Oc­ci­den­te in­ten­ta con­ven­cer a Pu­tin pa­ra po­ner fin a cri­sis en Ucra­nia

La pro­pues­ta in­clui­ría el des­plie­gue de cas­cos azu­les y que Kiev re­co­noz­ca los te­rri­to­rios pro­rru­sos. La OTAN con­si­de­ra que no se de­be des­car­tar el apo­yo mi­li­tar a Ucra­nia si los es­fuer­zos di­plo­má­ti­cos fa­llan.

La Tercera - - MUNDO - Fran­cis­ca Ca­sa­no­va

Los ci­vi­les atra­pa­dos en me­dio del fue­go cru­za­do que in­ter­cam­bian los se­pa­ra­tis­tas ucra­nia­nos con las fuer­zas del go­bierno de Kiev en De­bal­tse­ve (Do­netsk) tie­nen dos op­cio­nes: pue­den es­ca­par por la ca­rre­te­ra en di­rec­ción a Ugle­gorsk y man­te­ner­se en una zo­na re­gi­da por los in­sur­gen­tes, o bien se­guir el ca­mino ha­cia Ar­tio­movsk y en­trar en el área don­de las fuer­zas gu­ber­na­men­ta­les man­tie­nen el con­trol.

Ba­jo ese pa­no­ra­ma hos­til y un día des­pués de que el Pre­si­den­te fran­cés, Fran­co­is Ho­llan­de y la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel, lle­ga­ran a Kiev con un plan de paz ba­jo el bra­zo, ayer se reunie­ron con na­da me­nos que Vla­di­mir Pu­tin en Moscú.

Aun­que has­ta ano­che no se ha­bían da­do a co­no­cer los pun­tos exac­tos del plan de paz, las fil­tra­cio­nes de la pro­pues­ta su­gie­ren que se en­mar­ca en las ba­ses del acuer­do de Minsk, fir­ma­do en sep­tiem­bre pa­sa­do en la ca­pi­tal de Bie­lo­rru­sia, que, sin em­bar­go, no lo­gró fre­nar la vio­len­cia en la re­gión del es­te de Ucra­nia. Pe­ro ade­más agre­ga el des­plie­gue de cas­cos azu­les de la ONU en la zo­na pa­ra con­ge­lar el con­flic­to.

Las con­ver­sa­cio­nes en Moscú con­clu­ye­ron tras una reunión que se ex­ten­dió por más de cin­co ho­ras. El vocero del Krem­lin, Dmitry Pes­kov, di­jo que aho­ra los lí­de­res tra­ba­ja­rán en torno a po­si­ble un do­cu­men­to que im­ple­men­te los acuer­dos de Minsk, que lue­go se­rá “so­me­ti­do a la apro­ba­ción de las dos par­tes del con­flic­to”.

Ho­llan­de y Mer­kel es­ta­rían tra­tan­do de im­pe­dir que flo­rez­ca la idea pro­pues­ta por Was­hing­ton de apo­yar a Kiev con el en­vío de ar­mas, una idea que rá­pi­da­men­te fue re- cha­za­da por Berlín. Po­co an­tes de la reunión en Moscú, en la Con­fe­ren­cia de Se­gu­ri­dad de Mu­nich, la mi­nis­tra ale­ma­na de De­fen­sa, Ur­su­la von der Le­yen, in­ter­vino ase­gu­ran­do que “el apor­te de ar­mas a Ucra­nia pue­de dis­tan­ciar­nos aún más de la so­lu­ción que que­re­mos”.

La es­tra­te­gia em­pren­di­da por Ho­llan­de y Mer­kel pa­ra al­can­zar un acuer­do en­tre Kiev y Moscú no ha si­do na­da fá­cil. El Pre­si­den­te ucra­niano, Pe­tro Pros­hen­ko, re­cien­te­men­te se mos­tró en desacuer­do con el des­plie­gue de los cas­cos azu­les en la re­gión, pues con­si­de­ra que es­to con­lle­va­ría a que el con­flic­to se ex­tien­da y al­can­ce una di­men­sión aún ma­yor. El man­da­ta­rio ucra­niano fue en­fá­ti­co en des­ta­car que cual­quier acuer­do de­be­ría ads­cri­bir­se a las ne­go­cia­cio­nes de Minsk.

