“El pro­gra­ma de go­bierno de­be ser cohe­ren­te con las de­fi­ni­cio­nes de los par­ti­dos”

Di­rec­tor del CED y ex dipu­tado DC Ex par­la­men­ta­rio DC lla­ma a los le­gis­la­do­res de su par­ti­do a aca­tar las de­fi­ni­cio­nes de la tien­da con­tra­rias al abor­to. Plantea como op­ción de san­ción la ex­pul­sión del par­ti­do. “Veo un chi­pe li­bre en la li­ber­tad de con­cie

La Tercera - - POLÍTICA - Em­ma­nuel Ga­no­ra

Ser­gio Mic­co y Eduar­do Saf­fi­rio, au­to­res del do­cu­men­to “Con­cien­cia y Co­mu­ni­dad en un par­ti­do po­lí­ti­co”, pro­vo­ca­ron un in­ten­so de­ba­te al in­te­rior de la De­mo­cra­cia Cris­tia­na. Es­to, pues los di­rec­ti­vos del Cen­tro de Es­tu­dios del Desa­rro­llo -or­ga­ni­za­ción li­ga­da a la fa­lan­ge- de­fen­die­ron el aca­ta­mien­to a los acuer­dos ema­na­dos de la del V Con­gre­so Ideo­ló­gi­co de la DC que, en­tre otras co­sas, re­cha­za la idea de le­gis­lar so­bre el abor­to te­ra­péu­ti­co.

Lo an­te­rior se con­tra­po­ne a la “li­ber­tad de con­cien­cia” de­fen­di­da por al­gu­nos par­la­men­ta­rios DC pa­ra en­fren­tar el pro­yec­to que des­pe­na­li­za la in­te­rrup­ción del em­ba­ra­zo ba­jo las tres cau­sa­les es­ta­ble­ci­das por el go­bierno; in­via­bi­li­dad fe­tal, vio­la­ción y ries­go de vida de la ma­dre.

El pun­to po­lé­mi­co es que, ade­más, el tex­to de Mic­co y Saf­fi­rio plantea la po­si­bi­li­dad de la “ex­pul­sión” de la co­lec­ti­vi­dad a quie­nes no se so­me­tan a las de­fi­ni­cio­nes de la tien­da.

Ayer, Ser­gio Mic­co, di­jo a ra­dio Coope­ra­ti­va: “Uno tie­ne que ate­ner­se a las con­se­cuen­cias de vio­lar un acuer­do de­mo­crá­ti­co en una ins­ti­tu­ción a la cual per­te­ne­ce (...) la DC no ha acor­da­do li­ber­tad de con­cien­cia”.

