“La UDI no pue­de es­pe­rar las sen­ten­cias pa­ra re­vi­sar la con­duc­ta de sus mi­li­tan­tes”

Se­na­dor de RN FU­TU­RO DE LA ALIAN­ZA

La Tercera - - POLÍTICA -

Ha­ce só­lo dos se­ma­nas los pre­si­den­tes de RN, UDI, PRI y Evó­po­li die­ron a co­no­cer la con­for­ma­ción de un “nue­vo re­fe­ren­te” de la cen­tro­de­re­cha. El anun­cio se dio en me­dio del fuer­te im­pac­to que te­ni­do el ca­so Pen­ta, ra­zón por la cual los pri­me­ros días de vida de la na­cien­te coa­li­ción no han si­do fá­ci­les. Y es que des­de RN ya han cri­ti­ca­do el ma­ne­jo de sus so­cios gre­mia­lis­tas fren­te a las su­pues­tas irre­gu­la­ri­da­des en el fi­nan­cia­mien­to de cam­pa­ñas elec­to­ra­les. En ese con­tex­to, el se­na­dor Al­ber­to Es­pi­na ana­li­za el es­ce­na­rio del sec­tor. ¿Que le pa­re­ce la idea de es­te nue­vo re­fe­ren­te de la cen­tro­de­re­cha? Aquí hay un te­ma de fon­do y un pro­ble­ma de for­ma. En el te­ma de fon­do lo im­por­tan­te es la uni­dad de la cen­tro­de­re­cha y más que un fa­vor de los di­ri­gen­tes po­lí­ti­cos es una obli­ga­ción lo­grar esa uni­dad. ¿Y la for­ma? De­fi­ni­ti­va­men­te, el pa­so de­be ser una coa­li­ción más am­plia, una fe­de­ra­ción de par­ti­dos que per­mi­ta abrir­nos a quie­nes ten­gan un pro­gra­ma co­mún con no­so­tros, tan­to pa­ra la elec­ción mu­ni­ci­pal, par­la­men­ta­ria y pre­si­den­cial, y ahí van a en­trar no só­lo RN, la UDI, Evó­po­li o el PRI, sino que tam­bién los mo­vi­mien­tos re­gio­na­lis­tas, con­ser­va­do­res, am­bien­ta­lis­tas, que van a a em­pe­zar a sur­gir con mu­cha fuer­za. El se­na­dor Alla­mand pro­pu­so for­mar un par­ti­do úni­co. Creo que ha­cer un par­ti­do úni­co es un pro­fun­do error, por­que eso es ji­ba­ri­zar­nos. Hay mu­chas per­so­nas que no se sien­ten in­ter­pre­ta­das por RN y la UDI y como no se sien­ten in­ter­pre­ta­das, si nos fu­sio­na­mos en un par­ti­do, se van a ir dis­tan­cian­do más de no­so­tros. Hay que te­ner la ca­pa­ci­dad de for­mar una fe­de­ra­ción que ten­ga una di­rec­ti­va y que sea ele­gi­da por los di­ri­gen­tes de los par­ti­dos, pe­ro que ca­da uno ten­ga sus ma­ti­ces, sus di­fe­ren­cias, por­que es­to no es un ejér­ci­to ni una con­gre­ga­ción re­li­gio­sa. ¿Y es­to se pue­de ha­cer en me­dio de la cri­sis que vi­ve el sec­tor? Lo que ocu­rre es que aquí hay un pro­ble­ma muy de fon­do que es la pér­di­da de con­fian­za de la ciu­da­da­nía en los po­lí­ti­cos y so­bre to­do des­pués del ca­so Pen­ta, muy es­pe­cial­men­te en la cen­tro­de­re­cha, por la per­cep­ción de que la in­fluen­cia del di­ne­ro en las de­ci­sio­nes po­lí­ti­cas de la cen­tro­de­re­cha ha si­do muy fuer­te y eso es ne­fas­to. En ese sen­ti­do, ¿como eva­lúa el ac­tuar de la UDI fren­te al ca­so Pen­ta? A mí me pa­re­ce cla­ra y de­fi­ni­ti­va­men­te que la UDI no pue­de con­for­mar­se con es­pe­rar las sen­ten­cias ju­di­cia­les pa­ra en­trar en un pro­ce­so de re­vi­sión in­ter­na de la con­duc­ta de los mi­li­tan­tes de su par­ti­do que pu­die­ran apa­re­cer vin­cu­la­dos a fi­nan­cia­mien­tos irre­gu­la­res de cam­pa­ña. ¿No es su­fi­cien­te lo que ha he­cho el gre­mia­lis­mo? In­clu­so pi­dió per­dón... Una co­sa es pe­dir per­dón y otra co­sa es cla­ra y ca­te­gó­ri­ca­men­te ex­pre­sar el re­cha­zo de­fi­ni­ti­vo a “Hay que for­mar una fe­de­ra­ción de par­ti­dos, pe­ro que ca­da uno ten­ga sus ma­ti­ces, por­que es­to no es un ejér­ci­to ni una con­gre­ga­ción re­li­gio­sa”. “No hay du­da que Pi­ñe­ra es una car­ta pa­ra li­de­rar nues­tro sec­tor. Es inacep­ta­ble vin­cu­lar al ex Pre­si­den­te con los ma­los em­pre­sa­rios, lo vin­cu­la­ría con los bue­nos em­pre­sa­rios”. “Yo res­pal­do a la di­rec­ti­va de RN. Le ha to­ca­do mo­men­tos muy di­fí­ci­les y ha si­do muy leal, muy so­li­da­ria con la UDI. Un ejem­plo”. cual­quier me­ca­nis­mo de fi­nan­cia­mien­to