Au­men­tan ca­sos de sol­te­ros en pro­ce­sos de en­la­ce

En 2014, fue­ron 27 las mu­je­res sol­te­ras que adop­ta­ron ni­ños. En 2013, so­lo hu­bo ocho ca­sos.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - O. Fernández

La can­ti­dad de sol­te­ros que as­pi­ran a ser pa­dres va en al­za. Mien­tras en 2013 fue­ron so­lo ocho per­so­nas, el año pa­sa­do se lle­gó a 27 mu­je­res, ci­fra que fue ca­li­fi­ca­da como “his­tó­ri­ca” por Se­na­me.

La di­rec­to­ra de la en­ti­dad, Mar­ce­la La­bra­ña, ex­pli­ca que, son las mu­je­res las más in­tere­sa­das en adop­tar, por lo que par­ti­ci­pan del pro­ce­so con ma­yor in­te­rés y que, ade­más, las sol­te­ras es­tán más abier­tas a con­for­mar una fa­mi­lia con un me­nor que no sea re­cién

Her­ma­nos

De los 590 en­la­ces que se con­cre­ta­ron du­ran­te el año pa­sa­do, 469 co­rres­pon­den a pa­dres re­si­den­tes en Chile, mien­tras que los 121 res­tan­tes re­si­den fue­ra del país, prin­ci­pal­men­te en Eu­ro­pa, ci­fra que con­fi­gu­ra un au­men­to del 11% en com­pa­ra­ción a 2013 (ver pá­gi­na 4).

Ade­más, en­tre los pro­ce­sos cur­sa­dos por pa­dres chi­le­nos, el 15% fue de ni­ños y ni­ñas que fue­ron adop­ta­dos jun­to a sus her­ma­nos, per­mi­tién­do­les man­te­ner­se uni­dos y con­ser­var par­te de su an­ti­gua fa­mi­lia. “El prin­ci­pio de in­se­pa­ra­bi­li­dad de los her­ma­nos es­tá en la ley de adop­ción. Ahí se es­ta­ble­ce que, si los ni­ños que es­tán en si­tua­ción de ser adop­ta­dos son her­ma­nos, el tri­bu­nal pro­cu­ra­rá que los adop­ten los mis­mos so­li­ci­tan­tes. La idea de es­to es que la adop­ción no les cau­se un nue­vo da­ño o una nue­va sen­sa­ción de pér­di­da”, agre­ga La­bra­ña.

Jo­sé Luis Ga­laz (42) jun­to a su es­po­sa adop­ta­ron a tres me­no­res, her­ma­nos en­tre sí, ha­ce un año y me­dio. Ro­si­ta tie­ne tres años e Ig­na­cio con Sebastián, quie­nes son me­lli­zos, tie­nen cua­tro años.

“Des­pués de in­ten­tar­lo du­ran­te cin­co años, nos di­mos cuen­ta que no te­nía­mos la op­ción de te­ner hi­jos bio­ló­gi­cos y op­ta­mos por adop­tar”, ex­pli­ca Jo­sé Luis.

To­ma­ron es­ta de­ci­sión tras des­car­tar tra­ta­mien­tos pa­ra ser pa­dres. “Am­bos tra­ba­ja­mos en el área cien­tí­fi­ca, yo soy bio­quí­mi­co y mi se­ño­ra es en­fer­me­ra y co­no­ce­mos la reali­dad. Sa­be­mos que el por­cen­ta­je de éxi­to de una in­se­mi­na­ción ar­ti­fi­cial es ba­jo. Tam­bién pen­sa­mos en vien­tres de al­qui­ler, pe­ro no era nues­tra op­ción”.

Así, en 2011 se acer­ca­ron al Se­na­me.“Fui­mos a las char­la de orien­ta­ción y em­pe­za­mos el pro­ce­so que du­ró cer­ca de un año y me­dio, con psi­có­lo­gos que nos iban eva­luan­do. Nos di­je­ron que po­día­mos adop­tar a un ni­ño, pe­ro un mes des­pués nos lla­ma­ron del Se­na­me y nos se­ña­la­ron que nues­tra eva­lua­ción era sú­per po­si­ti­va y que nos te­nían un ca­so es­pe­cial, que eran tres her­ma­nos. Nos con­ta­ron su his­to­ria, nos mos­tra­ron fo­tos y no­so­tros, con mi na­ci­do. “El año 2014 hu­bo una ci­fra his­tó­ri­ca de sol­te­ras que adop­ta­ron. Es­to se pro­du­jo a pe­sar de que, ac­tual­men­te, los sol­te­ros jun­to con los viu­dos y di­vor­cia­dos, es­tán en el úl­ti­mo lu­gar de pre­fe­ren­cia de acuer­do a la ley de 1999”, di­ce La­bra­ña.

