Rear­man­do el puzzle: la his­to­ria de­trás de la ca­pi­lla de Gau­dí en Ran­ca­gua

La Tercera - - SOCIEDAD - Gra­cie­la Ma­rín

El acer­ca­mien­to fue como el de cual­quier fa­ná­ti­co. An­to­ni Gau­dí lle­va­ba cua­ren­ta años tra­ba­jan­do en el mo­nu­men­tal pro­yec­to de la Sa­gra­da Fa­mi­lia en Bar­ce­lo­na, cuan­do en 1922 re­ci­bió una car­ta des­de Chile. “El que le es­cri­be es un fraile fran­cis­cano de San­tia­go de Chile, ad­mi­ra­dor su­yo, quien tu­vo el gus­to de co­no­cer­lo el año 1909 y que tie­ne su au­tó­gra­fo en un li­bro de via­je”, de­cía el tex­to, es­cri­to por el pa­dre An­gé­li­co Aran­da.

La mi­si­va iba di­rec­to al pun­to: le so­li­ci­ta­ba al ar­qui­tec­to es­pa­ñol un plano “de los que so­la­men­te él sa­be ha­cer” pa­ra una ca­pi­lla que Fray An­gé­li­co que­ría cons­truir en Ran­ca­gua. En su res­pues­ta, Gau­dí ad­ver­tía que só­lo es­ta­ba de­di- ca­do al tem­plo de Bar­ce­lo­na, pe­ro el pe­que­ño san­tua­rio que se le pro­po­nía coin­ci­día en pro­por­cio­nes con una ca­pi­lla que con­si­de­ra­ba pa­ra la par­te de atrás de la Sa­gra­da Fa­mi­lia.

Así co­mien­za una lar­ga cam­pa­ña que ini­cia­rá su ma­te­ria­li­za­ción es­te año 2015, con la cons­truc­ción del Cen­tro Cul­tu­ral y Es­pi­ri­tual Gau­dí en el Par­que Ca­ta­lu­ña de Ran­ca­gua. Se­rá el primer di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co de An­to­ni Gau­dí cons­trui­do fue­ra de Es­pa­ña.

Per­di­do y en­con­tra­do

Gau­dí mu­rió atro­pe­lla­do en 1926. “Sus pro­yec­tos fue­ron con­ti­nua­dos por su dis­cí­pu­lo Domingo Su­gra­ñes, pe­ro pron­to se desató la Gue­rra Ci­vil Es­pa­ño­la. Ahí el pro­yec­to que­da ar­chi­va­do”, ex­pli­ca el ar­qui­tec­to Ch­ris­tian Matz­ner, di­rec­tor del pro­yec­to en Ran­ca­gua, jun­to a los ar­qui­tec­tos Ele­na Cor­ba­lán, Ál­va­ro Gue­rra y Ma­ría Eu­ge­nia Mo­reno.

Du­ran­te el con­flic­to, la ma­yor par­te del ta­ller de Gau­dí fue des­trui­do, y la crip­ta y es­cue­las pro­vi­sio­na­les de la Sa­gra­da Fa­mi­lia fue­ron que­ma­das. Se pier­den ma­que­tas, pla­nos, di­bu­jos y fo­to­gra­fías ori­gi­na­les. La ca­pi­lla en Chile no vuel­ve a apa­re­cer has­ta 1973, año en que el ar­qui­tec­to Joan Bas­se­go­da –di­rec­tor en­ton­ces de la Cá­te­dra Gau­dí- en­car­ga a un alumno su­yo re­gis­trar pla­nos y des­cla­si­fi­car ar­chi­vos. En­tre el ma­te­rial guar­da­do en el Ar­zo­bis­pa­do de Bar­ce­lo­na es­ta­ba el in­ter­cam­bio de mi­si­vas en­tre Aran­da y Gau­dí. En Chile, el pro­yec­to no fue real has­ta 1996, año en que se con­for­mó la Cor- po­ra­ción Gau­dí de Tria­na.

