“Los re­sul­ta­dos en Gre­cia son un cla­rí­si­mo apo­yo a las po­lí­ti­cas que de­fien­de Po­de­mos”

Di­ri­gen­te de Po­de­mos: El “nú­me­ro tres” del par­ti­do que ha pro­vo­ca­do un te­rre­mo­to po­lí­ti­co en Es­pa­ña, plantea que se es­tá muy cer­ca del fin del bi­par­ti­dis­mo en el país. En es­ta en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, Mo­ne­de­ro di­ce que Po­de­mos se preo­cu­pó de lo que pa­sa

La Tercera - - MUNDO - Al­ber­to G. Pa­lo­mo Ma­drid

Juan Carlos Mo­ne­de­ro, uno de los ideó­lo­gos de Po­de­mos jun­to a Pablo Igle­sias, es­tá con­ven­ci­do de que en Es­pa­ña se es­tá pro­du­cien­do un “cam­bio de ci­clo de­mo­crá­ti­co”. La úl­ti­ma en­cues­ta so­bre in­ten­ción de vo­to, pu­bli­ca­da el miér­co­les por el Cen­tro de In­ves­ti­ga­cio­nes So­cio­ló­gi­cas (CIS), si­túa a es­te par­ti­do an­ti­sis­te­ma como la se­gun­da fuer­za po­lí­ti­ca del país con un 23,9% de vo­tos, por de­trás del PP (27,3%), pe­ro ade­lan­te del Psoe (22,2%). Po­de­mos fue fun­da­do ha­ce ape­nas un año, pe­ro ha re­me­ci­do el es­ce­na­rio po­lí­ti­co en Es­pa­ña, de ca­ra a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de fin de año. En es­ta en­tre­vis­ta con La Ter­ce­ra, Mo­ne­de­ro, que es el “nú­me­ro tres” de Po­de­mos, ana­li­za es­ta trans­for­ma­ción his­tó­ri­ca. ¿Có­mo re­ci­bió Po­de­mos los re­sul­ta­dos de la en­cues­ta? Las en­cues­tas vie­nen dan­do un dato in­con­tro­ver­ti­ble: el fin del bi­par­ti­dis­mo en Es­pa­ña, bó­ve­da del sis­te­ma inau­gu­ra­do por la Cons­ti­tu­ción de 1978. La apa­ri­ción de nuevos par­ti­dos y la irrup­ción de Po­de­mos son una se­ñal clave del ago­ta­mien­to del sis­te­ma de par­ti­dos que con­du­jo el pa­so del fran­quis­mo a la de­mo­cra­cia. ¿Se co­rres­pon­de su sen­ti­mien­to in­di­vi­dual con el del gru­po? Siem­pre he­mos si­do pru­den­tes. Des­de el co­mien­zo, cuan­do las en­cues­tas nos da­ban ape­nas unas dé­ci­mas, has­ta cuan­do nos dan la res­pon­sa­bi­li­dad de go­ber­nar. ¿Es­pe­ra­ba es­tos da­tos? Tan­to el Psoe como el PP no ter­mi­nan de en­ten­der que es­ta­mos an­te un fin de ci­clo, y sus res­pues­tas des­me­su­ra­das en el ata­que a otras for­ma­cio­nes como Po­de­mos o la in­sis­ten­cia en man­te­ner las re­ce­tas que han con­de­na­do al pue­blo a la mi­se­ria son la más evi­den­te mues­tra de que no aca­ban de com­pren­der qué ocu­rre. ¿Cree que son pro­duc­to de mu­cha co­ci­na po­lí­ti­ca o el re­fle­jo del har­taz­go de la gen­te? Los son­deos no de­ben in­ter­pre­tar­se como el gri­to irra­cio­nal de un pue­blo en­fa­da­do. Cla­ro que hay una par­te de har­taz­go an­te la me­dio­cri­dad que nos go­bier­na y an­te el en­tra­ma­do de co­rrup­ción que les sos­tie­ne, pe­ro tam­bién hay una to­ma de con­cien­cia, mar­ca­da por el re­sul­ta­do elec­to­ral de 2004 (cuan­do per­dió el PP por men­tir so­bre el aten­ta­do de Ato­cha) y des­pués por el Mo­vi­mien­to 15-M, que Po­de­mos fue fun­da­do en enero de 2014 por Pablo Igle­sias y un con­jun­to de pro­fe­so­res uni­ver­si­ta­rios, tras la irrup­ción del mo­vi­mien­to de

