Al­can­zan­do una educación de ca­li­dad

Es una fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro, ba­sa­da en el for­ma­to nor­te­ame­ri­cano de af­ter school. Fue crea­do en 2013 en Pe­ña­lo­lén.

La Tercera - - NACIONAL -

CUAN­DO a Mi­chel Be­ga­zo (18) la lla­ma­ron pa­ra avis a r l e que ha­bía si­do be­ca­da, tan­to en Pe­rio­dis­mo de la Uni­ver­si­dad Adolfo Ibá­ñez, como en So­cio­lo­gía de la U. de Chile, no po­día con­te­ner su ale­gría. Lo pri­me­ro que hi­zo, tras con­tar­le a su fa­mi­lia, fue lla­mar a una de las pro­fe­so­ras del af­ter school Yo Eli­jo pa­ra que la acon­se­ja­ra, ya que se en­con­tra­ba en un di­le­ma: su sue­ño siem­pre ha­bía si­do ser abo­ga­da. Fi­nal­men­te, fue en la U. Adolfo Ibá­ñez don­de le ofre­cie­ron la po­si­bi­li­dad de es­tu­diar De­re­cho, y Mi­chel se ma­tri­cu­ló en esa ca­sa de es­tu­dios.

Su his­to­ria no es úni­ca. Ga­brie­la Roa (18) com­par­te una anéc­do­ta pa­re­ci­da. Postuló a Ar­qui­tec­tu­ra en la U. de Chile, y una de las pro­fe­so­ras de Yo Eli­jo le su­gi­rió que se ins­cri­bie­ra en el Sis­te­ma de In­gre­so Prio­ri­ta­rio de Equi­dad Edu­ca­ti­va (Si­pee) de esa uni­ver­si­dad, por sus bue­nas no­tas. Ga­brie­la tam­bién fue acep­ta­da.

Ben­ja­mín Silva (18) es otro de es­tos jó­ve­nes. En el li­ceo egre­só como téc­ni­co au­to­mo­triz, por lo que su idea era es­tu­diar lo mis­mo en la U. Fe­de­ri­co San­ta Ma­ría. Sa­có un pun­ta­je mu­cho más al­to de lo que es­pe­ra­ba, lo que lo lle­vó a jun­tar­se con el gru­po de pro­fe­so­res de Yo Eli­jo, pa­ra que le ayu­da­ran a de­ci­dir. In­ge­nie­ría Ci­vil Me­cá­ni­ca es la ca­rre­ra que eli­gió y en mar­zo en­tra­rá a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca de Val­pa­raí­so.

Yo Eli­jo es una fun­da­ción sin fi­nes de lu­cro, ba­sa­da en el for­ma­to n o r t e a mer i c a n o de af­ter school. Fue crea­da en 2013, por Bár­ba­ra So­to, a tra­vés de una li­ci­ta­ción mu­ni­ci­pal en Pe­ña­lo­lén, co­mu­na don­de se desa­rro­lla. La ini­cia­ti­va es elo­gia­da por la al­cal­de­sa Ca­ro­li­na Lei­tao, quien afir­ma que “fui­mos los pri­me­ros en traer la ini­cia­ti­va a Chile y apos­ta­mos por es­ta me­to­do­lo­gía”.

So­bre el ini­cio del pro­yec­to, Bár­ba­ra So­to in­di­có que “to­do em­pe­zó por­que me di cuen­ta de que era po­si­ble. Cuan­do tra­ba­jé como pro­fe­so­ra sin ser­lo (ac­tual­men­te lo es), re­afir­mé la idea de que con bue­na me­to­do­lo­gía de en­se­ñan­za y amor po­días lo­grar lo que pa­ra al­gu­nos pa­re­ce im­po­si­ble”. Aña­de que “cuan­do me f ui a EE.UU. me di cuen­ta de que ha­bían pro­gra­mas de af­ter school for­ma en el mer­ca­do la­bo­ral y en su vida.

“El se­llo de la fun­da­ción es­tá, en el fon­do, en in­ten­tar acor­tar la bre­cha edu­ca­cio­nal que exis­te en Chile”, ex­pli­ca Ga­briel Hoec­ker, di­rec­tor aca­dé­mi­co de Yo Eli­jo. Pa­ra ellos, aun­que el in­gre­so a la uni­ver­si­dad es una de las prio­ri­da­des, la im­por­tan­cia de que no de­ser­ten de la educación su­pe­rior tam­bién es fun­da­men­tal.

“Tra­ba­ja­mos con dis­tin­tos va­lo­res que van acom­pa­ñan­do los con­te­ni­dos, como son la de­ter­mi­na­ción, el au­to­con­trol, el tra­ba­jo en equi­po y el li­de­raz­go”, des­ta­ca Hoec­ker. Agre­ga que “pa­ra desa­rro­llar es­te pro­yec­to es fun­da­men­tal te­ner al­tas ex­pec­ta­ti­vas en el fu­tu­ro de los es­tu­dian­tes y pa­ra eso es muy im­por­tan­te crear un equi­po de pro­fe­sio­na­les que es­tén com­pro­me­ti­dos”.

Es­te com­pro­mi­so de los pro­fe­so­res es, qui­zás, la par­te más im­por­tan­te pa­ra los alum­nos. “Aquí los pro­fe­so­res te en­se­ñan, no te pa­san so­lo con­te­ni­dos pa­ra que los me­mo­ri­ces”, di­ce Ben­ja­mín acer­ca del pro­gra­ma edu­ca­cio­nal. Pa­ra él, fue fun­da­men­tal la c e r c a n í a q u e mant e n í a n los maes­tros con los es­tu­dian­tes. “El apo­yo que te dan los maes­tros es bueno, tie­nen una ge­ne­ro­si­dad gi­gan­te”, des­ta­ca. Sus ex com­pa­ñe­ras con­cuer­dan. “Se va­lo­ra mu­cho la preo­cu­pa­ción de los do­cen­tes, des­ta­ca Ga­brie­la, mien­tras que Mi­chel va­lo­ra que “los pro­fes son muy en­tre­ga­dos”.

Pa­ra es­tos jó­ve­nes, el po­der sur­gir edu­ca­cio­nal­men­te era vi­tal. Por eso, la opor­tu­ni­dad que les brin­dó es­te sis­te­ma edu­ca­cio­nal es al­go que acon­se­jan. “Es ne­ce­sa­rio que le to­men el pe­so a los es­tu­dios”, in­di­ca Mi­chel. Ben­ja­mín, quien asu­me que no des­ta­có en la en­se­ñan­za me­dia por su bue­na con­duc­ta, di­ce que “no to­dos tie­nen el pen­sa­mien­to de en­trar a la uni­ver­si­dad, pe­ro no­so­tros te­nía­mos es­ta idea de que­rer sur­gir”.

Se­gún se­ña­la el in­for­me de la Ocde “Edu­ca­tion at a Glan­ce”, en Chile no so­lo exis­te un pro­ble­ma de ca­li­dad, sino que de en­se­ñan­za. “Los co­le­gios re­quie­ren de lí­de­res con ca­rác­ter”, in­di­ca el re­por­te, al­go que, has­ta el mo­ment o, el sis­te­ma edu­ca­cio­nal en Chile no ha po­di­do en­fo­car y con­ti­núa sien­do un ele­men­to fun­da­men­tal pa­ra po­der te­ner una educación de ca­li­dad.

FO­TO: NICOLAS AN­GU­LO

Los pro­fe­so­res Ga­briel Hoec­ker y Bár­ba­ra So­to (arri­ba en la fo­to) jun­to a los alum­nos del af­ter school.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.