Mis­ce­lá­nea

La Tercera - - OPINIÓN -

SE SU­PO­NE que fe­bre­ro es un mes de cier­ta tran­qui­li­dad po­lí­ti­ca, en el cual los prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas del de­ba­te pú­bli­co to­man des­can­so pa­ra re­to­mar sus la­bo­res en mar­zo. Al­go si­mi­lar ocu­rre pa­ra quie­nes te­ne­mos el pri­vi­le­gio de ana­li­zar la co­yun­tu­ra, don­de se nos ha­ce di­fí­cil en es­ta épo­ca co­nec­tar con las in­quie­tu­des e in­tere­ses de los lec­to­res. De tal ma­ne­ra, una al­ter­na­ti­va es aban­do­nar la pre­ten­sión de abor­dar crí­ti­ca­men­te só­lo un te­ma y más bien lis­tar co­men­tá­da­men­te los acon­te­ci­mien­tos más re­le­van­tes de la se­ma­na.

En primer lu­gar, y cier­ta­men­te el que más lla­mó la aten­ción, no por eso sor­pre­si­vo ha­bi­da cuen­ta de quien vie­ne, fue­ron las de­cla­ra­cio­nes del dipu­tado Pablo Lo­ren­zi­ni a pro­pó­si­to del pro­yec­to de ley so­bre des­pe­na­li­za­ción del abor­to que aca­ba de en­viar el go­bierno. Tex­tual­men­te di­jo: “Hay mu­je­res que tie­nen re­la­cio­nes por­que, a lo me­jor, to­ma­ron un tra­gui­to de más. ¿Es vio­la­ción tam­bién?”. Las reac­cio­nes no se hi­cie­ron es­pe­rar y el re­cha­zo fue trans­ver­sal. Mien­tras la ma­yo­ría tra­jo a co­la­ción un sen­ti­mien­to de ver­güen­za, otros lo tra­ta­ron de­re­cha­men­te de des­ce­re­bra­do, como fue el ca­so de su co­le­ga y ca­ma­ra­da Re­né Saf­fi­rio. La ver­dad es que cual­quier ad­je­ti­vo re­sul­ta in­su­fi­cien­te pa­ra ca­li­fi­car tre­men­da bru­ta­li­dad, la que ade­más de ser vul­gar, ig­no­ran­te y ma­chis­ta, de­no­ta un pro­fun­do des­pre­cio por la cau­sa de la igual­dad de gé­ne­ro y en la cual sub­ya­ce un pre­jui­cio abier­ta­men­te dis­cri­mi­na­to­rio.

A con­ti­nua­ción, y tal como se es­pe­ra­ba, el anun­cio de los par­ti­dos de la de­re­cha en or­den a avan­zar ha­cia un so­lo gran blo­que opo­si­tor, re­sul­tó tan gran­di­lo­cuen­te como irre­le­van­te. A po­cas ho­ras de ha­ber efec­tua­do un ac­to con­jun­to que as­pi­ra­ba a de­jar atrás dé­ca­das de en­co­na­das dispu­tas y así in­ten­tar su­pe­rar la irre­le­van­cia pú­bli­ca a la cual han es­ta­do so­me­ti­dos des­de ha­ce de­ma­sia­dos me­ses, fue­ron los pro­pios lí­de­res del sec­tor pri­me­ro –Ma­nuel Jo­sé Os­san­dón y Lily Pé­rez-, y las cir­cuns­tan­cias del ca­so Pen­ta des­pués, los que echa­ron por tie­rra los pro­pó­si­tos que sub­ya­cían a es­ta ini­cia­ti­va. Una vez más An­drés Alla­mand, au­to­pro­cla­ma­do au­tor de es­ta es­tra­te­gia, hi­zo ga­la de la prin­ci­pal ca­ren­cia que lo ha acom­pa­ña­do en to­da su ca­rre­ra po­lí­ti­ca: el sen­ti­do de opor­tu­ni­dad. En efec­to, el “tiem­po y dis­tan­cia”, como sue­le de­cir­se en la jer­ga fut­bo­lís­ti­ca, no es el fuer­te del que per­ma­ne­ce como eter­na pro­me­sa de la de­re­cha chi­le­na. Por úl­ti­mo, y aun­que pa­rez­ca anec­dó­ti­co, la cró­ni­ca po­lí­ti­ca ha des­ta­ca­do el in­ten­to por “fu­nar” las va­ca­cio­nes de la Pre­si­den­ta Ba­che­let en Ca­bur­gua. Y aun­que la pues­ta en es­ce­na es rasca y las in­tere­sa­das mo­ti­va­cio­nes de al­gu­nos lo son más to­da­vía, es bueno que ca­da cier­to tiem­po se nos re­cuer­de el ro­tun­do fra­ca­so que la po­lí­ti­ca de Es­ta­do ha te­ni­do en la Arau­ca­nía. Más allá de es­te go­bierno, creo ne­ce­sa­rio sin­ce­rar un diag­nós­ti­co don­de se re­co­noz­ca que no se ha da­do so­lu­ción a los pro­ble­mas de­ri­va­dos del con­flic­to Ma­pu­che, y que in­clu­so se ha con­tri­bui­do a per­pe­tuar, cuan­do no a pro­fun­di­zar, un pro­ble­ma que el res­to del país es­con­de y si­len­cia. Fe­bre­ro sue­le ser un mes de tran­qui­li­dad po­lí­ti­ca, pe­ro es­ta se­ma­na es­tu­vo mar­ca­da por epi­so­dios como las des­afor­tu­na­das de­cla­ra­cio­nes del dipu­tado Lo­ren­zi­ni, el irre­le­van­te anun­cio de uni­dad de la opo­si­ción y el in­ten­to por “fu­nar” las va­ca­cio­nes de la Pre­si­den­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.