Ed­munds Con­cha , quien es so­brino del ac­tual al­cal­de de Ra­pa Nui, es uno de los cua­tro ofi­cia­les de la Ar­ma­da que tie­nen des­cen­den­cia ra­pa­nui.

La Tercera - - NACIONAL -

Abor­do del Con­tra­maes­tre Mi­cal­vi, an­cla­do en la bahía de Puer­to Montt, el ca­pi­tán de cor­be­ta Hu­go Ed­munds Con­cha (39) des­cri­be sus es­pe­cia­li­da­des: gue­rra elec­tró­ni­ca, te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes y bu­zo tác­ti­co, lo que in­clu­ye te­ner co­no­ci­mien­tos pa­ra des­ac­ti­var ex­plo­si­vos, tan­to te­rres­tres como sub­ma­ri­nos. Tam­bién sa­be de pa­ra­cai­dis­mo, hi­zo un cur­so en Es­ta­dos Uni­dos. Es un ma­rino con ha­bi­li­da­des.

Pe­ro su pa­sión por el mar no na­ció cuan­do in­gre­só a la Es­cue­la Na­val, sino an­tes, cuan­do vi­vía en Is­la de Pas­cua. Ed­munds, co­man­dan­te del Con­tra­maes­tre Mi­cal­vi –uno de los pa­tru­lle­ros asig­na­do a la Quin­ta Zo­na Na­val- es el primer ofi­cial a car­go de una na­ve de la Ar­ma­da de des­cen­den­cia ra­pa­nui.

Na­ci­do en el an­ti­guo hos­pi­tal de la is­la, vi­vió ahí has­ta los nue­ve años y re­cuer­da que siem­pre ha­bía un pa­no­ra­ma pa­ra ha­cer cuan­do era ni­ño. Es­pe­cial­men­te jue­gos. Pe­ro esa si­tua­ción cam­bió cuan­do sus pa­dres de­ci­die­ron emi­grar al con­ti­nen­te pa­ra bus­car una me­jor educación pa­ra él y su her­ma­na, con­si­de­ran­do que en Is­la de Pas­cua so­lo ha­bía un li­ceo que lle­ga­ba has­ta pri­me­ro me­dio. “Mi pa­dre tra­ba­ja­ba en En­tel y pi­dió su tras­la­do pa­ra que no­so­tros es­tu­die­mos y se lo die­ron a An­to­fa­gas­ta”, re­cuer­da.

Su primer acer­ca­mien­to con la Ar­ma­da fue en esa ciu­dad. Cuan­do era un quin­cea­ñe­ro, tra­bó amis­tad con dos miem­bros de la ins­ti­tu­ción en ple­na vía pú­bli­ca. “Siem­pre me gus­tó es­tar cer­ca del mar por el he­cho de ser ra­pa­nui, de he­cho siem­pre he vi­vi­do cer­ca del mar. Lue­go co­no­cí a unos ca­de­tes, in­ves­ti­gué có­mo fun­cio­na­ba la Ar­ma­da, pos­tu­lé y que­dé acep­ta­do, pe­ro fue el se­gun­do año en la es­cue­la na­val, cuan­do des­cu­brí que esa era mi vo­ca­ción”.

Des­pués vino el via­je con la Es­me­ral­da en 1996, las es­pe­cia- li­za­cio­nes, tres años em­bar­ca­do en las fra­ga­tas Prat y La­to­rre y pe­se a los años, ase­gu­ra que su es­pí­ri­tu si­gue co­nec­ta­do con la is­la. Tras ha­ber­se ve­ni­do “al con­ti”, y cuan­do pla­ni­fi­ca­ba va­ca­cio­nes, el in­te­rés siem­pre ha si­do re­gre­sar, con­si­de­ran­do que tie­ne una am­plia fa­mi­lia que aún vi­ve ahí, in­clu­yen­do al al­cal­de de Ra­pa Nui, Pe­dro Ed­munds, quien es su tío. “A los nues­tros nos lla­ma mu­cho la tie­rra, no­so­tros te­ne­mos que vol­ver y es­tar co­nec­ta­dos con nues­tro ma­na Ra­pa Nui y con nues­tra gen­te”, de­ta­lla. Di­ce que man­tie­ne vi­gen­te su len­gua an­ces­tral y que pe­se a que el idio­ma ofi­cial es el es­pa­ñol, “pa­ra no­so­tros nues­tra len­gua es un idio­ma, por­que apar­te de ser ha­bla­da, es es­cri­ta, no­so­tros te­ne­mos nues­tras ta­ble­tas ron­go ron­go, que es don­de es­tá plas­ma­da nues­tra his­to­ria”.

La­bor de mar

Sen­ta­do en su re­cá­ma­ra, con un re­tra­to de Ar­tu­ro Prat col­ga­do en una de las pa­re­des, Con­cha ase­gu­ra que nun­ca se ha sen­ti­do dis­cri­mi­na­do en la Ar­ma­da. Tam­bién re­cal­ca que exis­te un res­pe­to mu­tuo en­tre la cul­tu­ra ra­pa­nui y la na­cio­na­li­dad chi­le­na, la cual nin­gún is­le­ño des­co­no­ce.

Sin ir más le­jos, agre­ga que no es el úni­co ofi­cial de esa et­nia que es­tá en la ins­ti­tu­ción. “En la ac­tua­li­dad hay cua­tro ra­pa­nui más, los que tra­ba­jan de igual a igual y se les ca­li­fi­ca por su ren­di­mien­to den­tro de la ins­ti­tu­ción (...). Aquí no hay nin­gún di­vor­cio en­tre los is­le­ños y los chi­le­nos, por el con­tra­rio, mi fa­mi­lia se sien­te muy or­gu­llo­sa, al igual que los fa­mi­lia­res de los de­más ma­ri­nos o ma­ta­roas ra­pa­nui que es­tán en la Ar­ma­da de Chile”, des­cri­be.

En el Con­tra­maes­tre Mi­cal­vi, tie­ne a su car­go ocho ofi­cia­les y 27 sub­ofi­cia­les. “Hay dos sub­te­nien­tes que vie­nen lle­gan­do de la Es­me­ral­da y he con­ver­sa­do con ellos y tie­nen to­dos los co­no­ci­mien­tos pa­ra ejer­cer sus fun­cio­nes. La Es­cue­la Na­val los pre­pa­ra muy bien (…). A bor­do hay una si­ner­gia bien in­tere­san­te y eso se no­ta, por­que es­te bu­que cuan­do tie­ne que ha­cer ta­reas las ha­ce bien, en for­ma efi­cien­te y veo una do­ta­ción fe­liz”, di­ce.

Es­ta se­ma­na, sin ir más le­jos, la na­ve par­ti­ci­pó en las la­bo­res de res­ca­te de 89 tu­ris­tas y 31 tri­pu­lan­tes del bu­que Skor­pios II que que­dó va­ra­do en is­la Mai­llen el miér­co­les pa­sa­do.

El co­man­dan­te Ed­munds di­ce que no se po­ne lí­mi­tes pa­ra su ca­rre­ra, que in­clu­so es una me­ta pen­sar en lle­gar a ser Al­mi­ran­te. “La ver­dad es que to­dos te­ne­mos de­re­cho a so­ñar”, ase­gu­ra. Lo que sí tie­ne cla­ro es que una vez ter­mi­na­do su pa­so por la Ar­ma­da, quie­re re­gre­sar a Is­la de Pas­cua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.