re­gu­lar de­bi­da­men­te el de­re­cho de los ob­je­to­res. Pa­ra ello de­be ase­gu­rar­se que en di­chas si­tua­cio­nes, los re­cin­tos de sa­lud cuen­ten con in­for­ma­ción fá­cil­men­te dis­po­ni­ble pa­ra que las mu­je­res pue­dan ser de­ri­va­das a otro pro­fe­sio­nal o, en un ca­so ex­tre­mo, a otro lu­gar. Ade­más, de­bie­ra con­tem­plar­se un re­gis­tro pú­bli­co de ob­je­to­res y, na­tu­ral­men­te, si se tra­ta de ins­ti­tu­cio­nes que re­ci­ben fi­nan­cia­mien­to pú­bli­co, el Es­ta­do tie­ne el de­ber de su­je­tar­las de ma­ne­ra más es­tric­ta a sus re­gu­la­cio­nes. No de­be ol­vi­dar­se que al ejer­cer el de­re­cho de ob­je­ción de con­cien­cia, se es­tá ac­tual o po­ten­cial­men­te afec­tan­do de­re­chos de ter­ce­ras per­so­nas.

El go­bierno ha lla­ma­do a te­ner un de­ba­te con al­tu­ra de mi­ras. La Igle­sia Ca­tó­li­ca tie­ne to­do el de­re­cho a opi­nar so­bre el pro­yec­to de ley; pe­ro la su­ya es eso, una opi­nión, la que en nin­gún ca­so pue­de sig­ni­fi­car des­aten­der obli­ga­cio­nes que sean co­ro­la­rio de los de­re­chos que el Con­gre­so Na­cio­nal re­co­noz­ca a las mu­je­res en es­tos tres ca­sos ex­tre­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.