“Es­te ha si­do un es­fuer­zo de un gru­po de ciu­da­da­nos du­ran­te 19 años. Nun­ca per­di­mos la fe”, di­ce Gon­za­lo Díaz, pre­si­den­te de la Cor­po­ra­ción. Han si­do dé­ca­das de investigación, es­tu­dios y pre­sen­ta­cio­nes pa­ra lle­gar al pro­yec­to ac­tual.

“El pro­yec­to se em­pla­za­rá en el Par­que Ca­ta­lu­ña, si­tua­do en un sec­tor muy po­bla­do de Ran­ca­gua, don­de se con­ver­ti­rá en po­lo de desa­rro­llo. Es una cons­truc­ción del si­glo XXI, que pen­sa­mos como un es­pa­cio es­pi­ri­tual, ar­tís­ti­co y cul­tu­ral”,

Su nue­va ubi­ca­ción tam­bién con­si­de­ra un sen­ti­do sim­bó­li­co. “La ca­pi­lla es­ta­rá orien­ta­da ha­cia Bar­ce­lo­na. Tal como que­ría Gau­dí, la cons­truc­ción sim­bo­li­za la con­fra­ter­ni­dad es­pi­ri­tual en­tre Es­pa­ña y Amé­ri­ca”, di­ce el ar­qui­tec­to.

La nue­va ubi­ca­ción –en me­dio de un par­que, ya no al cos­ta­do de una igle­sia- im­pli­ca di­fe­ren­cias con el di­se­ño ori­gi­nal. Si la ca­pi­lla de la Sa­gra­da Fa­mi­lia tie­ne una fa­cha­da, la obra de Ran­ca­gua ten­drá cua­tro. Es­ta­rá ro­dea­da por una pla­za prin­ci­pal como es­pa­cio de en­cuen­tro, y por una pla­za ac­ce­so jun­to a una la­gu­na. En el sub­sue­lo ha­brá una sa­la de uso múl­ti­ple, una sa­la-mu­seo Gau­dí, una sa­cris­tía y un his­to­rial so­bre Fray Aran­da.

“Las obras ar­qui­tec­tó­ni­cas res­pon­den a un mo­men­to his­tó­ri­co. He­mos que­ri­do ser fie­les a los prin­ci­pios geo­mé­tri­cos de Gau­dí, inspirados en la na­tu­ra­le­za, y tra­ba­jar con ma­te­ria­les lo­ca­les. Así, usa­re­mos pie­dra dio­ri­ta y de Pe­le­quén. La cruz co­ro­na se­rá de co­bre fun­di­do. La cú­pu­la es­ta­rá re­ves­ti­da de la­pis­lá­zu­li. Pe­ro tam­bién ha­brá hor­mi­gón ar­ma­do con­tem­po­rá­neo, a la vis­ta, pul­cro”, des­cri­be Matz­ner.

En el fu­tu­ro, el pro­yec­to Cen­tro Cul­tu­ral y Es­pi­ri­tual Gau­dí es­pe­ra su­mar a crea­do­res lo­ca­les pa­ra com­ple­tar la vi­sión del ar­qui­tec­to, que in­cluía imá­ge­nes bí­bli­cas ex­te­rio­res e in­te­rio­res en la ca­pi­lla. Tam­bién le preo­cu­pa­ron otros te­mas, que al­can­zó a pre­gun­tar a Fray An­gé­li­co: dón­de se ubi­ca­ría la obra y, tam­bién, si ha­bía ries­gos de ci­clo­nes. En Chile, el gran pe­li­gro a des­pe­jar fue­ron los sis­mos. Aun así, el Par­que Ca­ta­lu­ña es jus­ta­men­te un lu­gar de viento y la ten­sión que pro­du­ce fue una de va­rias prue­bas a re­sol­ver. Gau­dí no es­ta­ba per­di­do. Su di­se­ño so­bre­vi­ve, una vez más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.