La fa­lli­da mi­sión de la CIA tras los ata­ques del 11/9

La Tercera - - MUNDO -

El sá­ba­do 15 de sep­tiem­bre de 2001, só­lo cua­tro días des­pués de los aten­ta­dos con­tra las To­rres Ge­me­las y el Pen­tá­gono, Robert Gre­nier –je­fe de la ofi­ci­na de la CIA en Pa­kis­tán- y su tra­duc­tor lle­ga­ron a un pe­que­ño ho­tel en Quet­ta, al su­r­es­te de Pa­kis­tán, en la fron­te­ra con Af­ga­nis­tán. En Was­hing­ton, el Pre­si­den­te Geor­ge W. Bush ya ha­bía ad­ver­ti­do que su go­bierno bus­ca­ría y cas­ti­ga­ría a los res­pon­sa­bles y Gre­nier que­ría es­ta­ble­cer sus pri­me­ros con­tac­tos con uno de los lí­de­res del ré­gi­men ta­li­bán, el mu­lá Akh­tar Moha­med Osmani, lu­gar­te­nien­te del mu­lá Omar y je­fe de las fuer­zas en Kan­dahar, se­gun­da ciu­dad del país. Pe­ro lo que más le in­tere­sa­ba al agen­te de la CIA era el re­cha­zo de Osmani a la pre­sen­cia del lí­der de Al Qae­da y sus se­gui­do­res en sue­lo af­gano.

A par­tir de ese mo­men­to co­men­zó una c a r r e r a c o nt r a e l tiem­po pa­ra lo­grar que los ta­li­ba­nes en­tre­ga­ran a Bin La­den y se evi­ta­ra un ata­que de Es­ta­dos Uni­dos con­tra Af­ga­nis­tán que mar­ca­ría el ini­cio de una gue­rra de im­pre­vi­si­bles con­se­cuen­cias, que ter­mi­nó con­vir­tién­do­se en el con- flic­to más lar­go en el que ha par­ti­ci­pa­do Es­ta­dos Uni­dos en su his­to­ria. Lo que su­ce­dió esos días tras bam­ba­li­nas se co­no­cía só­lo par­cial­men­te por el re­la­to del ex je­fe de la CIA Geor­ge Tenet, has­ta que la se­ma­na pa­sa­da apa­re­ció 88 Days to Kan­dahar, a CIA Diary (88 días a Kan­dahar, un dia­rio de la CIA), el li­bro don­de Gre­nier des­cla­si­fi­ca lo su­ce­di­do an­tes del 7 de oc­tu­bre de 2001, día en que EE.UU. y Reino Uni­do co­men­za­ron a bom­bar­dear po­si­cio­nes en Ka­bul y Ja­la­la­bad, en el ini­cio de la “Ope­ra­ción Li­ber­tad Du­ra­de­ra”.

Aq u e l 15 de s e p t i e mbre en Quet­ta, re­cuer­da Gre­nier, Osmani ase­gu­ró “que los ta­li­ba­nes no se arries­ga­rían a la des­truc­ción de su na­ción por el des­tino de un hom­bre. Bin La­den era un pro­ble­ma co­mún pa­ra los dos paí­ses y am­bos de­bían tra­ba­jar jun­tos si­len­cio­sa­men­te pa­ra re­sol­ver­lo”. Era jus­ta­men­te lo que él que­ría oír. El diá­lo­go du­ró cua­tro ho­ras. Fue el primer pa­so de una in­ten­sa ne­go­cia­ción.

El 2 de oc­tu­bre –cuan­do Bush ya ha­bía ha­bla­do an­te el Con­gre­so y los pla­nes pa­ra ata­car Af­ga­nis­tán es­ta­ban en la me­sa- Gre­nier se reunió por se­gun­da vez con Osmani. Es­ta vez el diá­lo­go fue Tras los aten­ta­dos de 2001 con­tra las To­rres Ge­me­las, EE.UU. in­ten­tó lo­grar que los ta­li­ba­nes les en­tre­ga­ran a Osa­ma bin La­den, quien se

re­fu­gia­ba en Af­ga­nis­tán. Los ta­li­ba­nes ha­bían lle­ga­do al po­der en 1996, tras lo cual

im­pu­sie­ron un es­tric­to ré­gi­men ba­jo la ley is­lá­mi­ca. Al Qae­da ins­ta­ló sus cam­pos de en­tre­na­mien­to en el país. El ré­gi­men di­ri­gi­do por el mu­lá Omar re­cha­zó en­tre­gar a Bin La­den. El 7 de oc­tu­bre de 2001 EE.UU ata­có el país. La caí­da de los ta­li­ba­nes se pro­du­jo en di­ciem­bre de ese mis­mo año. más le­jos. Lo que la CIA que­ría era apro­ve­char la di­vi­sión en­tre los ta­li­ba­nes y for­zar un gol­pe con­tra el mu­lá Omar –el más fé­rreo de­fen­sor de Bin La­den.