los in­dig­na­dos. El par­ti­do de Igle­sias po­see una raíz de iz­quier­da y es an­ti sis­te­ma. Se pre­sen­ta como una al­ter­na­ti­va a los par­ti­dos po­lí­ti­cos tra­di­cio­na­les de Es­pa­ña: el PP y el Psoe. El miér­co­les, una de la más im­por­tan­tes en­cues­tas que se ha­cen en Es­pa­ña si­tuó a Po­de­mos en el se­gun­do lu­gar de ca­ra a las elec­cio­nes ge­ne­ra­les de fin de año. se­ña­la la ne­ce­si­dad de una nue­va fa­se de­mo­crá­ti­ca. ¿Se­rá el fin del bi­par­ti­dis­mo o un sim­ple lla­ma­do de aten­ción que vol­ve­rá a su cau­ce cuan­do se acer­quen los co­mi­cios? ¿Ve a Po­de­mos como ga­na­dor? Ya ha em­pe­za­do la cam­pa­ña del mie­do, pe­ro el pue­blo ha des­per­ta­do. Bas­ta con ver la mar­cha his­tó­ri­ca con­vo­ca­da por Po­de­mos el pa­sa­do 31 de enero en las ca­lles de Ma­drid. La ciu­da­da­nía lle­va de­ma­sia­do tiem­po vo­tan­do con la na­riz ta­pa­da. Des­de el co­mien­zo di­ji­mos que sa­lía­mos a ga­nar y eso es ca­da vez más una cer­te­za. Al mar­gen de los da­tos pu­bli­ca­dos ¿Qué per­cep­ción tie­ne de la ca­lle y las re­des so­cia­les? Ga­nas de cam­bio. Apo­yos, alien­to an­te los enor­mes ata­ques y cons­cien­cia po­pu­lar de que el re­loj del cam­bio ya es­ta dan­do su ho­ra. Al­gu­nos ana­lis­tas acha­can el em­pu­jón elec­to­ral de Po­de­mos a un vo­to de cas­ti­go y no ideo­ló­gi­co. ¿Lo ve así? Ya lo he­mos ex­pli­ca­do. Es un aná­li­sis de quien ne­ce­si­ta se­guir pen­san­do en vie­jas cla­ves. La cri­sis baja el ni­vel de to­le­ran­cia, pe­ro la gen­te ca­da vez es­tá me­jor for­ma­da. Se ve en las en­cues­tas. La po­bla­ción de ciu­da­des, los jó­ve­nes y la gen­te pre­pa­ra­da es­tá con Po­de­mos. Las zo­nas ru­ra­les, con un ni­vel de es­tu­dios ba­jo y de ma­yor edad me­dia, man­tie­nen el vo­to al PP y al Psoe. Pe­ro sa­ben que a sus hi­jos y nie­tos les va muy mal. Es­to ex­pli­ca­ría la pér­di­da de cien­tos de mi­les de vo­tan­tes tan­to del PP como del Psoe, pe­ro tam­bién de otras for­ma­cio­nes me­no­res. ¿Cuál es la es­tra­te­gia que han ocu­pa­do us­te­des? Bas­ta­ba es­tar en la ca­lle, en vez de de­mo­ni­zar­la. No­so­tros ve­ni­mos del mo­vi­mien­to 15-M, de las au­las, de las ca­lles. Ahí es­tá la gen­te. La en­cues­ta se reali­zó a prin­ci­pios de enero, an­tes de las elec­cio­nes en Gre­cia ¿Có­mo pien­sa que in­flui­rá el triun­fo del iz­quier­dis­ta Sy­ri­za? Los re­sul­ta­dos en Gre­cia son un cla­rí­si­mo apo­yo a las po­lí­ti­cas an­ti-aus­te­ri­dad que Po­de­mos de­fien­de. El éxi­to del mo­de­lo neo­li­be­ral es­ta­ba en con­ven­cer­nos de que no hay al­ter­na­ti­va. Aho­ra ya la te­ne­mos. Tam­po­co ha­bían sa­li­do a la luz los 425.000 eu­ros que ha co­bra­do us­ted por tra­ba­jos como ase­sor en Su­da­mé­ri­ca ni las acu­sa­cio­nes de que us­ted po­see “di­ne­ro ilí­ci­to”, apar­te de las crí­ti­cas por eva­sión de im­pues­tos o in­cum­pli­mien­to de un con­tra­to uni­ver­si­ta­rio ¿Afec­ta­rán es­tas in­for­ma­cio­nes o se que­da­rán so­lo en rui­do? Nos es­tán acu­san­do de cual­quier bar­ba­ri­dad que lue­go se que­da en na­da. El dia­rio El País pu­bli­có una in­for­ma­ción en por­ta­da que lue­go fue ne­ga­da por la de­fen­so­ra del lec­tor. Por úl­ti­mo, el aba­ni­co elec­to­ral mues­tra la au­sen­cia de ma­yo­rías ab­so­lu­tas ¿La con­se­gui­rá al­gún par­ti­do o ve más fac­ti­ble el plu­ri­par­ti­dis­mo? ¿Con quién pac­ta­ría, en ese ca­so, Po­de­mos? He­mos sa­li­do a ga­nar. Y si ne­ce­si­ta­mos pac­tar, te­ne­mos cla­ras dos co­sas: no va­mos a per­mi­tir que con­ti­núen los que han cau­sa­do tan­to do­lor, y cual­quier acuer­do só­lo ten­drá sen­ti­do so­bre ba­ses pro­gra­má­ti­cas. “Las en­cues­tas vie­nen dan­do un dato in­con­tro­ver­ti­ble: el fin del bi­par­ti­dis­mo en Es­pa­ña”. “Bas­ta­ba es­tar en la ca­lle, en vez de de­mo­ni­zar­la. No­so­tros ve­ni­mos de las au­las, a la ca­lle”.

FO­TO: EFE

Juan Carlos Mo­ne­de­ro, de la cú­pu­la de Po­de­mos, du­ran­te su dis­cur­so en la mar­cha en Ma­drid el 31 de enero pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.