Es­tos pri­me­ros días de dis­cu­sión so­bre abor­to ilus­tran los ries­gos de ins­ta­lar un de­ba­te de es­ta re­le­van­cia sin pre­ci­sar sus fi­nes.

La Tercera - - POLÍTICA -

Te­ne­mos una ex­tra­ña fa­ci­li­dad pa­ra con­ver­tir los te­mas sus­tan­ti­vos en de­ba­tes ac­ce­so­rios; lo que de­bía ser un aná­li­sis se­rio y pon­de­ra­do so­bre el pro­yec­to de des­pe­na­li­za­ción del abor­to ba­jo tres con­di­cio­nes pre­ci­sas, de­ri­vó ca­si al ins­tan­te en una dis­cu­sión res­pec­to a si las clí­ni­cas ca­tó­li­cas de­bían es­tar obli­ga­das a rea­li­zar­lo en ca­so de con­ver­tir­se en ley.

Como su nom­bre lo in­di­ca, es­te iba a ser un pro­yec­to so­bre la ‘des­pe­na­li­za­ción’ de una prác­ti­ca sa­ni­ta­ria, es de­cir, una ini­cia­ti­va pa­ra que las mu­je­res que lo re­qui­rie­ran en ca­so de cum­plir con al­gu­na de las con­di­cio­nes, jun­to a los mé­di­cos e ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud dis­pues­tos a efec­tuar­la, no fue­ran ex­pues­tos a los ries­gos de una san­ción pe­nal. Ese era, se nos di­jo, el ob­je­to de es­ta pro­pues­ta. Aho­ra, en cam­bio, lo que se dis­cu­te es si un cen­tro de sa­lud de orien­ta­ción re­li­gio­sa de­be o no ser obli­ga­da a pa­sar por en­ci­ma de sus con­vic­cio­nes y nor­mas in­ter­nas, pa­ra efec­tuar el pro­ce­di­mien­to al mar­gen de su vo­lun­tad.

La po­si­ción de la Igle­sia y de la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca so­bre es­ta ini­cia­ti­va era ob­via y la úni­ca es­pe­ra­ble. Que el go­bierno y un sec­tor de la Nue­va Ma­yo­ría pre- ten­dan hoy tras­la­dar la dis­cu­sión a la po­si­bi­li­dad de obli­gar a las clí­ni­cas ca­tó­li­cas a rea­li­zar abor­tos no tie­ne, en ri­gor, nin­gu­na re­la­ción con el es­pí­ri­tu de un pro­yec­to cu­yo úni­co ho­ri­zon­te, se su­po­nía, era con­ce­der la des­pe­na­li­za­ción ba­jo cier­tas con­di­cio­nes. La so­la ex­pli­ci­ta­ción del rec­tor de la UC de su es­pe­ra­ble ne­ga­ti­va a prac­ti­car abor­tos en sus cen­tros mé­di­cos, lo hi­zo de in­me­dia­to me­re­ce­dor de crí­ti­cas a su ‘des­tem­plan­za’ por par­te del mi­nis­tro del In­te­rior, y a ser ame­na­za­do de una even­tual ex­pro­pia­ción de la clí­ni­ca uni­ver­si­ta­ria por un dipu­tado so­cia­lis­ta.

El Go­bierno de Ba­che­let y la coa­li­ción ofi­cia­lis­ta de­ben ser pre­ci­sos fren­te a un te­ma que no só­lo su­po­ne cri­te­rios de po­lí­ti­ca sa­ni­ta­ria, sino que po­see hon­das im­pli­ca­cio­nes éti­cas y re­li­gio­sas. Si lo que se bus­ca­ba era úni­ca­men­te des­pe­na­li­zar el abor­to en cier­tas con­di­cio­nes, no se pue­de aho­ra es­tar ins­ta­lan­do un de­ba­te so­bre la obli­ga­to­rie­dad de reali- zar­lo, in­clu­so pa­ra aque­llas ins­ti­tu­cio­nes que tie­nen ob­je­cio­nes doc­tri­na­rias. Si lo que la au­to­ri­dad que­ría, en cam­bio, era con­ver­tir al abor­to en cier­tas con­di­cio­nes en un ‘de­re­cho so­cial’ pa­ra po­der con­sa­grar su obli­ga­to­rie­dad, de­bió pre­sen­tar otro pro­yec­to, uno don­de que­da­ra cla­ra di­cha fi­na­li­dad y cu­yo eje no fue­ra úni­ca o prin­ci­pal­men­te la des­pe­na­li­za­ción.

En de­fi­ni­ti­va, lo ob­ser­va­do en es­tos pri­me­ros días de dis­cu­sión so­bre el abor­to ilus­tra los ries­gos de ins­ta­lar un de­ba­te de es­ta re­le­van­cia sin pre­ci­sar sus fi­nes o, lo que se­ría aún más gra­ve, te­nien­do una agen­da pa­ra­le­la. Si lo que de ver­dad se pre­ten­de es aco­tar la ini­cia­ti­va le­gal a la des­pe­na­li­za­ción en só­lo tres con­di­cio­nes pre­ci­sas, la au­to­ri­dad tie­ne en­ton­ces la obli­ga­ción éti­ca y po­lí­ti­ca de fi­jar el mar­co de la dis­cu­sión, no con­tri­bu­yen­do a su am­bi­güe­dad. Es lo que ha fal­ta­do en es­tos días: un de­ba­te bien ins­ta­la­do, con sus lí­mi­tes cla­ros pa­ra po­der ana­li­zar en se­rio sus bon­da­des y ries­gos. El go­bierno y sus par­la­men­ta­rios son los lla­ma­dos aho­ra a ago­tar los es­fuer­zos pa­ra que una ini­cia­ti­va des­de to­do pun­to de vis­ta tras­cen­den­te, no ten­ga la más mí­ni­ma po­si­bi­li­dad de in­cluir ‘mer­can­cía de con­tra­ban­do’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.