La ob­je­ción de con­cien­cia es­tá sien­do usa­da de for­ma vo­lun­ta­ris­ta en el pro­yec­to del go­bierno, por cuan­to se la con­fi­na den­tro de cier­tas con­di­cio­nes que ha­cen com­ple­ja la ex­pre­sión de és­ta.

La Tercera - - CORREO -

HA­CE PO­COS días el Eje­cu­ti­vo ha pre­sen­ta­do un pro­yec­to de ley que re­gu­la la “des­pe­na­li­za­ción” de la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les, en­tre las que se en­cuen­tra el “pe­li­gro de la vida de la mu­jer em­ba­ra­za­da”. Es­te ca­so, mal lla­ma­do “abor­to te­ra­péu­ti­co”, re­quie­re de una bre­ve ex­pli­ca­ción an­tes de re­fle­xio­nar si pro­ce­de la ob­je­ción de con­cien­cia.

Su­pues­to un pe­li­gro pa­ra la vida de la ma­dre, hay que dis­tin­guir dos si­tua­cio­nes: (a) aque­lla en que el fa­cul­ta­ti­vo rea­li­za una ac­ción po­si­ti­va des­ti­na­da a pro­du­cir la muer­te del fe­to, y (b) el ejer­ci­cio de la ac­ti­vi­dad te­ra­péu­ti­ca a tra­vés de otros pro­ce­di­mien­tos (in­ges­ta de me­di­ca­men­tos, etc.). El primer ca­so es ilí­ci­to siem­pre y en to­da cir­cuns­tan­cia, por cuan­to na­da au­to­ri­za a dar muer­te a un inocen­te bio­ló­gi­ca­men­te dis­tin­to de la ma­dre (si rom­pe­mos es­te prin­ci­pio, la vida en so­cie­dad pue­de con­ver­tir­se en al­go ex­tre­ma­da­men­te pe­li­gro­so).

Tal si­tua­ción, sin em­bar­go, no de­be con­fun­dir­se con la apli­ca­ción de una te­ra­pia des­ti­na­da a com­ba­tir la en­fer­me­dad de la ma­dre que pu­die­ra cau­sar un even­tual re­sul­ta­do de muer­te del hi­jo, como efec­to in­di­rec­to no desea­do. Di­cha apli­ca­ción te­ra­péu­ti­ca es lí­ci­ta cuan­do se en­cuen­tra cu­bier­ta por el lla­ma­do prin­ci­pio de do­ble efec­to, que per­mi­te la rea­li­za­ción de un ac­to moralmente bueno (la ac­ción te­ra­péu­ti­ca) del cual se si­gan dos efec­tos: uno bueno, ob­je­to di­rec­to de la ac­ción (sal­var la vida de la ma­dre y del hi­jo) y otro ma­lo, que no se bus­ca pe­ro se to­le­ra (la muer­te del fe­to). En es­te ca­so, la ac­ción del mé­di­co es cohe­ren­te con la lex ar­tis, y no ne­ce­si­ta una nor­ma que lo au­to­ri­ce. Por lo tan­to, la ob­je­ción de con­cien­cia só­lo po­dría pre­sen­tar­se res­pec­to del primer ca­so: la ac­ción po­si­ti­va des­ti­na­da a ter­mi­nar con la vida del em­brión, o si no con­cu­rren los re­qui­si­tos del prin­ci­pio del do­ble efec­to.

El pro­yec­to dis­po­ne que re­qui­rien­do la mu­jer de aten­ción mé­di­ca in­me­dia­ta e im­pos­ter­ga­ble, y no exis­tien­do otro fa­cul­ta­ti­vo dis­po­ni­ble, el mé­di­co ob­je­tor no po­drá ex­cu­sar­se de rea­li­zar el abor­to (Art. 1º, n. 3, in­ci­so 2º). Si la “aten­ción mé­di­ca” con­sis­te en ac­tos po­si­ti­vos des­ti­na­dos a pro­du­cir la muer­te del ni­ño en el vien­tre, el mé­di­co no es­tá moralmente obli­ga­do a rea­li­zar­lo, aun­que lo man­de la ley po­si­ti­va, por­que na­die es­tá obli­ga­do a co­me­ter un ac­to que con­si­de­ra in­mo­ral. Como re­cuer­da Pla­tón, es me­jor su­frir in­jus­ti­cia que co­me­ter­la, y su­je­tar­se a las con­se­cuen­cias pre­vis­tas por la nor­ma. La ley po­si­ti­va no pue­de man­dar la rea­li­za­ción de ac­tos con­tra­rios a la con­cien­cia cier­ta y rec­ta, y me­nos si di­chos ac­tos son con­tra­rios a la vida del inocen­te, cu­yo res­pe­to es un prin­ci­pio ge­ne­ral sin ex­cep­cio­nes.

Por otro la­do, re­sul­ta un tan­to cu­rio­so que tra­tán­do­se apa­ren­te­men­te de un pro­yec­to de “des­pe­na­li­za­ción” del abor­to, y no de le­ga­li­za­ción de la fi­gu­ra, se pre­ten­da a tra­vés de él ha­cer exi­gi­ble la pres­ta­ción de ser­vi­cios por par­te de los cen­tros mé­di­cos, obli­gan­do de es­ta for­ma al fa­cul­ta­ti­vo a obrar con­tra sus prin­ci­pios, o ate­nién­do­se a las con­se­cuen­cias en ca­so con­tra­rio. Si a es­to se le une la pro­pues­ta de un re­qui­si­to ju­rí­di­ca­men­te am­bi­guo, como la ne­ce­si­dad de aten­ción “in­me­dia­ta e im­pos­ter­ga­ble” por cau­sa del em­brión (es­ta re­la­ción de cau­sa­li­dad es in­de­mos­tra­ble cien­tí­fi­ca­men­te), pa­re­ce ra­zo­na­ble con­cluir que la ob­je­ción de con­cien­cia es­tá sien­do usa­da de ma­ne­ra un tan­to vo­lun­ta­ris­ta en el pro­yec­to que co­men­ta­mos, por cuan­to se la con­fi­na den­tro de cier­tas con­di­cio­nes que ha­cen com­ple­ja la ex­pre­sión de és­ta. En vir­tud de los con­te­ni­dos del pro­yec­to, es muy pro­ba­ble que la in­ten­ción sea más bien in­tro­du­cir en la prác­ti­ca una fi­gu­ra de abor­to li­bre, más que la sim­ple des­pe­na­li­za­ción de­cla­ra­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.