La cul­tu­ra del se­xo: Real Sex

La Tercera - - SOCIEDAD -

ES­TA se­ma­na el CNTV re­ve­ló qué pro­gra­mas los ca­na­les de te­le­vi­sión qui­sie­ron eti­que­tar como “cul­tu­ra­les”, pa­ra cum­plir con la cuo­tas mí­ni­mas de ex­hi­bi­ción exi­gi­da por la ley. Más allá de al­gu­nas si­tua­cio­nes im­pre­sen­ta­bles (UCV pro­pu­so Qué Pa­chó y al­go lla­ma­do Los ca­mi­nos de la Igle­sia) y otras du­do­sas ( To­le­ran­cia ce­ro y El in­for­man­te), aquel in­for­me es re­le­van­te por­que po­ne en es­ce­na qué sig­ni­fi­ca di­cho con­cep­to pa­ra una in­dus­tria que no sa­be a dón­de se di­ri­ge o có­mo va a abor­dar su fu­tu­ro o pre­sen­te in­me­dia­to. La cul­tu­ra del se­xo, di­ri­gi­da por Juan Pablo Sa­lla­to y Juan Ig­na­cio Sa­ba­ti­ni, y con­du­ci­da por la ac­triz Nat­ha­lie Ni­cloux y el se­xó­lo­go Ro­dri­go Jar­pa, vie­ne a ha­cer­se car­go de esa pre­gun­ta aun­que la res­pues­ta que en­tre­ga es, a to­das lu­ces, tibia.

Con la idea de re­co­rrer ca­da se- ma­na una ciu­dad dis­tin­ta (Tok­yo, Río, San Francisco, etc.) y do­cu­men­tar có­mo en­fren­tan la se­xua­li­dad, Ni­cloux y Jar­pa dan vuel­ta por sexs­hops, ba­res strip­per, mer­ca­dos, tien­das me­di­ci­na­les, dis­co­te­cas o ta­lle­res de au­to­ayu­da. To­do es­tá fil­ma­do y edi­ta­do de mo­do im­pe­ca­ble aun­que mu­chas ve­ces aque­lla efec­ti­vi­dad se es­tre­lla con una mul­ti­tud de lu­ga­res co­mu­nes, como en el primer epi­so­dio, que abría con los con­duc­to­res ma­ne­jan­do un Mus­tang con­ver­ti­ble rum­bo a Las Ve­gas. Por su­pues­to, se en­tien­den los pa­pe­les Jar­pa y Ni­cloux. Él es el ex­per­to que teo­ri­za y ex­pli­ca cul­tu­ral­men­te el asun­to mien­tras ella apor­ta el pun­to de vis­ta -o la pi­car­día- que pue­de lle­gar a iden­ti­fi­car al es­pec­ta­dor. Su­per­fi­cial­men­te, aque­llo fun­cio­na. Ni­cloux es mu­cho más em­pá­ti­ca que Jar­pa, que pue­de pa­sar de des­pa­char de­va­neos pseu­do­fi­lo­só­fi­cos so­bre la re­la­ción en­tre se­xo, cul­tu­ra y con­su­mo a pre­gun­tar­le a la es­po­sa del due­ño de un club swin­ger bra­si­le­ño có­mo ha­ce pa­ra te­ner el tra­se­ro tan gran­de. Es en esa dis­tan­cia don­de el pro­gra­ma ex­po­ne su prin­ci­pal pro­ble­ma que es una con­fu­sión in­só­li­ta en­tre lo so­lem­ne y lo ba­nal, en­tre el aná­li­sis de los cuer­pos como ca­te­go­rías so­cia­les y el chis­te de do­ble sen­ti­do que es­pe­ra, ex­pec­tan­te, ser di­cho en pan­ta­lla.

En ese sen­ti­do, ca­be pre­gun­tar­se si La cul­tu­ra… es un pro­gra­ma que re­sul­ta re­dun­dan­te pa­ra un mun­do don­de in­ter­net ha ma­si­fi­ca­do no só­lo la por­no­gra­fía sino que, ade­más, ha es­ta­ble­ci­do nuevos mo­dos de in­ter­ac­ción se­xual en­tre los ciu­da­da­nos. Por lo mis­mo, es im­po­si­ble no re­mi­tir­se a las vie­jas emi­sio­nes de Real sex, una se­rie do­cu­men­tal que HBO emi­tió en los 90 y que pa­re­ce ser el mo­de­lo del pro­gra­ma de Ni­cloux y Jar­pa. Real sex era asom­bro­sa­men­te pa­re­ci­do al show de TVN, al re­gis­trar di­ver­sas prác­ti­cas se­xua­les e in­ter­ca­lar­las con con­fe­sio­nes aza­ro­sas en la ca­lle. De­ter­mi­na­do por un con­tex­to his­tó­ri­co, en él po­día ver­se qué sig­ni­fi­ca­ba el se­xo en los años in­me­dia­ta­men­te pos­te­rio­res al Si­da y có­mo, en­tre tan­to freak y pa­ra­fi­lia, po­dían de­fi­nir­se las iden­ti­da­des se­xua­les en el fin del si­glo. En La cul­tu­ra… aquel con­tex­to es­tá au­sen­te y ha si­do re­em­pla­za­do por cier­to exo­tis­mo cha­ba­cano, al mo­do de “La cá­ma­ra via­je­ra” de Sá­ba­dos Gi­gan­tes; como si los chi­le­nos via­ja­ran só­lo pa­ra re­gis­trar lo lo­co que es­tá el res­to del mun­do.

Ese qui­zás es el tono que de­fi­ne al pro­gra­ma y per­mi­te que crez­ca cuan­do cam­bia, como en el ca­pí­tu­lo de­di­ca­do a San Francisco y la cul­tu­ra gay que de­fi­nía su iden­ti­dad ur­ba­na. Ahí se es­ca­pó de cual­quier es­pe­cu­la­ción tu­rís­ti­ca pa­ra ha­cer­se car­go de los es­pa­cios ín­ti­mos de la vida de va­rias pa­re­jas ho­mo­se­xua­les. Ahí los en­tre­vis­ta­dos con­ta­ban có­mo se ha­bían co­no­ci­do y có­mo se ha­bían ca­sa­do, qué sig­ni­fi­ca­ba te­ner hi­jos y cuál era su mo­do de en­fren­tar la re­li­gión. Ahí, Ni­cloux y Jar­pa ape­nas im­por­ta­ban: eran sim­ple­men­te los tes­ti­gos de las vi­das de los otros. Ahí el pro­gra­ma ad­qui­ría cier­to es­pe­sor y pa­re­cía evo­lu­cio­nar, al dar cuen­ta sin es­tri­den­cia de esos re­la­tos co­ti­dia­nos como mo­dos en que los ciu­da­da­nos cons­truían una co­mu­ni­dad sim­bó­li­ca mien­tras se de­te­nían a pen­sar qué sig­ni­fi­ca­ba eso (el se­xo, la fa­mi­lia, la po­lí­ti­ca) pa­ra to­do ellos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.