“Hay con­di­cio­nes pa­ra que la Nue­va Ma­yo­ría si­ga ade­lan­te”

Dipu­tado, pre­si­den­te del Par­ti­do Co­mu­nis­ta Ti­mo­nel de­fien­de pro­yec­ción del blo­que de go­bierno, ba­jo con­di­ción de que nin­guno de sus par­ti­dos se ex­clu­ya. Jun­to a ello, ha­ce po­si­ti­va eva­lua­ción del primer año de go­bierno, asu­mien­do even­tua­les cos­tos en el m

La Tercera - - TEMAS DE HOY COMUNISTAS EN EL PODER - Em­ma­nuel Ga­no­ra

Lue­go de un año par­ti­ci­pan­do de las reu­nio­nes de co­mi­té po­lí­ti­co de La Mo­ne­da y de de­fen­der des­de el Con­gre­so los pro­yec­tos de ley del Eje­cu­ti­vo, el dipu­tado Guillermo Tei­llier pro­fun­di­za su diag­nós­ti­co del primer año de go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ría. Un hi­to es­pe­cial pa­ra el PC, lue­go de un lap­so de cua­tro dé­ca­das en que los co­mu­nis­tas es­tu­vie­ron ale­ja­dos de la ad­mi­nis­tra­ción del po­der. ¿Qué ba­lan­ce tie­nen los co­mu­nis­tas del primer año de go­bierno de la Nue­va Ma­yo­ria? Es­ta­mos bas­tan­te con­for­mes, por­que en los pla­zos es­ta­ble­ci­dos se han ido cum­plien­do la apro­ba­ción de las le­yes que han ido dan­do for­ma a las re­for­mas es­truc­tu­ra­les. Ya se ha es­ta­ble­ci­do un ca­len­da­rio pa­ra el pró­xi­mo año, con el mis­mo rit­mo e in­ten­si­dad, y se van a ini­ciar de­ba­tes com­ple­jos, como la nue­va Cons­ti­tu­ción. ¿Y qué pa­pel es­pe­cí­fi­co ju­gó el PC en la tra­mi­ta­ción de las re­for­mas del Eje­cu­ti­vo? He­mos ju­ga­do un pa­pel im­por­tan­te en la apro­ba­ción de es­tas le­yes como ban­ca­da y tam­bién con una pre­sen­cia en el mun­do so­cial. No quie­re de­cir que to­do ha­ya si­do per­fec­to y po­de­mos de­cir tam­bién que es­te año 2015, no­so­tros de­bié­ra­mos re­sol­ver con pro­fun­di­dad los pro­ble­mas más sen­ti­dos de la po­bla­ción, se­gu­ri­dad ciu­da­da­na, trans­por­tes, en­tre otros. Mi­li­tan­tes PC han ad­qui­ri­do res­pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno. ¿Qué eva­lua­ción tie­nen de es­ta ex­pe­rien­cia? He­mos eva­lua­do y, en ge­ne­ral, ha ha­bi­do un buen desem­pe­ño, a pe­sar de que en­tra­mos al go­bierno des­pués de 40 años. Pe­ro no te­ne­mos ese know how al la­do de los que lle­van go­ber­nan­do to­dos es­tos años. Nos es­tá sir­vien­do como ex­pe­rien­cia pa­ra el fu­tu­ro. Ha­ce 40 años que us­te­des no par­ti­ci­pa­ban en las la­bo­res del Es­ta­do. ¿No hay un ries­go de que el par­ti­do des­di­bu­je su as­cen­den­cia en los mo­vi­mien­tos so­cia­les? “Es­ta­mos con­for­mes, por­que en los pla­zos es­ta­ble­ci­dos se han ido cum­plien­do la apro­ba­ción de las le­yes que dan for­ma a las re­for­mas es­truc­tu­ra­les”. “El Se­na­do tie­ne la fa­cul­tad pa­ra echar abajo las co­sas, es me­dio ra­ro. En el Se­na­do se da una con­fron­ta­ción de in­tere­ses crea­dos ma­yor que en la Cá­ma­ra de Dipu­tados”. “La UDI hi­zo una cam­pa­ña de­lez­na­ble con­tra no­so­tros, in­ven­ta­do una his­to­ria. Fue una ta­pa­de­ra pa­ra ocul­tar el pro­ble­ma que ellos te­nían: el ca­so Pen­ta”. He­mos co­no­ci­do el ro­da­je del Es­ta­do. Es dis­tin­to es­tar afue­ra que es­tar den­tro, in­du­da­ble­men­te. Uno ad­quie­re res­pon­sa­bi­li­da­des. Pe­ro no que­re­mos trans­for­mar­nos en un par­ti­do ins­ti­tu­cio­nal. ¿Han vis­lum­bra­do cos­tos en el mun­do so­cial lue­go de in­gre­sar al go­bierno? Se di­ce que en el mun­do es­tu­dian­til ya no tie­nen el mis­mo po­der que en el 2011. So­mos la fuer­za ma­yo­ri­ta­ria en los es­tu­dian­tes, aun­que no ga­ne­mos las elec­cio­nes. El PC, en el cam­po