Des­pe­na­li­za­ción del abor­to

La Tercera - - CORREO - Ma­ría de los An­ge­les Ben­nett Oscar Cá­ce­res Cris­tó­bal Agui­le­ra Me­di­na Francisco A. Gómez Mu­ñoz

Se­ñor di­rec­tor: Día a día la dis­cu­sión so­bre el abor­to se con­vier­te en un con­jun­to de opi­nio­nes va­ló­ri­cas res­pec­to al de­re­cho de una mu­jer so­bre su cuer­po, o al de­re­cho de pro­tec­ción de quien es­tá por na­cer.

Es­ta dis­cu­sión in­fruc­tuo­sa -por­que a acuer­do no lle­ga­re­mos nun­ca- só­lo arras­tra a ex­tre­mos ideo­ló­gi­cos e im­po­si­cio­nes de pen­sa­mien­tos a tra­vés del po­der, lo que a la lar­ga ten­drá como úni­co efec­to crear una ley que no le sir­ve a na­die más que a un gru­po li­mi­ta­do de per­so­nas.

Es una reali­dad que los abor­tos clan­des­ti­nos son pan de ca­da día. No es re­le­van­te el mo­men­to en que se con­si­de­ra que se crea la vida, lo re­le­van­te es sa­ber que hay un ries­go in­ne­ga­ble de que mu­chas mu­je­res su­fran da­ños fí­si­cos y psi­co­ló­gi­cos por pro­ce­di­mien­tos que no es­tán de­bi­da­men­te re­gu­la­dos.

Es­ta ley de­bie­ra ser una que pien­se en la reali­dad, en có­mo dis­mi­nuir los ries­gos de ac­tos que sa­be­mos se es­tán rea­li­zan­do a dia­rio y có­mo evi­tar, en la me­di­da de lo po­si­ble, que las mu­je­res que lo prac­ti­can que­den con se­cue­las de por vida. don­de un atri­bu­la­do pa­dre li­te­ral­men­te ins­ta­la sub­tí­tu­los a una si­tua­ción trágica, como es es­tar con su pe­que­ño hi­jo en un cam­po de con­cen­tra­ción en la épo­ca de los na­zis, con el ob­je­ti­vo de que su hi­jo en­tien­da que to­do es un jue­go y así evi­tar­le el do­lor que le cau­sa­ría di­cha si­tua­ción.

Me pre­gun­to qué pa­sa­ría si por un ins­tan­te cam­biá­se­mos la pa­la­bra “abor­to” y la ex­pre­sión “em­ba­ra­zo in­te­rrum­pi­do” por la ex­pre­sión “ma­tan­za de fe­tos hu­ma­nos”. Las pa­la­bras de nues­tras au­to­ri­da­des hu­bie­sen so­na­do de la si­guien­te for­ma: “La nor­ma­ti­va vi­gen­te so­bre ma­tan­za de fe­tos hu­ma­nos que lo prohí­be sin ex­cep­cio­nes, no res­pon­de al tra­to digno que el Es­ta­do de Chile de­be otor­gar a sus ciu­da­da­nas en es­tas si­tua­cio­nes. Por esa ra­zón las tres cau­sa­les de ma­tan­za de fe­tos hu­ma­nos que abor­da el pro­yec­to que pre­sen­ta­mos hoy, exi­gen la vo­lun­tad li­bre de la mu­jer, sin la cual di­cha ma­tan­za no pue­de te­ner lu­gar”.

Qui­zás sea la reali­dad es­cu­cha­da por mu­chas per­so­nas, en­tre quie­nes me cuen­to, cuan­do ve­mos que se po­le­mi­za con eu­fe­mis­mos que ha­blan de una reali­dad más cruel. No quie­ro que mi aná­li­sis se en­tien­da como una apo­lo­gía a la pos­tu­ra an­ti abor­to. Mi crí­ti­ca es ha­cia una so­cie­dad que vi­ve ador­me­ci­da por los eu­fe­mis­mos, sin des­per­tar a la di­men­sión de los acon­te­ci­mien­tos. simpleza de sus pro­pues­tas y las ne­ce­si­da­des de la ciu­da­da­nía. El pro­fe­sor se­ña­la que si la de­re­cha no re­fle­xio­na so­bre las ideas que his­tó­ri­ca­men­te la han de­fi­ni­do y pro­po­ne un pro­yec­to pa­ra el pre­sen­te –lo que su­po­ne, ade­más, co­no­cer la reali­dad so­cial del país- no es po­si­ble que sal­ga de su cri­sis. Al­go pa­re­ci­do han plan­tea­do Daniel Man­suy y Pablo Or­tú­zar, cri­ti­can­do la fal­ta de dis­cur­so de la de­re­cha y su in­ca­pa­ci­dad pa­ra es­tar a la al­tu­ra del de­ba­te que tan­to la iz­quier­da como los mo­vi­mien­tos so­cia­les han pro­pues­to.

Los di­ri­gen­tes de de­re­cha, an­tes que pen­sar han pre­fe­ri­do ac­tuar, pro­po­nien­do un nue­vo gran re­fe­ren­te con el ob­je­to de ar­ti­cu­lar el tra­ba­jo de RN, la UDI, el PRI y Evó­po­li, y acor­dar un pu­ña­do de ideas que to­dos de­be­rán de­fen­der, to­do es­to con mi­ras a de­rro­tar a la iz­quier­da en las pró­xi­mas elec­cio­nes. Pro­ba­ble­men­te es­te nue­vo re­fe­ren­te sea más atrac­ti­vo en tér­mi­nos de már­ke­ting, pe­ro só­lo re­fuer­za la idea de que los par­ti­dos de de­re­cha no tie­nen muy cla­ro cuál es la ver­da­de­ra cri­sis por la que es­tán pa­san­do.

Sin un tra­ba­jo re­fle­xi­vo que im­pli­que al­go más que fo­tos y apre­to­nes de ma­nos, la de­re­cha con­ti­nua­rá vi­vien­do su des­orien­ta­ción po­lí­ti­ca. ran­ti­zán­do­lo ya sea fren­te a go­bier­nos ex­tran­je­ros, gru­pos in­ter­me­dios o in­clu­so fren­te a sí mis­mo.

Es­to aca­rrea el de­ber de ve­lar por la in­de­pen­den­cia de Chile y, por en­de, im­pli­ca re­pu­diar la in­ten­ción de acu­dir a otro Es­ta­do, como el Va­ti­cano, pa­ra que se pro­nun­cie so­bre con­tin­gen­cias in­ter­nas. Tam­bién im­pli­ca ne­gar una in­vo­ca­ción re­la­ja­da de la li­ber­tad de con­cien­cia que se pre­ten­de re­co­no­cer a ins­ti­tu­cio­nes, pe­ro no a in­di­vi­duos como se­ña­la el rec­tor. Un es­ta­do lai­co de­be ga­ran­ti­zar a sus com­po­nen­tes el desa­rro­llo má­xi­mo de sus po­ten­cia­li­da­des en ba­se a la ra­zón, pri­vi­le­gian­do in­clu­so eco­nó­mi­ca­men­te la crea­ción de es­pa­cios abier­tos e in­clu­si­vos por so­bre aque­llos de ca­rác­ter ce­rra­do y se­lec­ti­vo, lo que im­pli­ca, al igual que an­ta­ño, con­sa­grar le­yes lai­cas na­ci­das del de­ba­te de­mo­crá­ti­co y que be­ne­fi­cien a to­da la po­bla­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.