En tan­to, el di­rec­tor del CED, Eduar­do Saf­fi­rio, di­jo a La Ter­ce­ra: “Yo en­tré a un par­ti­do y no a una mon­to­ne­ra, y es­ta­ba obli­ga­do a res­pe­tar de­fi­ni­cio­nes doc­tri­na­rias y po­lí­ti­cas en dis­tin­tos ni­ve­les. Y lo que veo aho­ra es que la desins­ti­tu­cio­na­li­za­ción es tan gran­de, que va­mos a un cre­cin­te chi­pe li­bre ba­jo el be­llo ró­tu­lo de la obj e c i ón de c onci e nci a ” , se­ña­ló. El do­cu­men­to ge­ne­ró re­cha­zo den­tro de al­gu­nos par­la­men­ta­rios DC. El chi­pe li­bre fa­vo­re­ce a quie­nes son los ver­da­de­ros se­ño­res feu­da­les den­tro del par­ti­do, que son se­na­do­res y dipu­tados, los que han reac­cio­na­do de una ma­ne­ra gro­tes­ca e, in­clu­so, có­mi­ca. Se vic­ti- “El chi­pe li­bre fa­vo­re­ce a los se­ño­res feu­da­les de los par­ti­dos, que son los dipu­tados y se­na­do­res”. “Es­te pro­yec­to va a ge­ne­rar mu­cho rui­do en la DC y en la N. Ma­yo­ría. No ha­bía ne­ce­si­dad de ir al kir­den gar­den pa­ra pre­ver que es­to iba a ocu­rrir”. mi­zan y di­cen ‘ah, Mic­co y Saf­fi­rio nos quie­ren que­mar en la ho­gue­ra de la in­qui­si­ción. Nos es­tán amen­za­dan­do a no­so­tros, los ob­je­to­res de con­cien­cia’. Pe­ro si han he­cho lo que han que­ri­do du­ran­te to­dos es­tos años en sus dis­tri­tos y cir­cun­crip­cio­nes, to­do el mun­do lo sa­be. En el do­cu­men­to no se plantea ex­pul­sar a na­die. Pe­ro lo plantea ex­pre­sa­men­te como una po­si­bli­dad. Por su­pues­to, una po­si­bi­li­dad úl­ti­ma. Si no se quie­re aca­tar una nor­ma, que­da la po­si­bli­dad de aban­do­nar la or­ga­ni­za­ción de ca­rác­ter vo­lun­ta­ria. No se pue­de pre­ten­der no res­pe­tar los acuer­dos y que, ade­más, no los san­cio­nen. Eso es el des­par­pa­jo, no pa­sa ni en la anar­quía. Los dipu­tados acu­san que el do­cu­men­to los pre­sio­na. Es un lla­ma­do al or­den a los in­di­vi­dua­lis­tas pa­to­ló­gi­cos, un re­cuer­do que de­ben res­pon­der an­te la his­to­ria y los acuer­dos de los par­ti­dos. Es­to es el hi­lo ne­gro, no hay no­ve­dad en lo que es­toy di­cien­do. Y si los le­gis­la­do­res DC fi­nal­men­te son ex­pul­sa­dos, ¿No se­ría un da­ño pa­ra el par­ti­do? Na­die quie­re que pa­se eso. Si ellos no es­tán de acuer­do con la nor­ma­ti­va vi­gen­te, tie­nen el le­gí­ti­mo de­re­cho pa­ra que se ac­ti­ven las ins­tan­cias co­rres­pon­dien­tes que re­vier­tan esas de­ci­sio­nes. La des­pe­na­li­za­ción del abor­to en tres cau­sa­les es una pro­me­sa de cam­pa­ña ra­ti­fi­ca­da en el pro­gra­ma de go­bierno. Pe­ro hay una cláu­su­la ex­pre­sa en es­ta ma­te­ria, ad­vir­tien­do que se po­dría lle­gar a una co­li­sión en­tre los pos­tu­la­dos de la DC fren­te al pro­gra­ma de go­bierno. Y en ese ca­so, ¿qué es lo que pri­ma? ¿Las de­fi­ni­cio­nes de un par­ti­do o el pro­gra­ma de go­bierno? El pro­gra­ma de go­bierno de­be ser cohe­ren­tes con las de­fi­ni­cio­nes de los par­ti­dos y no al re­vés. ¿En­ton­ces el go­bierno no de­be­ría ex­tra­ñar­se de que los le­gis­la­do­res DC re­cha­cen el pro­yec­to? Es­te pro­yec­to va a pro­vo­car mu­cho rui­do en la DC y la Nue­va Ma­yo­ría. No ha­bía ne­ce­si­dad de ir al kin­der gar­den pa­ra pre­ver que es­to iba a ocu­rrir. Fi­nal­men­te, ¿cual es su pos­tu­ra per­so­nal fren­te al abor­to? Es­toy con lo que es­ta­ble­ce el con­gre­so vi­gen­te en ma­te­ria de abor­to te­ra­péu­ti­co; no es ne­ce­sa­rio le­gis­lar, sal­vo la des­pe­na­li­za­ción en ca­so de vio­la­ción, pe­ro en un pr oyect o di s t i nt o a l que co­no­ce­mos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.