El Club: los de­mo­nios y los de­li­rios de la nue­va pe­lí­cu­la de Pablo La­rraín

El quin­to lar­go­me­tra­je del di­rec­tor de No y Tony Ma­ne­ro se es­tre­na mun­dial­men­te ma­ña­na, en el Fes­ti­val de Ci­ne de Berlín. Es­te iné­di­to re­tra­to de un gru­po de cu­ras “per­di­dos” es una mi­ra­da cáus­ti­ca a la Igle­sia. Aquí, un ade­lan­to ex­clu­si­vo de la cin­ta. El

La Tercera - - SOCIEDAD - Pablo Ma­rín

Cua­tro re­li­gio­sos con “pro­ble­mas” vi­ven en una re­si­den­cia pro­vis­ta por la Igle­sia Ca­tó­li­ca en la lo­ca­li­dad cos­te­ra de La Bo­ca, VI Re­gión. Es “una ca­sa de re­ti­ro pa­ra cu­ri­tas que no pue­den se­guir ejer­cien­do”, di­ce la “Ma­dre Mó­ni­ca” (An­to­nia Ze­gers), que se de­fi­ne a sí mis­ma como “car­ce­le­ra” en es­te es­pa­cio más bien si­len­cio­so, don­de re­si­den los pa­dres Vidal (Al­fre­do Cas­tro), Silva (Jai­me Va­dell), Or­te­ga (Ale­jan­dro Goic) y Ra­mí­rez (Ale­jan­dro Sie­ve­king).

Los re­si­den­tes tie­nen ru­ti­nas pro­pias de un claus­tro: ora­ción por la ma­ña­na, misa al me­dio­día, con­fe­sión, can­to gru­pal. En prin­ci­pio, no pue­den ba­jar al pue­blo sino en­tre 6.30 y 8.30 AM y en­tre 7 y 9 PM. Y si lo ha­cen, de­ben s ali r sin com­pa­ñía. Pe­ro na­da es tan es­tric­to: tie­nen un galgo y lo ha­cen par­ti­ci­par en ca­rre­ras. Tam­bién fu­man y be­ben, no ne­ce­sa­ria­men­te con mo­de­ra­ción.

Las co­sas, sin em­bar­go, se al­te­ran con la lle­ga­da de un quin­to sa­cer­do­te que, por así de­cir­lo, no vie­ne so­lo. Su os­cu­ro pa­sa­do sal­da­rá cuen­tas con él a tra­vés de un hom­bre de as­pec­to des­cui­da­do y po­ca educación que le en­ros­tra­rá sór­di­das his­to­rias en­tre am­bos. De ahí no sal­drá in­dem­ne el re­cién lle­ga­do. Tam­po­co los de­más ocu­pan­tes de la ca­sa. Ni los es­pec­ta­do­res.

Sa­cer­do­tes no fal­tan en el ci­ne chi­leno. En El Cha­cal de Nahuel­to­ro y Ya no bas­ta con re­zar los hay abue­na­dos con el po­der y so­li­da­rios con los con­de­na­dos de la tie­rra. En la no fic­ción de los 80 flo­re­ce la di­men­sión an­ti-dic­ta­du­ra ( En nom­bre de Dios). Y has­ta hay una aris­ta iró­ni­ca­men­te “bue­na on­da” en los 90 (Bien­ve­ni­da Cas­san­dra). Pe­ro na­da ha­bía aso­ma­do que se apro­xi­me a la mi­se­ria mo­ral, la mun­da­ni­dad di­so­cia­da y la au­sen­cia de to­do co­mo­dín va­ló­ri­co que ofre­ce El club.

El des­co­lo­ca­dor quin­to lar­go­me­tra­je de Pablo La­rraín ( Tony Ma­ne­ro) se es­tre­na mun­dial­men­te ma­ña­na, como par­te de la com­pe­ten­cia ofi­cial del 65° Fes­ti­val de Berlín. A la car­te­le­ra chi­le­na lle­ga­rá el 28 de ma­yo.

No se oye, pa­dre

Los cu­ras de El club no son aco­sa­dos por la du­da, el mal o el si­len­cio de Dios, a la ma-

ta­da. ne­ra de clá­si­cos como Luz de in­vierno o de Dia­rio de un cu­ra ru­ral. Tam­po­co es­tán muy em­pa­ren­ta­dos con los tra­pos ecle­siás­ti­cos su­cios vis­tos en The Mag­de­le­ne sis­ters o La du­da.