Por otro la­do, el só­lo he­cho Mer­kel y Ho­llan­de se reunie­ron ayer con Pu­tin en Moscú pa­ra dis­cu­tir un plan de paz pa­ra fre­nar la es­ca­la­da de vio­len­cia en Ucra­nia. Pu­tin es­ta­ría dis­pues­to a acep­tar par­te del plan só­lo si Kiev re­co­no­ce como au­tó­no­mos los te­rri­to­rios con­tro­la­dos

por los pro­rru­sos. Po­ros­hen­ko, por su par­te, ha­bría in­sis­ti­do que cual­quier acuer­do se de­be en­mar­car ba­jo

los tér­mi­nos ne­go­cia­dos en Minsk. de que Mer­kel via­ja­ra has­ta Ru­sia po­dría ver­se como una se­ñal po­si­ti­va, se­gún re­la­ta el co­rres­pon­sal de la ca­de­na BBC en Kiev, David Stern, pues en oca­sio­nes an­te­rio­res la can­ci­ller ale­ma­na ha­bía ad­ver­ti­do que no se re­uni­ría con Pu­tin sin la cer­te­za de un po­si­ble acuer­do.

De acuer­do con El País, el aho­go eco­nó­mi­co de Ru­sia ha­bría si­do de­ter­mi­nan­te pa­ra es­to, pues el je­fe del Krem­lin es­ta­ría dis­pues­to a me­diar con los in­sur­gen­tes del es­te y así evi­tar nue­vas san­cio­nes des­de Oc­ci­den­te. A cam­bio de es­to, Pu­tin pe­di­ría a Kiev que re­co­noz­ca la lí­nea de con­tac­to real ac­tual que se­pa­ra los te­rri­to­rios con­tro­la­dos por los pro­rru­sos de las zo­nas ucra­nia­nas, así como la au­to­no­mía po­lí­ti­ca pa­ra las re­gio­nes de Do­netsk y Luhansk.

Pe­ro los lla­ma­dos de Pu­tin no son vis­tos con bue­nos ojos por al­gu­nos lí­de­res oc­ci­den­ta­les. Reuni­do en Bru­se­las con al­tos man­dos eu­ro­peos, el vi­ce­pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Joe Bi­den, fue ta­jan­te en se­ña­lar que Pu­tin “si­gue ha­cien­do pla­nes de lla­ma­dos de paz mien­tras sus tro­pas con­ti­núan atra­ve­san­do el cam­po ucra­niano y a la vez ig­no­ra to­dos los acuer­dos que su país ha fir­ma­do en el pa­sa­do”, se­gún la agen­cia The As­so­cia­ted Press.

Bi­den agre­gó que a Ru­sia no se le de­be­ría per­mi­tir di­bu­jar el ma­pa eu­ro­peo y se­ña­la que tan­to la Unión Eu­ro­pea como Es­ta­dos Uni­dos de­ben ayu­dar eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca­men­te a Ucra­nia.

Pe­ro los te­mo­res de Ale­ma­nia de que el con­flic­to al­can­ce ma­yo­res di­men­sio­nes con la in­cor­po­ra­ción de Was­hing­ton al fren­te con la even­tual en­tre­ga de ar­mas si­gue es­tan­do pre­sen­te. Es­ta­dos Uni­dos y la OTAN in­sis­ten en que el apo­yo mi­li­tar no se de­be des­car­tar si la di­plo­ma­cia fa­lla en con­ven­cer a Ru­sia de que ce­se su apo­yo mi­li­tar a los se­pa­ra­tis­tas. El Pre­si­den­te Ba­rack Oba­ma, por su par­te, ha si­do más cau­te­lo­so. De acuer­do con The New York Ti­mes, el man­da­ta­rio es­ta­ría a la es­pe­ra de que Mer­kel arri­be en Was­hing­ton el lu­nes pa­ra to­mar una de­ci­sión que po­dría ser de­ci­si­va en el fu­tu­ro del con­flic­to.

La es­ca­la­da de vio­len­cia en la re­gión del es­te de Ucra­nia ha de­ja­do has­ta aho­ra ca­si 5.400 víc­ti­mas y más de un mi­llón de des­pla­za­dos.

FO­TO: EFE

El Pre­si­den­te ru­so, Vla­di­mir Pu­tin, re­ci­bió ayer en el Krem­lin a la can­ci­ller ale­ma­na, An­ge­la Mer­kel y al Pre­si­den­te fran­cés, Fran­co­is Ho­llan­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.