“La Cor­te Su­pre­ma no te­nía y no tie­ne la ca­pa­ci­dad de in­ser­tar­se en una dis­cu­sión que es téc­ni­ca”

Pre­si­den­te del Tri­bu­nal Am­bien­tal de San­tia­go:

La Tercera - - NEGOCIOS -

can­za­ron las 52.

En­tre sus prin­ci­pa­les desafíos men­cio­na el con­so­li­dar al or­ga­nis­mo en dos pa­rá­me­tros: el pri­me­ro, re­la­cio­na­do con su im­por­tan­cia en el for­ta­le­ci­mien­to de dis­tin­tas ins­ti­tu­cio­nes am­bien­ta­les, y el se­gun­do, en cuan­to a las cau­sas que son de su in­cum­ben­cia, ver­sus las que de­ben ser zan­ja­das por la Cor­te Su­pre­ma o las cor­tes de Ape­la­cio­nes. En es­te úl­ti­mo ca­so, lla­ma a es­ta­ble­cer di­fe­ren­cias en­tre los re­cur­sos de pro­tec­ción y te­mas que son téc­ni­ca­men­te am­bien­ta­les. ¿Cuál se­rá su me­ta como pre­si­den­te del Tri­bu­nal? Lo que que­re­mos en es­te pró­xi­mo pe­río­do es con­so­li­dar el apor­te que la la­bor del Tri­bu­nal sig­ni­fi­ca pa­ra el fun­cio­na­mien­to de la es­truc­tu­ra ins­ti­tu­cio­nal com­ple­ta, ya que en la me­di­da en que re­sol­va­mos con­tro­ver­sias en­tre las ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do y los par­ti­cu­la­res, fi­ja­mos es­tán­da­res. ¿De qué ma­ne­ra? A tra­vés de las re­so­lu­cio­nes va­mos es­ta­ble­cien­do las re­glas del jue­go que per­mi­ten un me­jo­ra­mien­to del fun- cio­na­mien­to de or­ga­nis­mos como la Su­pe­rin­ten­den­cia de Me­dio Am­bien­te (SMA), el Ser­vi­cio de Eva­lua­ción de Im­pac­to Am­bien­tal (Seia) y el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te, y tam­bién en la for­ma en que el sec­tor pri­va­do se pre­sen­ta an­te és­tos. ¿Có­mo se re­fle­ja eso? Al fi­jar re­qui­si­tos, el ti­tu­lar pre­sen­ta me­jo­res Es­tu­dios de Im­pac­to Am­bien­tal (EIA) al SEIA, el que a la vez rea­li­za una me­jor eva­lua­ción del es­tu­dio, lo que se ex­pre­sa en una Re­so­lu­ción de Ca­li­fi­ca­ción Am­bien­tal (RCA) de me­jor ca­li­dad. ¿Eso re­per­cu­te en una me­nor ju­di­cia­li­za­ción? Cuan­do se me­jo­ren las RCA, se me­jo­ra el cum­pli­men­to de los ti­tu­la­res del pro­yec­to y la fis­ca­li­za­ción, por lo que de­bie­ran dis­mi­nuir los con­flic­tos. Eso da ma­yor cla­ri­dad tan­to pa­ra el que fis­ca­li­za, como pa­ra el que cum­ple la RCA. ¿Qué pers­pec­ti­vas tie­nen pa­ra que eso se em­pie­ce a no­tar? De­bie­ran dis­mi­nuir las con­tro­ver­sias en un pla­zo, ob­via­men­te, no in­me­dia­to. ¿Por qué otra vía se efec­tua­rá la con­so­li­da­ción del Tri­bu­nal? La ve­mos so­bre la ba­se de re­for­zar el que la re­vi­sión de las de­ci­sio­nes de la ad­mi­nis­tra­ción en ma­te­ria am­bien­tal sean zan­ja­das por los tri­bu­na­les Am­bien­ta­les. Con eso, se re­suel­ve una dis­cu­sión re­la­cio­na­da con que los con­flic­tos am­bien­ta­les eran re­suel­tos por las cor­tes de Ape­la­cio­nes o la Cor­te Su­pre­ma, a tra­vés del re­cur­so de pro­tec­ción. ¿Ha ha­bi­do un avan­ce en ese sen­ti­do? La Cor­te Su­pre­ma ha si­do con­tun­den­te. Ha ha­bi­do por lo me­nos cua­tro o cin­co fa­llos del Má­xi­mo Tri­bu­nal y otros ocho o 10 de las cor­tes de Ape­la­cio­nes, en los que se ha de­ter­mi­na­do que el re­cur­so de pro­tec­ción es­tá des­ti­na­do a re­sol­ver te­mas vin­cu­la­dos con el cum­pli­mien­to de las ga­ran­tías cons­ti­tu­cio­na­les, mien­tras que to­das aque­llas ma­te­rias que den cum­pli­mien­to a de­ci­sio­nes de or­ga­nis­mos de la ad­mi­nis­tra­ción, tie­nen que ser re­suel­tos en los tri­bu­na­les es­pe­cia­les, en es­te ca­so en los tri­bu­na­les Am­bien­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.