Des­na­tu­ra­li­za­ción del pro­yec­to de abor­to La ini­cia­ti­va del go­bierno va más allá que lo que se anun­ció, pues en los he­chos no es una me­ra des­pe­na­li­za­ción en ca­sos ex­cep­cio­na­les.

La Tercera - - OPINIÓN -

EL DE­BA­TE sus­ci­ta­do por las de­cla­ra­cio­nes del rec­tor de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca, se­ña­lan­do que los ser­vi­cios de la red de sa­lud de esa ca­sa de es­tu­dios en nin­gún ca­so rea­li­za­rán prác­ti­cas abor­ti­vas —a las que se han su­ma­do otras en­ti­da­des pri­va­das de sa­lud—, han pues­to de ma­ni­fies­to el al­can­ce del pro­yec­to de ley pre­sen­ta­do por el go­bierno, que va más allá de sim­ple­men­te des­pe­na­li­zar el abor­to en tres ca­sos de ex­cep­ción, como se ha di­cho. En efec­to, es­tas cau­sa­les no só­lo han si­do con­ce­bi­das en tér­mi­nos muy am­plios y sub­je­ti­vos, sino que ade­más en esos ca­sos se­rá obli­ga­to­rio pa­ra los es­ta­ble­ci­mien­tos de sa­lud y sus mé­di­cos rea­li­zar la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo a re­que­ri­mien­to de la mu­jer.

La des­pe­na­li­za­ción con­sa­gra como jus­ti­fi­ca­ción que la ma­dre se en­cuen­tre en ries­go vi­tal, ya sea que és­te sea pre­sen­te o fu­tu­ro. Es­ta se­gun­da al­ter­na­ti­va vuel­ve al­ta­men­te hi­po­té­ti­co el ries­go pa­ra la vida, cu­ya ca­li­fi­ca­ción se­rá sub­je­ti­va y dis­cre­cio­nal, bas­tan­do que dos mé­di­cos así lo con­si­de­ren. Por otra par­te, tra­tán­do­se de una vio­la­ción, hay que re­cor­dar que con­for­me al Có­di­go Pe­nal la con­fi­gu­ran, ade­más de la fuer­za fí­si­ca — que es la si­tua­ción más fá­cil de com­pro­bar y que las per­so­nas sue­len iden­ti­fi­car con ese de­li­to— si­tua­cio­nes de in­ti­mi­da­ción o si la víc­ti­ma es­tá pri­va­da de sen­ti­do o in­ca­pa­ci­ta­da pa­ra opo­ner­se. Es­tos ca­sos pue­den ser con­fu­sos y en mu­chas oca­sio­nes el su­pues­to au­tor re­cla­ma que hu­bo una re­la­ción con­sen­ti­da, ale­ga­ción en torno a la cual gi­ra el pro­ce­so pe­nal.

Sin em­bar­go, el pro­yec­to de ley pres­cin­de de las con­si­de­ra­cio­nes de la ley cri­mi­nal, en­tre­gan­do el dis­cer­ni­mien­to si se con­fi­gu­ra la cau­sal a un equi­po mé­di­co que al efec­to se cons­ti­tui­rá. Hay aquí in­de­fi­ni­ción y un cla­ro es­pa­cio pa­ra la dis­cre­cio­na­li­dad. De he­cho, pue­de pre­sen­tar­se la in­con­sis­ten­cia de que en el jui­cio pe­nal pos­te­rior se re­suel­va que no hu­bo vio­la­ción.

Pe­ro más gra­ve aún, son las nor­mas que im­po­nen a los fa­cul­ta­ti­vos y cen­tros de sa­lud el de­ber de prac­ti­car la in­te­rrup­ción de em­ba­ra­zos, cuan­do se ha­ya de­fi­ni- do que con­cu­rre al­gu­na de di­chas cau­sa­les. La nor­ma­ti­va pro­pues­ta no dis­tin­gue en­tre es­ta­ble­ci­mien­tos pú­bli­cos o pri­va­dos, re­ci­ban o no fi­nan­cia­mien­to del Es­ta­do, que­dan­do to­dos obli­ga­dos a rea­li­zar el abor­to cuan­do la mu­jer lo exi­ja en esos ca­sos. Uni­ca­men­te se ex­cep­tua­rán los mé­di­cos que se ha­yan de­cla­ra­do pre­via­men­te como ob­je­to­res de con­cien­cia, pe­ro ni aun así po­drán opo­ner­se cuan­do no ha­ya otro que pue­da prac­ti­car el abor­to, lo que es in­cohe­ren­te con la ob­je­ción de con­cien­cia, que no po­drá ser in­vo­ca­da en la cir­cuns­tan­cia que ver­da­de­ra­men­te im­por­ta.

Como con­se­cuen­cia de to­do ello, no se re­co­no­ce el de­re­cho de los cen­tros de sa­lud a de­fi­nir una po­lí­ti­ca con­tra­ria, con el ar­gu­men­to de que ca­re­cen de “con­cien­cia”, como si esa fue­ra la úni­ca ex­cep­ción vá­li­da. Las per­so­nas ju­rí­di­cas se for­man pa­ra cum­plir cier­tos fi­nes y de acuer­do a los va­lo­res que sus fun­da­do­res les im­pri­men, los que de­ben ser respetados y se vio­len­ta el de­re­cho de aso­cia­ción cuan­do no son re­co­no­ci­dos.

El pro­yec­to de ley en­via­do por el go­bierno al Con­gre­so va más allá que lo que se anun­ció, pues no es una me­ra des­pe­na­li­za­ción del abor­to en ca­sos ex­cep­cio­na­les, sino que per­mi­te la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo con cri­te­rios fle­xi­bles y, lo que es más gra­ve, obli­ga a ter­ce­ros a rea­li­zar­lo cuan­do se es­tá fren­te a ellos. Una re­gu­la­ción de es­te ti­po vio­len­ta el sen­ti­mien­to y la li­ber­tad de vas­tos sec­to­res ciu­da­da­nos, que tie­nen un sen­tir dis­tin­to en es­te te­ma, que to­ca con­vic­cio­nes muy pro­fun­das, y no es pro­pio de un Es­ta­do de­mo­crá­ti­co.

Las des­tem­pla­das des­ca­li­fi­ca­cio­nes ha­cia quie­nes han ma­ni­fes­ta­do jus­ti­fi­ca­das ob­je­cio­nes ha­cia es­te pro­yec­to no con­tri­bu­yen al tono ni la pro­fun­di­dad que de­be im­pe­rar en la dis­cu­sión de un te­ma al­ta­men­te sen­si­ble. Las ve­la­das ame­na­zas que pro­fi­rió un par­la­men­ta­rio ofi­cia­lis­ta ha­cia la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca —su­gi­rien­do que ha­bría que “ex­pro­piar­la”—, si bien fue­ron pos­te­rior­men­te ma­ti­za­das, dan cuen­ta de un es­pí­ri­tu po­co edi­fi­can­te y la in­ten­cio­na­li­dad de una par­te del ofi­cia­lis­mo por im­po­ner un pro­yec­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.