Di­rec­tor de Ma­tar a Un Hom­bre ha­rá fil­me ins­pi­ra­do en ca­so de Mar­tín La­rraín

La Tercera - - SOCIEDAD - Ro­dri­go González M.

Es un asun­to de bue­nos abo­ga­dos. Quien con­si­ga a los me­jo­res se­rá el que fi­nal­men­te lo­gre un fa­llo ju­di­cial que le per­mi­ta res­pi­rar tran­qui­lo y se­guir dur­mien­do por las no­ches. En esos tér­mi­nos se mue­ve la nue­va his­to­ria del di­rec­tor Ale­jan­dro Fernández Al­men­dras, ins­pi­ra­da en el ca­so de Mar­tín La­rraín, hi­jo del ex se­na­dor Carlos La­rraín. La cin­ta vie­ne así a cons­ti­tuir un cohe­ren­te se­gun­do ca­pí­tu­lo en una tri­lo­gía so­bre la jus­ti­cia lo­cal que ya tu­vo su ini­cio en Ma­tar a un hom­bre, car­ta de Chile al Oscar 2015, y con­ti­nua­ría en un fu­tu­ro lar­go­me­tra­je que se lla­ma­rá Hie­rro.

Pro­ta­go­ni­za­da por Agus­tín Silva en el rol del tes­ti­go de un ac­ci­den­te au­to­mo­vi­lís­ti­co con con­se­cuen­cias fa­ta­les pro­vo­ca­do por su ami­go, el fil­me tam­bién ten­drá las ac­tua­cio­nes de Daniel Mu­ñoz, Luis Gnecco, Ale­jan­dro Goic y Pau­li­na Gar­cía. El tí­tu­lo se­rá di­rec­to: Aquí no ha pa­sa­do na­da. “Nues­tro plan es em­pe­zar a ro­dar aho­ra en mar­zo y ha­cer­lo en for­ma rá­pi­da. Pro­ba­ble­men­te fil­me­mos en dos se­ma­nas en una zo­na de la cos­ta cen­tral, cer­ca de Ca­cha­gua o Za­pa­llar. No se­rá ne­ce­sa­ria­men­te en el mis­mo lu­gar don­de ocu­rrió el ac­ci­den­te de Mar­tín La­rraín, que fue en Cu­ra­ni­pe. Se­rá una pe­lí­cu­la de ba­jo cos­to y en prin­ci­pio el equi­po es­tá tra­ba­jan­do sin sueldo al­guno, só­lo por el in­te­rés y las ga­nas de es­tar en es­te pro­yec­to. Par­te del fi­nan­cia­mien­to se­rá a tra­vés del sis­te­ma de crow­fun­ding, es de­cir con coope­ra­ción ma­si­va de apor­tes”, ex­pli­ca Fernández Al­men­dras.

La cin­ta es­tá ba­jo el pa­ra­guas de la com­pa­ñía Ji­ra­fa, que tam­bién ha es­ta­do de­trás de Bon­sái de Cris­tián Ji­mé­nez y El ve­rano de los pe­ces vo­la­do­res de Mar­ce­la Said. Du­ran­te es­ta se­ma­na se ha­rá el anun­cio ofi­cial de es­ta pro­duc­ción, que de­be­ría es­tre­nar­se a fin de año o prin­ci­pios del pró­xi­mo, de acuer­do a las es­ti­ma­cio­nes de su rea­li­za­dor.

Si Ma­tar a un hom­bre des­cri­bía como un tra­ba­ja­dor fo­res­tal to­ma­ba la jus­ti­cia en sus pro­pias ma­nos an­te la inope­ran­cia de los tri­bu­na­les en la lo­ca­li­dad de To­mé, en Aquí no ha pa­sa­do na­da se ras­trea la me­cá­ni­ca de ley

Agus­tín Silva

El ac­tor in­ter­pre­ta­rá a un tes­ti­go de los he­chos. Iba ebrio y no re­cuer­da con cla­ri­dad.

Pau­li­na Gar­cía

in­ter­pre­ta­rá a la ma­dre del per­so­na­je de Agus­tín Silva, ami­go del cho­fer del jeep. des­de el pun­to de vis­ta de quie­nes tie­nen el sis­te­ma le­gal a su fa­vor. “De la mis­ma ma­ne­ra que en Ma­tar a un hom­bre no que­ría mos­trar to­do en blan­co y ne­gro y ha­cer del pro­ta­go­nis­ta una sim­ple víc­ti­ma, aquí tam­po­co me in­tere­sa cru­ci­fi­car al per­so­na­je cen­tral y su ami-

Luis Gnecco

Se­rá el abo­ga­do de la fa­mi­lia aco­mo­da­da a la que per­te­ne­ce el au­tor del atro­pe­llo.