es­tu­dian­til, des­de los años 30 que par­ti­ci­pa­mos en las elec­cio­nes, he­mos ga­na­do y per­di­do y no lo ve­mos como fa­ta­li­dad. No sé si es un cos­to o es que es­ta­mos en un pe­rio­do de tran­si­ción, de ha­ber si­do un par­ti­do que es­ta­ba ple­na­men­te de­di­ca­do a eso, a te­ner que de­di­car­se a ser par­te del go­bierno y a ser par­te del mo­vi­mien­to so­cial. Ahí se pro­du­cen fa­len­cias por­que, des­de el mun­do so­cial, mu­chos com­pa­ñe­ros in­gre­sa­ron al go­bierno. Es una ma­du­ra­ción de una si­tua­ción nue­va, pe­ro lo es­ta­mos en­fren­tan­do for­man­do cua­dros. Van a pa­sar mu­chos di­ri­gen­tes ju­ve­ni­les al par­ti­do a re­for­zar es­te tra­ba­jo. ¿Qué co­sas de­be perfeccionar el go­bierno y sus par­ti­dos? Cuan­do go­bier­na un con­glo­me­ra­do, hay que te­ner mu­cho cui­da­do en las for­mas de ha­cer po­lí­ti­ca, de lle­gar a acuer­do, de com­pro­me­ter­se con las le­yes. Hay que tra­tar de me­jo­rar el tra­ba­jo pre­le­gis­la­ti­vo, la re­la­ción del Eje­cu­ti­vo con las or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les. Te­ner en cuen­ta que si ha­bla­mos de par­ti­ci­pa­ción, tie­ne que ser real. He te­ni­do la ex­pe­rien­cia que mu­chas ve­ces se lla­ma a mu­cha au­dien­cia, ha­blan mu­chas or­ga­ni­za­cio­nes so­cia­les, pe­ro des­pués lo que que­da en las le­yes es ca­si na­da. Las re­for­mas em­ble­má­ti­cas, como la edu­ca­cio­nal, su­frió cam­bios en el Se­na­do que al­gu­nos dipu­tados ofi­cia­lis­tas no com­par­tie­ron del to­do. El se­na­do tie­ne la fa­cul­tad pa­ra echar abajo las co­sas y dipu­tados de un par­ti­do di­cen una co­sa, y los se­na­do­res del mis­mo par­ti­do di­cen otra. Eso lo en­cuen­tro me­dio ra­ro. En el Se­na­do se da una con­fron­ta­ción de in­tere­ses crea­dos ma­yor que en la Cá­ma­ra de Dipu­tados. Así como es­tá la Nue­va Ma­yo­ría, ¿es po­si­ble su pro­yec­ción? No­so­tros pen­sa­mos que hay con­di­cio­nes pa­ra que la Nue­va Ma­yo­ría si­ga ade­lan­te y pue­da op­tar a un se­gun­do pe­rio­do como coa­li­ción. No me im­por­ta có­mo se lla­me; acuer­do, coa­li­ción, lo que quie­ran, pe­ro que se pro­yec­te. Cual­quie­ra que se va­ya sig­ni­fi­ca que se aca­ba la Nue­va Ma­yo­ría. Aun­que no creo que eso pa­se. Va­mos a en­fren­tar jun­tos la mu­ni­ci­pal y va­rios di­cen que de­be­mos pro­yec­tar­nos in­me­dia­ta­men­te ha­cia la par­la­men­ta­ria y pre­si­den­cial. Lue­go de al­gu­nas fric­cio­nes con la DC, la fa­lan­ge ter­mi­nó con­vo­can­do un con­se­jo ex­tra­or­di­na­rio. ¿Cuál es su diag­nós­ti­co? Sé que se nos ha pa­sa­do la mano en lo que he­mos di­cho pú­bli­ca­men­te, pe­ro no ha pa­sa­do más allá. Po­ner el acen­to en la di­fe­ren­cia es fa­tal. Pe­ro el pro­gra­ma nos une, nos po­ne­mos de acuer­do y eso es lo im­por­tan­te. Yo mis­mo le he di­cho co­sas a Ig­na­cio Wal­ker, él tam­bién ha di­cho otras. Un ejem­plo fue el em­ba­ja­dor Con­tre­ras, que fue una co­sa per­so­nal y no a nom­bre del par­ti­do. Fue un error y se lo di­je per­so­nal­men­te. No ha­bía pa­ra qué. ¿Lec­cio­nes de la cri­sis de la Uni­ver­si­dad Ar­cis? La lec­ción es­tá cla­ra; es­te sis­te­ma de educación pri­va­da es bas­tan­te per­ver­so. La UDI hi­zo una cam­pa­ña de­lez­na­ble con­tra no­so­tros, in­ven­ta­do una his­to­ria. Y to­das las in­ves­ti­ga­cio­nes que se hi­cie­ron no se des­cu­brió na­da de lo que de­cía la UDI. Si fue­ra cier­to, fue una ta­pa­de­ra pa­ra ocul­tar el pro­ble­ma que ellos te­nían y creo que ten­go ab­so­lu­ta ra­zón: el ca­so Pen­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.