La nor­ma­ti­va vi­gen­te en­tre­ga prio­ri­dad a los ma­tri­mo­nios re­si­den­tes en Chile y, a con­ti­nua­ción, a los que re­si­den en el ex­tran­je­ro. Los sol­te­ros y viu­dos, en cam­bio, ocu­pan la ter­ce­ra op­ción. Sin em­bar­go, el pro­yec­to de ley que se dis­cu­te en el Con­gre­so mo­di­fi­ca es­te or­den, de­jan­do en igual­dad de con­di­cio­nes a to­dos los re­si­den­tes en Chile, in­de­pen­dien­te de su es­ta­do ci­vil y, en se­gun­do lu­gar, a los ma­tri­mo­nios que vi­ven

3 Eva­lua­cio­nes en el ex­tran­je­ro.

Se es­pe­ra que, con es­te nue­vo con­tex­to le­gal, la ten­den­cia de sol­te­ros que adop­tan pue­da se­guir en au­men­to. To­do, con mi­ras a im­pul­sar y fa­ci­li­tar los pro­ce­sos, pa­ra en­con­trar el me­jor pa­dre o ma­dre pa­ra un ni­ño o ni­ña.

Como re­qui­si­to pa­ra es­tos en­la­ces, las per­so­nas de­ben ser ma­yo­res de 25 años y me­no­res de 60 y te­ner una di­fe­ren­cia de edad de, al me­nos, 20 años con el me­nor que se­rá adop­ta­do. A los ma­tri­mo­nios, a me­nos que al­guno o am­bos sean in­fér­ti­les, les pi­den dos años de ca­sa­dos. Cum­plién­do­se es­tos cri­te­rios, se ini­cia la eva­lua­ción fí­si­ca, men­tal, psi­co­ló­gi­ca y mo­ral que rea­li­za an­te el Se­na­me, has­ta ser de­cla­ra­dos idó­neos. Se ve­ri­fi­ca­rá si los pos­tu­lan­tes cum­plen los re­qui­si­tos le­ga­les y téc­ni­cos pa­ra con­ti­nuar el pro­ce­so. Pos­te­rior­men­te se les de­ri­va a eva­lua­ción so­cial y psi­co­ló­gi­ca.

3 Cum­pli­mien­to de re­qui­si­tos Si es de­cla­ra­do idó­neo pa­ra adop­tar, in­gre­sa al re­gis­tro na­cio­nal de pos­tu­lan­tes. Lue­go de es­to, los in­tere­sa­dos po­drán ser con­si­de­ra­dos como as­pi­ran­te a la adop­ción.

3 Pe­rio­do de acom­pa­ña­mien­to Se­gún las ne­ce­si­da­des del un ni­ño o ni­ña, se le asig­na una fa­mi­lia adop­ti­va. El tri­bu­nal de fa­mi­lia fi­nal­men­te es el que au­to­ri­za la adop­ción.

3 Se­gui­mien­to a las fa­mi­lias Los pa­dres asis­ten a ta­lle­res postadop­ti­vos y se ha­ce un se­gui­mien­to a al gru­po fa­mi­liar en ba­se a vi­si­tas do­mi­ci­lia­rias. se­ño­ra, nos mi­ra­mos y di­ji­mos que sí de in­me­dia­to. Fue al­go que nos na­ció y ha si­do al­go ex­tra­or­di­na­rio”.

Los cos­tos de ser pa­dres

Ade­más del Se­na­me, que el año pa­sa­do r e a l i z ó e l 82% de las adop­cio­nes en el país, exis­ten otras cua­tro fun­da­cio­nes- Chi­le­na de la Adop­ción, San Jo­sé, Mi Ca­sa y el Ins­ti­tu­to Chi­leno de Co­lo­nias y Cam­pa­men­tos- que es­tán au­to­ri­za­das pa­ra rea­li­zar es­tos en­la­ces.

Los en­la­ces de adop­ción pa­ra los pa­dres, de­pen­dien­do de la en­ti­dad, tie­nen va­lo­res aso­cia­dos que van des­de do­na­cio­nes vo­lun­ta­rias, apor­tes de un in­gre­so bru­to men­sual -que se des­ti­na a cu­brir los ser­vi­cios del equi­po de pro­fe­sio­na­les que in­ter­vie­nen a lo lar­go del pro­ce­sohas­ta un apor­te ba­sal de $2.780.000.

En el ca­so de Se­na­me, los pa­dres de­ben cos­tear las eva­lua­cio­nes so­cia­les y psi­co­ló­gi­cas pa­ra re­co­no­cer­los como idó­neos, que as­cien­den a 13 UF, unos $310.000.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.