Daniel Mu­ñoz

En­car­na­rá a uno de los abo­ga­dos de la de­fen­sa de la víc­ti­ma del ac­ci­den­te. go. To­do es mu­cho más com­ple­jo de lo que se cree y se mues­tra en los me­dios o en las re­des so­cia­les”, ex­pli­ca Fernández. “Como ci­neas­ta ten­go la obli­ga­ción de es­car­bar más en la reali­dad y ju­gar en un lu­gar in­có­mo­do. Por eso tam­bién la cin­ta es­tá na­rra­da des­de el pun­to de vis­ta de los ‘cui­cos’, por de­cir­lo de al­gu­na for­ma. Por eso el pro­ta­go­nis­ta es un mu­cha­cho que iba en el au­to con su ami­go, que se­gu­ra­men­te es­ta­ba bo­rra­cho, y que a la ho­ra de ha­blar en el pro­ce­so no es­tá se­gu­ro de lo que di­ce. Ni si­quie­ra tie­ne cla­ro si fue su au­to el que atro­pe­lló a la víc­ti­ma”, agre­ga el di­rec­tor.

Investigación en te­rreno

Pa­ra rea­li­zar la cin­ta, Fernández bu­ceó en va­rios cas os s i mi­lar e s , to­man­do como re­fe­ren­cia el de Mar­tín La­rraín: como se sa­be, el hi­jo del ex se­na­dor Carlos La­rraín fue acu­sa­do de atro­pe­llar a Her­nán Ca­na­les con re­sul­ta­do de muer­te en sep­tiem­bre del 2013 en la lo­ca­li­dad de Cu­ra­ni­pe (VIII Re­gión). A fi­nes del 2014, La­rraín fue ab­suel­to por no de­ter­mi­nar­se si el im­pac­to fue en la ru­ta o en la ber­ma. Cu­rio­sa­men­te, los tri­bu­na­les con­de­na­ron a dos ami­gos de La­rraín por obs­truc­ción a la jus­ti­cia.

“To­do tie­ne que ver fi­nal­men­te con el ac­ce­so a los re­cur­sos y a los me­jo­res abo­ga­dos. El co­guio­nis­ta Je­ró­ni­mo Ro­drí­guez, que es abo­ga­do, in­ves­ti­gó bas­tan- te al res­pec­to. Quie­nes tie­nen la po­si­bi­li­dad de de­mos­trar en tri­bu­na­les su inocen­cia son los que ga­nan. Y eso va más allá de la real cul­pa­bi­li­dad de ca­da cuál”, ar­gu­men­ta el rea­li­za­dor, que ade­lan­ta que jun­to a Agus­tín Silva (her­mano del di­rec­tor Sebastián Silva) tam­bién es­ta­rá Pau­li­na Gar­cía en el rol de su ma­dre. Es­te elen­co de im­por­tan­tes fi­gu­ras lo com­ple­tan Daniel Mu­ñoz y Ale­jan­dro Goic, que in­te­gran la de­fen­sa ju­di­cial de la víc­ti­ma, y Luis Gnecco: “Mien­tras el per­so­na­je de Mu­ñoz ha­ce lo que pue­de, te­ne­mos por ejem­plo el rol de Gnecco, que es un abo­ga­do ex­per­to, un tip muy as­tu­to, ami­go de la fa­mi­lia, y que lo mue­ve to­do a fa­vor de ellos en los tri­bu­na­les”.

En prin­ci­pio la cin­ta iba a te­ner el tí­tu­lo de Dawg y fi­nal­men­te cam­bió a Aquí no ha pa­sa­do na­da. Así lo ex­pli­ca Fernández: “’Dawg’ es un tér­mino que nues­tro pro­ta­go­nis­ta usa a ca­da ra­to, ya que ha­ce po­co re­gre­só de Nue­va York, don­de el tér­mino chi­leno de sa­lu­do ‘pe­rro’ o ‘pe­rrín’ tie­ne una tra­duc­ción ca­si li­te­ral en el ‘dawg’ con que se sa­lu­dan los ra­pe­ros de Bush­wick, en Brooklyn”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.