“Años an­tes, mien­tras pla­nea­ba un po­si­ble gol­pe mi­li­tar en Bag­dad, leí Coup d’Etat: A Prac­ti­cal Hand­book (Gol­pe de Es­ta­do: una guía prác­ti­ca) de Ed­ward Lutt­walk”, re­cuer­da Gre­nier, quien sos­tie­ne en su li­bro que mien­tras con­ver­sa­ba con Osmani “po­día ver (los con­se­jos de Lutt­walk) como una chec­klist en mi men­te”. “Só­lo tú pue­des sal­var a tu país. Omar, como di­ces, es­tá ama­rra­do a su com­pro­mi­so con Osa­ma (…). Tú pue­des lle­var a ca­bo las ac­cio­nes ne­ce­sa­rias”, le di­jo a Osmani y de­ta­lló lo que de­bía ha­cer: to­mar el con­trol de los edi­fi­cios pú­bli­cos de Kan­dahar, de­te­ner a to­dos los que se re­sis­tan, po­ner ba­jo cus­to­dia al mu­lá Omar y de­cla­rar que los “ára­bes” no eran más bien­ve­ni­dos, exi­gien­do la sa­li­da de Af­ga­nis­tán de Al Qae­da.

“I nme­dia­ta­men­te des pués”, ase­gu­ra Grei­ner que le di­jo a Osmani, “de­bes mo­ver­te con­tra Bin La­den. El y los que lo ro­dean reac­cio­na­rán en for­ma vio­len­ta y ten­drás que ma­tar­los. Na­die de­be sa­ber que fuis­te tú. (Al Qae­da) tie­ne mu­chos enemi­gos”. La con­ver­sa­ción si­guió. Gre­nier le pro­me­tió ayu­da de EE.UU. a Af­ga­nis­tán si él to­ma­ba el con­trol y eli­mi­na­ba a Bin La­den. “Nos da­mos cuen­ta que co­me­ti­mos un error al aban­do­nar Af­ga­nis­tán tras el re­ti­ro so­vié­ti­co. No co­me­te­re­mos el mis­mo error aho­ra”, ase­gu­ró. La primer res­pues­ta de Osmani fue que le da­ría el men­sa­je a Omar, des­co­lo­can­do al agen­te de la CIA. Esa no era la idea. Por eso, tu­vo que reac­cio­nar rá­pi­do: “Pe­ro si Omar re­cha­za la pro­pues­ta tú tie­nes que to­mar el po­der”. “Lo ha­ré”, res­pon­dió Osmani.

La res­pues­ta de Was­hing­ton al in­for­me de Gre­nier lle­gó el 4 de oc­tu­bre y fue po­si­ti­va. Si el li­de­raz­go ta­li­bán acep­ta­ba, la pro­pues­ta se­ría con­si­de­ra­da. Sin em­bar­go, el 6 de oc­tu­bre, un día an­tes del ini­cio del ata­que, Osmani lla­mó al agen­te de la CIA. El mu­lá Omar, di­jo, ha­bla­ría pron­to, aun­que to­da­vía no anun­cia­ría lo que EE.UU. es­pe­ra­ba, por­que te­nía que cal­mar al pue­blo af­gano. “No hay tiem­po” res­pon­dió ner­vio­so Gre­nier, cons­cien­te de que fal­ta­ban 24 ho­ras pa­ra el día D. “De ti de­pen­de to­mar el po­der como lo dis­cu­ti­mos”. Osmani pro­me­tió lla­mar al día si­guien­te. Pe­ro no lo hi­zo. Era el 7 de oc­tu­bre de 2001. En la no­che, Was­hing­ton co­men­zó a bom­bar­dear Af­ga­nis­tán.

Osmani mu­rió en 2006 tras un ata­que de EE.UU. en el sur de Af­ga­nis­tán. Gre­nier de­jó la CIA ese mis­mo año y hoy es pre­si­den­te del con­se­jo ase­sor de ERGPart­ners, una con­sul­to­ra de asun­tos es­tra­té­gi­cos y fi­nan­cie­ros.

FO­TO: AP

Ta­li­ba­nes hu­yen del nor­te de Af­ga­nis­tán en no­viem­bre de 2001.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.