En vez de su­pe­rar las pla­gas que aso­lan a Gre­cia, es­tas po­drían re­cru­de­cer si el nue­vo go­bierno de Sy­ri­za se em­pe­ña en po­ner en prác­ti­ca lo que ofre­ció a sus elec­to­res.

La Tercera - - MUNDO -

Aque­llas pla­gas son una deu­da pú­bli­ca ver­ti­gi­no­sa de 317 mil mi­llo­nes de eu­ros con la Unión Eu­ro­pea y el sis­te­ma fi­nan­cie­ro in­ter­na­cio­nal que res­ca­ta­ron a Gre­cia de la quie­bra y que equi­va­le al 175% del pro­duc­to in­te­rior bru­to. Des­de el ini­cio de la cri­sis el PIB de Gre­cia ha caí­do un 25% y la ta­sa de des­em­pleo ha lle­ga­do ca­si al 26%. Es­to sig­ni­fi­ca el co­lap­so de los ser­vi­cios pú­bli­cos, una caí­da atroz de los ni­ve­les de vida y un cre­ci­mien­to can­ce­ro­so de la po­bre­za. Si uno es­cu­cha a los di­ri­gen­tes de Sy­ri­za y a su ins­pi­ra­do lí­der –el nue­vo Primer mi­nis­tro Ale­xis Tsi­pras- es­ta si­tua­ción no se de­be a la inep­ti­tud y a la co­rrup­ción de­sen­fre­na­da de los go­bier­nos grie­gos a lo lar­go de va­rias dé­ca­das, que, con irres­pon­sa­bi­li­dad de­li­ran­te, lle­ga­ron a pre­sen­tar ba­lan­ces e in­for­mes eco­nó­mi­cos fra­gua­dos a la Unión Eu­ro­pea pa­ra di­si­mu­lar sus en­tuer­tos, sino a las me­di­das de aus­te­ri­dad im­pues­tas por los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les y Eu­ro­pa a Gre­cia pa­ra res­ca­tar­la de la in­de­fen­sión a que las ma­las po­lí­ti­cas la ha­bían con­du­ci­do.

Sy­ri­za pro­po­nía aca­bar con la aus­te­ri­dad y con las pri­va­ti­za­cio­nes, re­ne­go­ciar el pa­go de la deu­da a con­di­ción de que hu­bie­ra una “qui­ta” (o con­do­na­ción) im­por­tan­te de ella, y reac­ti­var la eco­no­mía, el em­pleo y los ser­vi­cios con in­ver­sio­nes pú­bli­cas sos­te­ni­das. Un mi­la­gro equi­va­len­te al de cu­rar a un en­fer­mo ter­mi­nal ha­cién­do­le co­rrer ma­ra­to­nes. De es­te mo­do, el pue­blo grie­go re­cu­pe­ra­ría una “so­be­ra­nía” que, al pa­re­cer, Eu­ro­pa en ge­ne­ral, la troi­ka y el go­bierno de la se­ño­ra Mer­kel en par­ti­cu­lar, le ha­brían arre­ba­ta­do.

Lo me­jor que po­dría pa­sar es que es­tas bra­va­tas de la cam­pa­ña elec­to­ral fue­ran ar­chi­va­das aho­ra que Sy­ri­za ya tie­ne res- pon­sa­bi­li­da­des de go­bierno y, como hi­zo Fra­nçois Ho­llan­de en Fran­cia, re­co­noz­ca que pro­me­tió co­sas men­ti­ro­sas e im­po­si­bles y rec­ti­fi­que su pro­gra­ma con es­pí­ri­tu prag­má­ti­co, lo cual, sin du­da, pro­vo­ca­rá una de­cep­ción te­rri­ble en­tre sus in­ge­nuos elec­to­res. Si no lo ha­ce, Gre­cia se en­fren­ta a la ban­ca­rro­ta, a sa­lir del eu­ro y de la Unión Eu­ro­pea y a hun­dir­se en el sub­de­sa­rro­llo. Hay sín­to­mas con­tra­dic­to­rios y no es­tá cla­ro aún si el nue­vo go­bierno grie­go da­rá mar­cha atrás. Aca­ba de pro­po­ner, en vez de la con­do­na­ción, una fór­mu­la pi­ca­res­ca y tram­po­sa, con­sis­ten­te en con­ver­tir su deu­da en dos cla­ses de bo­nos, unos reales, que se irían pa­gan­do a me­di­da que cre­cie­ra su eco­no­mía, y otros fan­tas­mas, que se irían re­no­van­do a lo lar­go de la eter­ni­dad. Fran­cia e Ita­lia, víc­ti­mas tam­bién de gra­ves pro­ble­mas eco­nó­mi­cos, han ma­ni­fes­ta­do no ver con ma­los ojos se­me­jan­te pro­pues­ta. Ella no pros­pe­ra­rá, sin du­da, por­que no to­dos los paí­ses eu­ro­peos han per­di­do to­da­vía el sen­ti­do de la reali­dad.

