“Los vi­deos del Es­ta­do Is­lá­mi­co tie­nen un guión, son so­fis­ti­ca­dos y pa­re­cen una pe­lí­cu­la”

Aca­dé­mi­co del Cen­tro de Es­tu­dios de De­fen­sa del King’s Co­lle­ge en Doha: El ana­lis­ta se­ña­la que la agru­pa­ción ex­tre­mis­ta bus­ca con­se­guir la aten­ción en to­do el mun­do y por eso sus vi­deos son rea­li­za­dos por pro­fe­sio­na­les. USO DE RE­DES SO­CIA­LES A su jui­cio,

La Tercera - - MUNDO - Cris­ti­na Ci­fuen­tes

An­dreas Krieg es pro­fe­sor asis­ten­te en el de­par­ta­men­to de Es­tu­dios de De­fen­sa del King’s Co­lle­ge en Doha. En la ac­tua­li­dad tra­ba­ja pa­ra la com­pa­ñía Ser­co Midd­le East como con­tra­tis­ta de las Fuer­zas Ar­ma­das de Qa­tar, don­de ofre­ce ase­so­ría so­bre la re­for­ma al sec­tor de se­gu­ri­dad de ese país. En con­ver­sa­ción con La Ter­ce­ra, Krieg ana­li­za las úl­ti­mas ac­cio­nes del Es­ta­do Is­lá­mi­co. ¿Cuá­les son las con­se­cuen­cias que ge­ne­ra­rá el he­cho de que Jor­da­nia ha­ya ma­ta­do a dos pri­sio­ne­ros en res­pues­ta al ase­si­na­to del pi­lo­to?

No es que el Es­ta­do Is­lá­mi­co se con­vier­ta en un en­te aún más agre­si­vo, pe­ro pro­ba­ble­men­te ha­brá una es­ca­la­da de vio­len­cia que no he­mos vis­to has­ta aho­ra. El te­ma es que la gen­te se acos­tum­bró tan­to a ni­vel lo­cal como in­ter­na­cio­nal, por­que han vis­to los vi­deos mu­chas ve­ces. Una de las co­sas que le im­por­ta al Es­ta­do Is­lá­mi­co es la aten­ción de la gen­te, las re­la­cio­nes pú­bli­cas. En­ton­ces pa­ra con­se­guir es­ta aten­ción de la gen­te a ni­vel glo­bal tie­ne que ha­cer co­sas que ho­rro­ri­cen, como lo que ocu­rrió con el vi­deo en el que se que­ma­ba vi­vo al pi­lo­to jor­dano. To­do el mun­do lo ha vis­to, es in­creí­ble las ga­nan­cias que han ob­te­ni­do por es­te vi­deo. Es­to es un fe­nó­meno so­cial, que fi­nal­men­te les da­rá re­clu­tas y tam­bién ne­ce­si­tan di­ne­ro. ¿Cree que con el úl­ti­mo vi­deo hu­bo un cam­bio de es­tra­te­gia al ser aún más cruel que los otros?

Es­to es al­go que he­mos vis­to en los úl­ti­mos me­ses. Pri­me­ro veía­mos vi­deos que no eran tan bien he­chos, pe­ro se han ido so­fis­ti­can­do y aho­ra tie­nen no­to­rie­dad in­ter­na­cio­nal, con los me­dios ex­tran­je­ros. La for­ma que usan las cá­ma­ras, mues­tra que tie­nen un guión, como una pe­lí­cu­la. Tie­nen en­tre­vis­tas, son más so­fis­ti­ca­dos que lo que vi­mos el año pa­sa­do. Ellos tie­nen una preo­cu­pa­ción por los me­dios, una es­tra­te­gia de me­dios, sa­ben lo im­por­tan­te que son las re­des so­cia­les; son el gru­po yiha­dis­ta o de in­sur­gen­cia más so­fis­ti­ca­do que exis­te en el mun­do en cuan­to al uso de me­dios y re­des so­cia­les. Por­que es­to no es como ope­ra­ba Osa­ma bin La­den, ellos quie­ren atraer a la gen­te jo­ven, acep­tan a gen­te jo­ven. Las ope­ra­cio­nes me­diá­ti­cas son tan im­por­tan­tes como las mi­li­ta­res. Por­que en el ca­so de los vi­deos, aun­que “Las ope­ra­cio­nes me­diá­ti­cas del Es­ta­do Is­lá­mi­co son tan im­por­tan­tes como las mi­li­ta­res. Ellos quie­ren atraer a la gen­te jo­ven”. “El EI es un gru­po in­sur­gen­te. Y una in­sur­gen­cia tie­ne que ser en­fren­ta­da vien­do cuál es la raíz que la hi­zo sur­gir”. al­guien no lo quie­ra ver, lo ter­mi­na vien­do igual y ha­bla so­bre eso. ¿Có­mo eva­lúa la ope­ra­ción mi­li­tar li­de­ra­da por Es­ta­dos Uni­dos? ¿Po­drá te­ner éxi­to?

Lo que es ne­ce­sa­rio en­ten­der es que el Es­ta­do Is­lá­mi­co no es un gru­po te­rro­ris­ta en el sen­ti­do tra­di­cio­nal, son un gru­po in­sur­gen­te. Y una in­sur­gen­cia tie­ne que ser en­fren­ta­da vien­do cuál es la raíz que la hi­zo sur­gir. Por­que en el ca­so del Es­ta­do Is­lá­mi­co no los une una cau­sa ideo­ló­gi­ca, se unie­ron por di­fe­ren­tes ra­zo­nes, al­gu­nos por­que es­ta­ban en con­tra del ré­gi­men de Bas­har As- sad, por ejem­plo. En­ton­ces pa­ra ha­cer fren­te a es­to, se de­be en­con­trar una es­tra­te­gia que los di­vi­da, que di­vi­da su ba­se so­cial. Mi­li­tar­men­te eso no se pue­de ha­cer, só­lo se pue­de li­mi­tar su ran­go de ac­ción y eso es lo que he­mos vis­to has­ta aho­ra. Los ata­ques aé­reos tie­nen como blan­co la in­fra­es­truc­tu­ra, las re­fi­ne­rías de pe­tró­leo, pe­ro tam­bién ata­can a la gen­te lo­cal en te­rreno. ¿Es po­si­ble lo­grar una so­lu­ción de es­te con­flic­to?

Pri­me­ro, hay que en­con­trar la cau­sa que los unió, en el ca­so de Irak, tie­ne raí­ces so­cia­les y eco­nó­mi­cas, por­que se tra­ta de gen­te que se sien­te mar­gi­na­da, esa es la gen­te que ro­dea al Es­ta­do Is­lá­mi­co. Un ca­so si­mi­lar ocu­rre en Si­ria. En­ton­ces lo que hay que ha­cer pa­ra ga­nár­se­los, pro­me­ter­les más au­to­no­mía, más cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, por ejem­plo. Al mis­mo tiem­po, hay que to­mar en cuen­ta el co­ra­zón ideo­ló­gi­co del Es­ta­do Is­lá­mi­co. Esas son ac­cio­nes que se ha­cen en te­rreno.

FO­TO: REUTERS

Ra­nia, la rei­na de Jor­da­nia, sos­tie­ne una fo­to del pi­lo­to, Mouath Ka­saes­beh ase­si­na­do por el Es­ta­do Is­lá­mi­co, du­ran­te una mar­cha ayer en Amán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.