“La sam­ba nun­ca de­ja de sor­pren­der­me”

La in­tér­pre­te, que ha ga­na­do 11 Grammy la­ti­nos, can­ta el 21 de mar­zo en el Cau­po­li­cán.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ca­te­ri­ne Lu­co

Can­tan­te brasileña Ha re­co­rri­do el mun­do como una de las me­jo­res ex­po­nen­tes de bos­sa no­va y sam­ba del mo­men­to. Hi­ja de la gran can­tan­te Elis Re­gi­na, fue con­si­de­ra­da por The New York Ti­mes como una de las 10 me­jo­res ar­tis­tas en vi­vo del 2014. Es­te 21 de mar­zo Ma­ria Ri­ta jus­ta­men­te trae­rá su show al Tea­tro Cau­po­li­cán como par­te de su gi­ra Co­ração a ba­tu­car. El es­pec­tácu­lo, que la ha te­ni­do re­co­rrien­do Bra­sil, in­clui­rá los éxi­tos de su úl­ti­mo tra­ba­jo Re­des­co­brir y lo me­jor de su re­per­to­rio en 13 años de ca­rre­ra. Famosa por per­fec­cio­nis­mo vo­cal, Ma­ría Ri­ta co­men­zó su ca­rre­ra a los 24 años, un po­co per­se­gui­da por ser la hi­ja de la famosa y fa­lle­ci­da Elis Re­gi­na (1945-1982). Su de­but fue exi­to­sa­men­te va­lo- ra­do por el pú­bli­co en Bra­sil: el ál­bum Ma­ria Ri­ta (2003) se con­vir­tió en un su­ce­so ins­tan­tá­neo que ven­dió más de un mi­llón de co­pias só­lo en su primer año. Des­de ese mo­men­to cin­co dis­cos for­man su pro­lí­fi­ca ca­rre­ra, in­cor­po­ran­do sam­ba, bos­sa no­va y jazz. Tra­ba­jos que la han he­cho me­re­ce­do­ra de 11 pre­mios Grammy La­tino y la han lle­va­do has­ta es­ce­na­rios como el Fes­ti­val de Jazz de Mon­treux. Su ál­bum más re­cien­te, Re­des­co­brir (2012) in­da­ga con fres­cu­ra y espontaneidad en las raí­ces de la sam­ba. ¿Có­mo se­rá el show en Chile? Co­ração a ba­tu­car ( Co­ra­zón tam­bo­ri­lean­do) es la es­pi­na dor­sal que ha cre­ci­do con can­cio­nes de mis otros ál­bu­mes. Mi úl­ti­mo dis­co es­tá de­di­ca­do a la sam­ba y se di­fe­ren­cia mu­cho de los an­te­rio­res: las tex­tu­ras so­no­ras o el ti­po de rui­do am­bien­te ge­ne­ra­do en la gra­ba­ción y mez­cla. Ade­más hay más ex­pan­sión en los arre­glos. La sam­ba, así como el jazz o rock, per­mi­te mu­chas in­ter­pre­ta­cio­nes. ¿Có­mo es su re­la­ción con la sam­ba? Es ca­da vez ma­yor y más in­ten­sa. El dis­co Sam­ba meu, por ejem­plo, fue un hi­to en mi vida y ca­rre­ra. Can­tar en gru­pos de car­na­val y en las es­cue­las de sam­ba me trae mu­cha sa­tis­fac­ción. Siem­pre me sor­pren­de y tie­ne un lu­gar es­pe- cial en mi vida. Us­ted tam­bién ha he­cho ¿Qué le atrae del gé­ne­ro? El jazz na­ce de una mez­cla de ra­zas y cul­tu­ras: Áfri­ca, Eu­ro­pa y Amé­ri­ca, al­go que es si­mi­lar a la cul­tu­ra brasileña. En es­te ca­so no eran in­fluen­cias di­rec­tas, ya que mu­chos de nues­tros gran­des com­po­si­to­res, como Pi­xin­guin­ha y Jo­bim, por ejem­plo, ya fue­ron to­ca­dos por el jazz. Pe­ro en fin, que pue­do de­cir: del jazz han sa­li­do al­gu­nas de las me­jo­res vo­ces de la his­to­ria, fun­da­men­ta­les pa­ra mi for­ma­ción. Tar­dó en de­ci­dir­se a can­tar, pe­ro ya lle­va 13 años ¿Có­mo eva­lúa su ca­rre­ra? Apren­dí a per­ci­bir el tiem­po: to­do es re­la­ti­vo en el mun­do. Es­toy con­ten­ta, pe­ro to­da­vía es de ma­ña­na en nues­tras vi­das. ¿Có­mo se re­la­cio­na con los mú­si­cos ma­yo­res de Bra­sil como Cae­tano Veloso, Gil­ber­to Gil o Chico Buar­que? Mi re­la­ción fue siem­pre de una gran ad­mi­ra­ción. Cuan­do re­cuer­do las ve­ces en que he po­di­do tra­ba­jar con al­guno de ellos, me emo­ciono. Sé qué sue­na cli­ché, pe­ro es un sue­ño he­cho reali­dad ¿Có­mo se en­fren­ta la he­ren­cia ar­tís­ti­ca de su ma­dre? Aman­do y res­pe­tan­do y bus­can­do con­tri­buir pa­ra per­pe­tuar su me­mo­ria.

jazz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.