Tras el epi­so­dio ya enun­cia­do, un in­ter­ven­tor lle­ga has­ta la ca­sa. Es el pa­dre Gar­cía (Mar­ce­lo Alon­so), un je­sui­ta que cree “en una Igle­sia nue­va” y que ha es­ta­do in­da­gan­do en dis­tin­tas re­si- den­cias que aco­gen a cu­ras que, de no ser cu­ras, ha­brían en­fren­ta­do a los tri­bu­na­les.

El rol de Gar­cía es re­sis­ti­do por los ocu­pan­tes e in­clu­ye sa­ber qué pa­só real­men­te. Pe­ro tam­bién ha­cer un in­for­me de los ca­sos par­ti­cu­la­res: hay en­tre los re­si­den­tes un ex abu­sa­dor de me­no­res que nie­ga los car­gos al tiem­po que exal­ta el amor ho­mo­se­xual; otro que se des­hi­zo de in­for­ma­ción sen- si­ble so­bre atro­pe­llos a los DDHH (y que no se arre­pien­te); un ter­ce­ro que sien­te que hi­zo bien en dar gua­guas por muer­tas y en­tre­gar­las a otras fa­mi­lias; y un cuar­to, muy ma­yor, que ape­nas tie­ne re­cuer­dos de al­go. Tam­bién co­no­ce­rá a San­do­kan (Ro­ber­to Fa­rías), ti­po al­coho­li­za­do y far­ma­co­de­pen­dien­te que ame­na­za el de­li­ca­do equi­li­brio de la re­si­den­cia. Gar­cía ten­drá que ne­go­ciar con la reali­dad pa­ra “no ha­cer da­ño a la Igle­sia que amo”, aun al pre­cio de abrir pa­so a la con­ti­nui­dad de la per­ver­sión.

La­rraín di­ce que el guión, es­cri­to jun­to a Guillermo Cal­de­rón y Daniel Vi­lla­lo­bos, se ali­men­tó de una investigación “inusual”, que in­clu­yó en­tre­vis­tas con ex miem­bros del cle­ro, quie­nes die­ron pis­tas acer­ca del fun­cio­na­mien­to de los ho­ga­res pa­ra sa­cer­do­tes que, no siem­pre pe­ro en mu­chos ca­sos, han co­me­ti­do de­li­tos de al­gu­na es­pe­cie. Ha di­cho tam­bién que la pe­lí­cu­la se ba­sa en co­sas que han pa­sa­do y que nun­ca van a pa­sar. Ro­da­da en po­co más de dos se­ma­nas, se fil­mó en di­gi­tal, con len­tes anamór­fi­cos ru­sos de los años 60, los mis- mos que usa­ba An­drei Tar­kovs­ki. De es­ta op­ción de­ri­va un look bru­mo­so, a ve­ces li­ge­ra­men­te bo­rro­so o li­te­ral­men­te cre­pus­cu­lar. Acom­pa­ña es­ta vi­sua­li­dad un sus­pen­so que avan­za con la in­tri­ga y un sen­ti­do del hu­mor que por mo­men­tos ha­ce del fil­me una co­me­dia ne­gra en­car­na­da en los diá­lo­gos de­li­ran­tes de los per­so­na­jes de Cas­tro y Fa­rías, ofi­cian­do es­te úl­ti­mo de voz de la con­cien­cia.

El mis­te­rio, el per­dón y la ex­pia­ción son pa­sa­dos por el ta­miz de la di­so­cia­ción, del chis­te inopi­na­do, de la ale­go­ría bí­bli­ca y de un po­co con­ven­cio­nal “ca­mino de san­ti­dad”. Se lee­rá la pe­lí­cu­la, lle­ga­do el mi­nu­to, como un ata­que a una ins­ti­tu­ción que es más que sus “pas­to­res ex­tra­via­dos”. Pa­sa­rá, tam­bién, que se la en­tien­da como una pues­ta en re­lie­ve de la pro­tec­ción inacep­ta­ble de crí­me­nes ho­rri­bles.

Des­de una se­cu­la­ri­dad es­cép­ti­ca, El club des­po­ja al sa­cer­do­cio de to­do pe­des­tal. Per­ple­ja como pa­re­ce es­tar an­te la tragedia y la co­me­dia, no ter­mi­na de for­mu­lar un jui­cio. Pa­ra eso es­tán los es­pec­ta­do­res, los crí­ti­cos y el res­to.

FO­TO: FA­BU­LA

Re­clui­dos: los pa­dres Silva (Jai­me Va­dell), Vidal (Al­fre­do Cas­tro), Or­te­ga (Ale­jan­dro Goic) y Ra­mí­rez (Ale­jan­dro Sie­ve­king) en la cin­ta de La­rraín.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.