En primer lu­gar, y con mu­cha ra­zón, va­rios miem­bros de la Unión Eu­ro­pea, ade­más de Ale­ma­nia, han re­cor­da­do a Gre­cia que no acep­tan “qui­tas”, ni ex­plí­ci­tas ni di­si­mu­la­das, y que los paí­ses de­ben cum­plir sus com­pro­mi­sos. Quie­nes han si­do más se­ve­ros al res­pec­to han si­do Por­tu­gal, Es­pa­ña e Ir­lan­da, que, des­pués de gran­des sa­cri­fi­cios, es­tán sa­lien­do de la cri­sis lue­go de cum­plir es­cru­pu­lo­sa­men­te con sus obli­ga­cio­nes. Gre­cia de­be a Es­pa­ña 26 mil mi­llo­nes de eu­ros. La re­cu­pe­ra­ción es­pa­ño­la ha cos­ta­do san­gre, su­dor y lá­gri­mas. ¿Por qué ten­drían los españoles que pa­gar de sus bol­si­llos las ma­las po­lí­ti­cas de los go­bier­nos grie­gos, ade­más de es­tar pa­gan­do ya por las de los su­yos?

Ale­ma­nia no es la cul­pa­ble de que buen nú­me­ro de paí­ses de la Eu­ro­pa co­mu­ni­ta­ria ten­gan su eco­no­mía he­cha una rui­na. Ale­ma­nia ha te­ni­do go­bier­nos pru­den­tes y com­pe­ten­tes, aus­te­ros y hon­ra­dos y, por eso, mien­tras otros paí­ses se des­ba­ra­ta­ban, ella cre­cía y se for­ta­le­cía. Y no hay que ol­vi­dar que Ale­ma­nia de­bió ab­sor­ber y re­su­ci­tar a un ca­dá­ver –la Ale­ma­nia co­mu­nis­ta- a cos­ta, tam­bién, de for­mi­da­bles es­fuer­zos, sin que­jar­se, ni pe­dir ayu­da a na­die, só­lo me­dian­te el em­pe­ño y es­toi­cis­mo de sus ciu­da­da­nos. Por otra par­te, el go­bierno ale­mán de la se­ño­ra Mer­kel es un eu­ro­peís­ta de­ci­di­do y la me­jor prue­ba de ello es la ma­ne­ra ge­ne­ro­sa y cons­tan­te en que apo­ya, con sus re­cur­sos y sus ini­cia­ti­vas, la cons­truc­ción eu­ro­pea. Só­lo la pro­li­fe­ra­ción de los es­te­reo­ti­pos y mi­tos ideo­ló­gi­cos ex­pli­ca ese fe­nó­meno de trans­fe­ren­cia freu­dia­na que lle­va a Gre­cia (no es el úni­co) a cul­par al más efi­cien­te país de la Unión Eu­ro­pea de los desas­tres que pro­vo­ca­ron los po­lí­ti­cos a los que du­ran­te tan­tos años el pue­blo grie­go en­vió al go­bierno con sus vo­tos y que lo han de­ja­do en la pa­vo­ro­sa con­di­ción en que se en­cuen­tra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.