La caí­da del úl­ti­mo pró­fu­go del Ca­so Bom­bas

La Tercera - - NACIONAL -

En ju­nio de 2009, Edith González se acer­có a un ca­ra­bi­ne­ro co­no­ci­do pa­ra c o men­tar l e una si­tua­ción que en ese mi­nu­to le an­gus­tia­ba. Su hi­jo, Die­go Ríos González (27), guar­da­ba en su ar­ma­rio pól­vo­ra ne­gra en un bol­so y otros ele­men­tos pa­ra la su­pues­ta fa­bri­ca­ción de ex­plo­si­vos, se­gún in­for­mó más tar­de la Fis­ca­lía Sur, en el mar­co del de­no­mi­na­do Ca­so Bom­bas.

Como cons­ta en la in­da­ga­to­ria, el po­li­cía no du­dó en acu­dir a la Di­rec­ción de In­te­li­gen­cia de Ca­ra­bi­ne­ros (Di­pol­car) y dar cuen­ta de la de­nun­cia. De in­me­dia­to, la Fis­ca­lía Sur so­li­ci­tó una or­den de re­gis­tro del de­par­ta­men­to de Ríos, di­li­gen­cia que se efec­tuó el 24 de ju­nio de ese año.

La mu­jer no se equi­vo­ca­ba. Del lu­gar se in­cau­ta­ron cua­tro ki­los de pól­vo­ra ne­gra, 796 la­tas de azu­fre, tres bol­sas plás­ti­cas de sa­li­tre po­tá­si­co, una ba­lan­za di­gi­tal, un de­to­na­dor eléc­tri­co y una pro­ce­sa­do­ra de ali­men­tos con restos de pól­vo­ra.

Sin em­bar­go, el en­ton­ces es­tu­dian­te de Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de Chile des­apa­re­ció. El Mi­nis­te­rio Pú­bli­co so­lo te­nía en su po­der la evi­den­cia, pe­ro no a Ríos, quien des­de ese 24 de ju­nio co­men­zó a ser bus­ca­do por la PDI.

Mien­tras era ras­trea­do por los pe­ri­tos, nuevos an­te­ce­den­tes co­men­za­ban a sur­gir en la car­pe­ta in­ves­ti­ga­ti­va del ca­so. La Fis­ca­lía Sur, por ejem­plo, iden­ti­fi­có que la pól­vo­ra ne­gra y el de­to­na­dor eléc­tri­co que guar­da­ba Ríos eran si­mi­la­res a los ocu­pa­dos en tres aten­ta­dos ex­plo­si­vos, ocu­rri­dos en San­tia­go, en 2008.

Se­gún sos­tu­vo el fis­cal Sur Francisco Bra­vo ayer en la au­dien­cia de for­ma­li­za­ción, los ele­men­tos en­con­tra­dos en aque­lla ca­sa de Ríos eran si­mi­la­res a los uti­li­za­dos en el aten­ta­do al Ar­zo­bis­pa­do Cas­tren­se, en Pro­vi­den­cia, el 30 de mar­zo de 2008, el cual re­sul­tó frus­tra­do por Ca­ra­bi­ne­ros; a una far­ma­cia en Las Con­des, el 27 de mar­zo de ese mis­mo año; y al ata­que frus­tra­do al edi­fi­cio de la So­fo­fa, el 3 de oc­tu­bre.

A me­di­da de que las prue­bas co­men­za­ban a acu­mu­lar­se, la po- li­cía se acer­ca­ba más al pa­ra­de­ro de Ríos. Ya con la cer­te­za de que no es­ta­ba en Ar­gen­ti­na, lue­go de que se efec­tua­ran una se­rie de di­li­gen­cias con In­ter­pol, los es­fuer­zos por su cap­tu­ra se cen­tra­ron en Chile. Y es­te sá­ba­do, seis años des­pués de alla­nar aquel de­par­ta­men­to que com­par­tía con su ma­dre, en ca­lle Mac Iver, ade­más de la ca­sa oku­pa Johnny Ca­rras­co, a la que con­cu­rría en Pu­dahuel, la po­li­cía lo­gró dar con el pa­ra­de­ro del otro­ra es­tu­dian­te.

Re­con­ci­lia­ción

Las co­sas en­tre Ríos y su ma­dre, sin em­bar­go, cam­bia­ron. Le­jos de to­do ren­cor, se re­fu­gió jus­ta­men­te en la ca­sa de Edith, quien seis años lo ha­bía de­nun­cia­do. Más allá de un dis­tan­cia­mien­to, el mu­cha­cho vol­vió a vi­vir con ella, es­ta vez en la co­mu­na de La Li­gua, Val­pa­raí­so. Se­gún co­men­ta­ron sus cer­ca­nos, am­bos se re­con­ci­lia­ron ya ha­ce tiem­po.

La PDI in­for­mó que ha­bía iden­ti­fi­ca­do a Ríos, pe­se al evi­den­te cam­bio de su apa­rien­cia. Acu­dió al Mi­nis­te­rio Pú­bli­co con una fo­to­gra­fía de có­mo es­ta­ba ha­ce seis años y có­mo es­ta­ba aho­ra. Y, a pe­sar de que te­nía el pe­lo más lar­go, los in­ves­ti­ga­do­res no du­da­ron. Era él.

Al mo­men­to de su de­ten­ción, pa­sea­ba cer­ca de su ca­sa, jun­to a su ma­dre. Su cap­tu­ra pu­so fin a la bús­que­da del úl­ti­mo pró­fu­go vin­cu­la­do al Ca­so Bom­bas (que, a su vez, ter­mi­nó con el so­bre­sei­mien­to de otros 14 impu­tados en el mar­co de es­ta investigación).

A Die­go Ríos no se le impu­taron car­gos te­rro­ris­tas. Ayer, la fis­ca­lía lo for­ma­li­zó por los de­li­tos de te­nen­cia de ele­men­tos ex­plo­si­vos y te­nen­cia de ele­men­tos pa­ra la fa­bri­ca­ción de ex­plo­si­vos.

El Oc­ta­vo Juz­ga­do de Ga­ran­tía de San­tia­go de­cre­tó su pri­sión pre­ven­ti­va, por con­si­de­rar­lo un pe­li­gro pa­ra la so­cie­dad, y fi­jó 30 días pa­ra la investigación. “No es­ta­mos de acuer­do con la re­so­lu­ción del ma­gis­tra­do. Ape­la­re­mos”, di­jo uno de los abo­ga­dos de Ríos, Was­hing­ton Li­za­na.

En tan­to, el fis­cal Francisco Bra­vo, sos­tu­vo que Ríos no es­ta­ría vin­cu­la­do a los aten­ta­dos re­cien­tes, como el de Es­cue­la Mi­li­tar.

Al fi­na­li­zar la au­dien­cia, Ríos se re­ti­ró de la sa­la tran­qui­lo y mi­ran­do a su ma­dre.

FO­TO: AGENCIAUNO.

Die­go Ríos, cu­yo ros­tro no pue­de ser ex­hi­bi­do, y su abo­ga­da, en la au­dien­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.