La in­dis­pen­sa­ble uni­dad

La Tercera - - OPINIÓN - Axel Buch­heis­ter

LOS RE­SUL­TA­DOS de la úl­ti­ma en­cues­ta Adi­mark co­lo­can a la cen­tro­de­re­cha en una si­tua­ción de ser re­du­ci­da a la irre­le­van­cia. Un 11% de apro­ba­ción y un 78% de re­cha­zo no es po­ca co­sa. Di­ver­sos di­ri­gen­tes han com­pren­di­do la gra­ve­dad del mo­men­to y la re­ce­ta uná­ni­me pa­ra en­fren­tar­lo, aun­que con ma­ti­ces, ha si­do la uni­dad (lo cual ya es un avan­ce ha­cia ella).

Tan­to así, que ya sur­gió un nue­vo re­fe­ren­te, al­go apre­su­ra­do y que no es­tá cla­ro en qué con­sis­te, pe­ro que al me­nos ha te­ni­do la vir­tud de men­cio­nar cier­tos pun­tos que son ba­se del idea­rio del sec­tor y en torno a los cua­les de­be es­truc­tu­rar­se; es de­cir, son dis­tin­ti­vos: si no hay ad­he­sión a ellos, no se es ave de ese co­rral. Im­por­tan­te des­de nues­tro pun­to de vis­ta, cuan­do siem­pre he­mos di­cho que el ori­gen del pro­ble­ma ac­tual es que el sec­tor se des­di­bu­jó po­lí­ti­ca­men­te por no de­fen­der y pro­cla­mar sus ideas. Y que la gen­te se dio cuen­ta de eso y ha ter­mi­na­do por des­con­tar­lo, al me­nos, por ca­re­cer de va­len­tía: “si tú no de­fien­des lo que crees, ¿por qué ha­bría de creer yo?”. En es­te sen­ti­do, el asun­to de las pla­tas pa­ra las cam­pa­ñas no es más que un pre­ci­pi­tan­te de la cri­sis, pe­ro no la cau­sa de fon­do.

El de­ba­te, tra­tan­do de dar­le cuer­po al nue­vo re­fe­ren­te, se ha cen­tra­do en si de­be ha­ber un par­ti­do úni­co o una fe­de­ra­ción que con­duz­ca los que exis­ten. Pen­sa­mos que lo pri­me­ro, por­que lo se­gun­do es tra­tar de ins­ti­tu­cio­na­li­zar lo que ya no fun­cio­nó. Las fe­de­ra­cio­nes sir­ven pa­ra unir dos en­ti­da­des que tie­nen un sus­tra­to co­mún, pe­ro dos ten­den­cias o tra­di­cio­nes di­ver­sas, y que quie­ren man­te­ner su au­to­no­mía. Dis­cu­ti­ble que ese ha­ya si­do al­gu­na vez el ca­so de RN y la UDI, pe­ro me­nos cla­ro es que hoy sea ese, y me­nos aún que sea lo que hoy se ne­ce­si­ta. El ori­gen de am­bas tien­das es­tu­vo mar­ca­do por una con­fron­ta­ción de sec­to­res, cuan­do na­cie­ron como un úni­co par­ti­do que se di­vi­dió.

RN siem­pre fue una mez­cla de sec­to­res “li­be­ra­les” y con­ser­va­do­res, he­re­de­ros de la an­ti­gua eli­te agra­ria. La UDI ini­cial­men­te fue un gru­po ho­mo­gé­neo de una de­re­cha más téc­ni­ca, que pro­cla­ma­ba los prin­ci­pios y que no es­ta­ba dis­pues­ta a ce­der­los por unos cuan­tos vo­tos. Pe­ro lue­go se con­tra­di­jo pa­ra ace­le­rar el cre­ci­mien­to elec­to­ral, agre­gan­do per­so­nas que no res­pon­dían a ese per­fil y así, de lo que pro­cla­mó Jai­me Guz­mán (“nos odian por­que nos te­men y nos te­men por­que nos sa­ben irre­duc­ti­bles”) que­da muy po­co. En­ton­ces, ¿en qué se di­fe­ren­cian hoy? A su turno, ¿en qué con­sis­te y se di­fe­ren­cia Evó­po­li? La reali­dad es que son gru­pos se­pa­ra­dos por an­ta­go­nis­mos -mu­chos de un ori­gen que só­lo ellos re­cuer­dan- o am­bi­cio­nes per­so­na­les, pe­ro no por ra­zo­nes de fon­do.

La con­se­cuen­cia de to­do lo an­te­rior es que no hay ra­zón va­le­de­ra pa­ra no ser uno so­lo, pe­ro lo la­men­ta­ble es que de pa­so se pier­de la po­ten­cia que na­ce de ser só­lo uno. Por­que se des­apro­ve­chan las eco­no­mías de es­ca­la y de ám­bi­to en los es­fuer­zos, pe­ro so­bre to­do, se pier­de la cre­di­bi­li­dad que na­ce y se pro­yec­ta de la ca­pa­ci­dad de unir­se. Como la ne­ce­si­dad crea el ór­gano, pue­de que a la vuel­ta, en mar­zo, co­mien­ce a pri­mar la sen­sa­tez. La cen­tro­de­re­cha pa­sa por un com­ple­jo mo­men­to. Di­ver­sos di­ri­gen­tes han com­pren­di­do la gra­ve­dad del asun­to, y la re­ce­ta uná­ni­me pa­ra en­fren­tar­lo, aun­que con ma­ti­ces, ha si­do la uni­dad (lo cual ya es un avan­ce ha­cia ella).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.