La U su­fre bi­po­la­ri­dad ve­ra­nie­ga

Lue­go de tres de­rro­tas, vuel­ve a su­mar, pe­ro ape­nas lo­gró un em­pa­te 2-2 con Hua­chi­pa­to. Los azu­les si­guen ex­hi­bien­do una ex­tra­or­di­na­ria irre­gu­la­ri­dad, so­bre to­do en el as­pec­to de­fen­si­vo. Nin­guno de los cam­bios que pro­pu­so La­sar­te sur­tió efec­to en el jue­go

La Tercera - - DEPORTES - Pablo Var­gas Zec

Una bue­na y una ma­la. Una bri­llan­te. Pe­ro, in­me­dia­ta­men­te, otra ho­rri­ble. O peor.

Si la Uni­ver­si­dad de Chile de Mar­tín La­sar­te que dispu­ta es­te Tor­neo de Clau­su­ra se pu­die­se echar en el di­ván del si­quia­tra, el diag­nós­ti­co se­ría al­go así como tras­torno bi­po­lar se­ve­ro. Como mí­ni­mo.

Ayer, en el CAP de Tal­cahuano, Hua­chi­pa­to hi­zo su­frir al cam­peón de­fen­sor. Los azu­les ter­mi­na­ron sal­van­do un em­pa­te 2-2, que bien pu­do, y me­re­ció, ser peor.

Es ra­ro lo que ocu­rre con la U. Bien ra­ro. En los úl­ti­mos cua­tro par­ti­dos con­vir­tió ca­si dos tan­tos de me­dia. Sie­te go­les en cua­tro jue­gos. Y, más allá del dato es­ta­dís­ti­co, lla­ma la aten­ción la efi­cien­cia ofen­si­va por­que, fi­nal­men­te, tam­po­co es que los azu­les se pro­pi­cien mu­chas más si­tua­cio­nes pa­ra con­ver­tir. Más bien, lo po­co y na­da que lle­ga, lo ano­ta.

Por­que, ofen­si­va­men­te, los lai­cos son un cua­dro mo­no­cor­de, sin sor­pre­sa, sin des­bor­de, sin des­equi­li­brio. Gon­za­lo Es­pi­no­za es­tá le­jos de ser el ter­mos­ta­to que ne­ce­si­ta el me­dio­cam­po, Ramón Fernández y Gus­ta­vo Lo­ren­zet­ti pa­re­cen en­re­dar­se en vez de com­pren­der­se me­jor en ca­da par­ti­do, y to­do pa­sa a de­pen­der de una ge­nia­li­dad. Como ayer.

Se ju­ga­ban los des­cuen­tos del primer tiem­po, el lo­cal pa­re­cía ir­se en ven­ta­ja al des­can­so, cuan­do un cen­tro des­de la de­re­cha del ata­que de la U, lan­za­do me­dio por cum­plir, en­con­tró la ins­pi­ra­da zur­da de Lean­dro Be­ne­gas, quien con una per­fec­ta e im­pre­sio­nan­te chi­le­na pu­so el 1-1, cla­van­do el ba­lón en un án­gu­lo del ar­co de Fe­li­pe Nú­ñez. Im­pre­sio­nan­te to­do. Go­la­zo.

Pe­ro, pa­ra es­ta U, eso de “sin su­frir, no va­le” es ta­tua­je he­cho con tin­ta in­de­le­ble.

Ac­to se­gui­do, tras el em­pa­te tran­si­to­rio, Be­ne­gas sal­tó la pu­bli­ci­dad y fue a la tri­bu­na pa­ra en­ca­rar a al­gún hin­cha que, se­gu­ra­men­te, lo ve­nía in­cre­pan­do por su ren­di­mien­to. Y se ga­nó la tar­je­ta ro­ja.

Eso es una mues­tra de la bi­po­la­ri­dad de la U. De su des­equi­li­brio. O, como ha di­cho Ma­che­te res­pec­to de su equi­po en la pre­via al due­lo en can­cha de los ace­re­ros, “no so­mos irre­gu­la­res: so­mos re­gu­la­res de for­ma ne­ga­ti­va”. Tal cual.

Otra mues­tra es que el em­pa­te de Be­ne­gas lle­gó tras só­lo una lle­ga­da an­te­rior. A los 10 mi­nu­tos, Fernández pu­so un ti­ro en el tra­ve­sa­ño. Y na­da más en ata­que.

En la de­fen­sa, el ren­di­mien­to no es­tá mu­cho me­jor. Si la U ha ano­ta­do sie­te go­les en cua­tro par­ti­dos, re­ci­bió 11 en esos mis­mos due- los. Mu­cho. De­ma­sia­do.

Ayer, Hua­chi­pa­to le lle­gó tres ve­ces el primer tiem­po y tres el se­gun­do, y Johnny He­rre­ra tu­vo que ir a bus­car dos ve­ces el ba­lón a las re­des de la por­te­ría que de­fen­día.

Es cier­to que el se­gun­do tan­to lo­cal fue pro­duc­to de la suer­te: Ni­co­lás Cro­vet­to cen­tró des­de la iz­quier­da, y el ba­lón se des­vió en un Fernández ba­rri­do y se co­ló en el se­gun­do pa­lo. Pe­ro ese gol va­le lo mis­mo que la chi­le­na. Y la suer­te, por es­cép­ti­co que uno sea, tam­bién jue­ga.

Con 10 hom­bres, los lai­cos vol­vie­ron a su­mar. Pe­ro só­lo un em­pa­te. De vi­si­ta. Cin­co pun­tos en seis fe­chas su­ma el cam­peón del Aper­tu­ra que, en el Clau­su­ra, su­fre atrás, lle­ga po­co al área ri­val. Es un equi­po dis­tin­to que el que ga­nó la 17ª es­tre­lla. Pe­ro tam­po­co tan di­fe­ren­te. Da la im­pre­sión que el tras­torno bi­po­lar que su­fre aún no lo ha po­di­do con­tro­lar. Y vi­ve el ve­rano su­frien­do.

FO­TO: AGENCIAUNO

Lo­ren­zet­ti en el pi­so, ob­ser­van­do có­mo se ale­ja el ba­lón. Un re­su­men del mo­men­to de los azu­les en el Clau­su­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.