Egip­to se enluta y sus­pen­de la li­ga

Más de 20 hin­chas mu­rie­ron an­tes del der­bi de El Cairo. En 2012, en Port Said, fa­lle­cie­ron 74 per­so­nas en una tragedia si­mi­lar.

La Tercera - - DEPORTES - Agen­cias

Egip­to sus­pen­dió, de for­ma in­de­fi­ni­da, su li­ga de fút­bol, de­bi­do a los gra­ves dis­tur­bios ocu­rri­dos el domingo en El Cairo, don­de mu­rie­ron de­ce­nas de per­so­nas, en un epi­so­dio que re­fle­ja la ten­sa reali­dad po­lí­ti­ca del país.

La fe­de­ra­ción de fút­bol lo­cal pi­dió que se guar­den tres días de due­lo por los fa­lle­ci­dos, que se­gún fuen­tes ofi­cia­les as­cien­den al me­nos a 20. El pe­rió­di­co es­ta­tal Al-Ah­ram ase­gu­ró ayer que la ci­fra se ele­va has­ta 30 muer­tos.

Se tra­ta de los dis­tur­bios más gra­ves en un par­ti­do en Egip­to des­de f e br e r o de 2012. En­ton­ces, 74 per­so­nas mu­rie­ron en Port Said.

Se­gún los da­tos del Mi­nis­te­rio del In­te­rior, los in­ci­den­tes se pro­du­je­ron cuan­do, el domingo por la tar­de, an­tes del der­bi cai­ro­ta en­tre Za­ma­lek y Enp­pi, mi­les de fans del primer equi­po in­ten­ta­ron in­gre­sar en el es­ta­dio sin en­tra­das. Las fuer­zas de se­gu­ri­dad se lo im­pi­die­ron y, se­gún pu­bli­có la pren­sa, el pá­ni­co se ex­ten­dió.

Los ul­tras egip­cios es­tán con­si­de­ra­dos como un fuer­te blo­que de la opo­si­ción al go­bierno, y fue­ron una par­te im­por­tan­te de las ma­ni­fes­ta­cio­nes que aca­ba­ron con el ré­gi­men de Hos­ni Mu­ba­rak, a co­mien­zos de 2011.

Los en­fren­ta­mien­tos en­tre ba­rra­bra­vas y po­li­cías en Egip­to tie­nen, des­de en­ton­ces, un cla­ro com­po­nen­te po­lí­ti­co. Ha­ce dos años, tras las muer­tes de Port Said, las au­to­ri­da­des de­ci­die­ron que los par­ti­dos se ju­ga­rán sin pú­bli­co, me­di­da que se le­van­tó ha­ce ape­nas un mes.

Mur­ta­da Man­sur, pre­si­den­te del club Za­ma­lek, acu­só a los ul­tras de ha­ber pro­vo­ca­do la vio­len­cia. “La po­li­cía se com­por­tó de un mo­do ejem­plar”, con­tó en una en­tre­vis­ta te­le­vi­si­va el di­ri­gen­te, hom­bre pró­xi­mo a Mu­ba­rak y aho­ra a Ab­del Fat­tah al-Si­si, el ac­tual Pre­si­den­te de Egip­to.

La ver­sión de los afi­cio­na­dos so­bre lo acon­te­ci­do el domingo es muy di­fe­ren­te a la de Man­sur. Se­gún ellos, fue­ron las fuer­zas de se­gu­ri­dad las que pro­vo­ca­ron los al­ter­ca­dos. El gru­po ul­tra de Za­ma­lek, Ji­ne­tes Blan­cos, ha­bló, en su pá­gi­na de Fa­ce­book, in­clu­so de “ma­sa­cre pla­nea­da”, y ase­gu­ró que aún hay per­so­nas des­apa­re­ci­das.

Las au­to­ri­da­des afir­man que los fa­ná­ti­cos in­cen­dia- ron un co­che de po­li­cía, e in­ten­ta­ron im­pe­dir la en­tra­da al es­ta­dio del au­to­bús en el que via­ja­ban los ju­ga­do­res del Za­ma­lek. Ade­más, los me­dios es­ta­ta­les ha­blan de “bar­bu­dos” en­tre los hin­chas, pa­ra de­nun­ciar­los como is­lá­mi­cos.

FO­TO:EFE

Ayer, el funeral de las víc­ti­mas.

FO­TO: EFE

Mi­les de hin­chas con en­tra­das en el es­ta­dio del Za­ma­lek, en ins­tan­tes pre­vios a la tragedia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.