Lec­cio­nes pa­ra una pro­me­sa

Bas­tián Ma­lla es­cu­cha aten­to los con­cep­tos de Ni­co­lás Mas­sú. Ac­ti­tud, in­ten­si­dad y un te­nis agre­si­vo son las pre­mi­sas que el cam­peón olím­pi­co le ha in­cul­ca­do, en po­co tiem­po, al jo­ven va­lor.

La Tercera - - DEPORTES - Por Carlos González Lu­cay

Como to­dos los días du­ran­te las úl­ti­mas dos se­ma­nas, la can­cha cen­tral del Club Pro­vi­den­cia es el es­ce­na­rio de los tra­ba­jos de una du­pla ex­plo­si­va. Por un la­do, Bas­tián Ma­lla; y por el otro, Ni­co­lás Mas­sú, do­ble cam­peón olím­pi­co, ca­pi­tán de Co­pa Da­vis y fla­man­te ase­sor téc­ni­co de la jo­ven pro­me­sa.

Los con­cep­tos que más se re­pi­ten son in­ten­si­dad y ac­ti­tud. El ex nú­me­ro nue­ve del mun­do ob­ser­va a su pu­pi­lo des­de el fon­do del court. In­ter­cam­bia al­gu­nas opi­nio­nes con el PF, Mar­ce­lo Cla­ve­ro, y con el pro­fe­sor Ser­gio Ro­drí­guez; mien­tras que, en el rec­tán­gu­lo de ar­ci­lla, el alumno pe­lo­tea con Jor­ge Agui­lar, quien es ase­so­ra­do des­de el otro ex­tre­mo por el ex te­nis­ta, Ser­gio Cor­tés.

El pe­lo­teo se trans­for­ma en un par­ti­do de un set. Ma­lla to­ma la ini­cia­ti­va, gol­pea du­ro, con un te­nis mu­cho más ofen­si­vo que el de cos­tum­bre. Agui­lar lu­cha y com­pli­ca. Ese re­pun­te y su ser­vi­cio ofus­can un po­co al zur­do de 18 años, que en el si­guien­te pun­to afi­la la de­re­cha pa­ra de­jar sin op­ción a su ri­val. To­do es ale­gría.

En­tre­me­dio, hay es­pa­cio pa­ra los con­cep­tos de Mas­sú du­ran­te al­gu­nos des­can­sos. Ma­lla lo es­cu­cha, aten­ta­men­te y sin in­te­rrum­pir.

Sin em­bar­go, el hé­roe de Ate­nas pre­fie­re no ex­pla­yar­se. Con­ci­so, bre­ve. El res­to, lo de­di­ca a con­tem­plar a su pu­pi­lo y con­cen­trar­se en su tra­ba­jo.

Otro as­pec­to des­ta­ca­do de es­tos días de tra­ba­jo, es la bue­na pre­pa- ra­ción fí­si­ca del jo­ven alumno. En los pa­si­llos del club es un co­men­ta­rio obli­ga­do, pues sus di­fe­ren­cias con años an­te­rio­res son no­to­rias. Asi­mis­mo, los dis­tin­tos ín­di­ces de me­di­ción son so­bre­sa­lien­tes, lo que ali­men­ta las ex­pec­ta­ti­vas de que es­ta tem­po­ra­da pue­da ser con­sa­gra­to­ria.

Lue­go del vai­vén de gol­pes, lle­gan al 5-4. El an­to­fa­gas­tino sir­ve pa­ra ce­rrar su gran fae­na, pe­ro se en­re­da. Ce­de su jue­go y el Zo­rri­to Agui­lar, fiel a su apo­do y a su ma­yor ex­pe­rien­cia, le rom­pe el ser­vi­cio; ga­na el su­yo y le vuel­ve a que­brar pa­ra ce­rrar el im­pro­vi­sa­do par­ti­do a su fa­vor. Ma­lla se enoja, pe­ro esa mo­les­tia du­ró 30 se­gun­dos. Mas­sú se acer­ca. An­tes, es­ta mis­ma es­ce­na, po­día du­rar ho­ras, y mu­chas ra­que­tas po­dían su­frir las con­se­cuen­cias. Aho­ra no. To­do es dis­tin­to, y eso es par­te de un nue­vo pro­ce­so, una nue­va es­ca­la de ma­du­rez pa­ra el ex cam­peón mun­dial ju­ve­nil.

Como nun­ca an­tes, es­tá cons­cien­te de sus fa­len­cias y de sus vir­tu­des. Sa­be que es­ta nue­va ac­ti­tud es vi­tal pa­ra pen­sar en nuevos objetivos. “Sien­to que he pro­gre­sa­do mu­cho con el re­vés, y veo que pue­do ju­gar más agre­si­vo. El Ni­co me ha­ce ju­gar mu­cho más me­ti­do en la can­cha”, con­fie­sa.

A di­fe­ren­cia de la de­ce­na de en­tre­na­do­res que lo han in­ten­ta­do ayu­dar du­ran­te es­tos años, el nor­tino va­lo­ra el ca­rác­ter de Mas­sú. “Es una per­so­na que tra­ta de trans­mi­tir su ma­ne­ra de lu­char y to­da su ex­pe­rien­cia. Aho­ra ya no ti­ro los par­ti­dos, como an­tes, cuan­do me des­mo­ti­va­ba. Es al­go que he ve­ni­do prac­ti­can­do des­de fi­nes del año pa­sa­do, y se me fue­ron dan­do los re­sul­ta­dos”, des­ta­ca, con mu­cha ilu­sión.

Tam­bién re­sal­ta la tran­qui­li­dad con que el vi­ña­ma­rino guía sus en­tre­na­mien­tos, que se ex­tien­den en do­ble turno. “Ni­co no me re­ta tan­to. Él es muy tác­ti­co, y te plantea con fun­da­men­tos lo que hay que ha­cer. Ade­más, tie­ne mu­cha pa­cien­cia, y tam­bién me di­ce que no ti­re la ra­que­ta y que no me enoje tan­to”, sos­tie­ne.

So­bre sus pro­yec­cio­nes, Ma­lla va con cal­ma: “Quie­ro ter­mi­nar es­te año den­tro los 300 me­jo­res, y así po­der ju­gar la qualy del Abier­to de Aus­tra­lia”.

Mas­sú se des­pi­de de su di­ri­gi­do. La ru­ti­na se re­pe­ti­rá en la tar­de. Des­de la pró­xi­ma se­ma­na, en Vi­ña del Mar, co­men­za­rán a no­tar­se en la can­cha los efec­tos de es­ta nue­va so­cie­dad te­nís­ti­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.