que im­pli­que el con­trol de gru­pos em­pre­sa­ria­les so­bre la ac­ti­vi­dad po­lí­ti­ca, por­que eso no só­lo es ne­fas­to, sino que ade­más es ab­so­lu­ta­men­te con­tra­rio a los prin­ci­pios de pro­bi­dad que no­so­tros de­be­mos im­pul­sar. Aquí hay que po­ner un ver­da­de­ro Mu­ro de Berlín que se­pa­re de­fi­ni­ti­va­men­te la po­lí­ti­ca del uso de los re­cur­sos y eso es al­go que no só­lo hay que de­cir­lo, sino que hay que ha­cer­lo. Por lo tan­to, la coa­li­ción tie­ne que ser cla­ra, ca­te­gó­ri­ca y de­fi­ni­ti­va en es­ta ma­te­ria. Ha­ce unos días el pre­si­den­te de su par­ti­do, Cris­tián Monc­ke­berg, ca­li­fi­có el ca­so Pen­ta como un “pastelazo”, tras lo cual el se­na­dor Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón di­jo que fue el mis­mo ti­mo­nel el que me­tió a RN en la “pas­te­le­ría” al im­pul­sar el nue­vo re­fe­ren­te. Es­toy en to­tal desacuer­do, por­que lo que hi­zo Monc­ke­berg es al­go que tie­ne to­do el sen­ti­do co­mún, que es tra­tar de unir. Yo res­pal­do a la di­rec­ti­va de RN, creo que lo ha he­cho muy bien, le ha to­ca­do mo­men­tos muy di­fí­ci­les y ha si­do muy leal, muy so­li­da­ria con la UDI, un ejem­plo. ¿Se equi­vo­có Os­san­dón con sus de­cla­ra­cio­nes? Yo ten­go un com­pro­mi­so que voy a res­pe­tar fé­rrea­men­te. No­so­tros que­da­mos en­tre los se­na­do­res (de RN) de no ha­cer­nos nin­gu­na crí­ti­ca per­so­nal, y eso yo lo voy a res­pe­tar has­ta el fi­nal, aun­que al­gu­nos no lo ha­yan res­pe­ta­do. ¿Pe­ro es un buen mo­men­to pa­ra ha­cer alian­za con la UDI? Sí, es el mo­men­to ade­cua­do, por­que no­so­tros te­ne­mos con RN que li­de­rar el sec­tor y eso sig­ni­fi­ca te­ner la am­pli­tud de cri­te­rio, la ge­ne­ro­si­dad y la vi­sión de que la UDI es mu­cho más que los ca­sos de fi­nan­cia­mien­to ile­gal de las cam­pa­ñas, por lo tan­to hay que reivin­di­car a esa ma­yo­ría im­por­tan­te que apo­ya a la UDI al igual que a RN. En esa lí­nea el se­na­dor An­drés Alla­mand afir­mó que Pi­ñe­ra es fun­da­men­tal pa­ra la cen­tro­de­re­cha y que no de­be res­tar­se pa­ra ayu­dar a sa­lir de la cri­sis del sec­tor. Me ale­gra mu­cho que es­tén to­dos en la dis­po­si­ción de la uni­dad y que ha­yan de­ja­do atrás los pe­rio­dos de crí­ti­cas, por­que esas crí­ti­cas so­lo sir­vie­ron pa­ra dar­le he­rra­mien­tas a nues­tros ad­ver­sa­rios. Di­go las crí­ti­cas pú­bli­cas no las crí­ti­cas en pri­va­do, por­que yo tam­bién he cri­ti­ca­do al go­bierno de Pi­ñe­ra en pri­va­do, pe­ro no lo cri­ti­co en pú­bli­co. Yo no veo a los prin­ci­pa­les lí­de­res de la Nue­va Ma­yo­ría cri­ti­can­do a la Pre­si­den­ta Ba­che­let, no los he vis­to nun­ca, lo he vis­to cri­ti­car as­pec­tos de su go­bierno, pe­ro no a la Pre­si­den­ta Ba­che­let. En­ton­ces yo les pi­do que sa­quen un cua­derno y es­cri­ban qui­nien­tas ve­ces no se cri­ti­ca a los ex pre­si­den­tes del sec­tor de uno en pú­bli­co. ¿Es Pi­ñe­ra la prin­ci­pal car­ta de la cen­tro­de­re­cha pa­ra li­de­rar al sec­tor en es­tos mo­men­tos, con­si­de­ran­do que se tra­ta de un em­pre­sa­rio de am­plia for­tu­na? No hay du­da que Sebastián Pi­ñe­ra es una car­ta pa­ra li­de­rar nues­tro sec­tor, de he­cho es un ex Pre­si­den­te que hi­zo un gran go­bierno y hay que de­cir­lo con to­das sus le­tras. Y a mi me pa­re­ce inacep­ta­ble pre­ten­der vin­cu­lar al Pre­si­den­te Pi­ñe­ra con los ma­los em­pre­sa­rios, yo lo vin­cu­la­ría con los bue­nos em­pre­sa­rios. Si hay al­guien que se ha des­ta­ca­do por ser un buen em­pre­sa­rio, por ha­ber da­do tra­ba­jo, por ha­ber he­cho sus em­pre­sas pro­duc­ti­vas es Sebastián Pi­ñe­ra, en­ton­ces vin­cu­lar­lo a los ma­los em­pre­sa­rios me pa­re­ce un ac­to sim­ple­men­te de des­cré­di­to y esa es la cam­pa­ña que va a lan­zar la iz­quier­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.