Ita­lia, No­rue­ga y Fran­cia son los prin­ci­pa­les paí­ses don­de se adop­tan ni­ños chi­le­nos

En 2014, uno de ca­da cin­co me­no­res que par­ti­ci­pó en es­tos pro­ce­sos fue re­ci­bi­do por una pa­re­ja que re­si­de en el ex­tran­je­ro. En­tre 2005 y 2014, ca­si un mi­llar de me­no­res ha si­do aco­gi­do y cria­do en ho­ga­res fue­ra de nues­tras fron­te­ras.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - O. Fernández, S. Ro­drí­guez, G. San­do­val y C. P. Pem­jean

Las cifras son elo­cuen­tes. Se­gún da­tos del Se­na­me, en 2 01 4 se e f e c t ua­ron 590 adop­cio­nes. Y de ellas, 121 en­la­ces, o sea una de ca­da cin­co, fue­ron so­li­ci­ta­das por per­so­nas que re­si­den en el ex­tran­je­ro.

El in­di­ca­dor in­clu­so au- men­tó res­pec­to de 2013, cuan­do es­tos pro­ce­sos lle­ga­ron a 109. Y si se con­si­de­ran los úl­ti­mos diez años (en­tre 2005 y 2014), los ni­ños chi­le­nos adop­ta­dos por re­si­den­tes fo­rá­neos su­man 954.

Se­na­me es la au­to­ri­dad cen­tral pa­ra es­te te­ma (aun­que tam­bién hay otros cua­tro or­ga­nis­mos acre­di­ta­dos). Allí se in­for­ma que “los prin- ci­pa­les paí­ses con quie­nes nos re­la­cio­na­mos son No­rue­ga, Bél­gi­ca, Ale­ma­nia, Fran­cia, Ita­lia y Nue­va Ze­lan­da, a tra­vés de sus en­ti­da­des ofi­cia­les en Chile, pa­ra ope­rar con nues­tros pro­gra­mas de adop­ción”.

Oriet­ta Ore­lla­na, asis­ten­te so­cial del área Adop­ción In­ter­na­cio­nal, ex­pli­ca que es­te te­ma se en­cuen­tra re­gu­la­do a tra­vés del Con­ve­nio de La Ha­ya, fir­ma­do en 1999.

“Una vez he­cho el en­la­ce, se es­ta­ble­ce un año de se­gui­mien­to obli­ga­to­rio al me­nor, pe­ro Se­na­me ex­tien­de ese pe­rio­do a dos años, con in­for­mes ca­da seis me­ses, pa­ra co­no­cer có­mo ha si­do su vin­cu­la­ción con su nue­va fa­mi­lia. Ade­más, exis­ten va­rias or­ga­ni­za­cio­nes en nues­tro país que tra­ba­jan con no­so­tros y con fun­da­cio­nes de adop­ción de otras fron­te­ras”, des­ta­ca.

Sin em­bar­go, tam­bién sub­ra­ya que siem­pre se pri­vi­le­gia a pa­dres que vi­van en Chile, por las fa­ci­li­da­des so­cio-cul­tu­ra­les que eso re­pre­sen­ta pa­ra el me­nor. En­tre los exi­gen­tes re­qui­si­tos que de­be cum­plir una fa­mi­lia pos­tu­lan­te ex­tran­je­ra (se det a l l a n en www.se­na­me.cl) fi­gu­ran el que los ni­ños sean ca­si siem­pre ma­yo­res de 5 años de edad, sal­vo que ten­gan al­gún pro­ble­ma de sa­lud fí­si­ca o per­te­nez­can a un gru­po de her­ma­nos.

Ma­ría Ele­na González, di­rec­to­ra eje­cu­ti­va de Fun­da­ción Chi­le­na de la Adop­ción, apun­ta que “nues­tra ex­pe­rien­cia in­ter­na­cio­nal no es de­ma­sia­da, pe­ro la que hay es muy po­si­ti­va. Paí­ses como Ita­lia, No­rue­ga y, en ge­ne­ral, Eu­ro­pa, tie­nen una cul­tu­ra muy avan­za­da res­pec­to del te­ma de adop­cio­nes. Por lo mis­mo, aquí son los que in­ter­vie­nen con más ins­ti­tu­cio­nes acre­di­ta­das”.

Vi­vian Ga­laz, coor­di­na­do­ra le­gal de la Fun­da­ción San Jo­sé, aña­de que “mu­chos re- En Chile, la adop­ción de ni­ños por re­si­den­tes en el ex­tran­je­ro es­tá

re­gu­la­da en el Con­ve­nio de La Ha­ya,

fir­ma­do en 1999. La eva­lua­ción de los pa­dres pos­tu­lan­tes se efec­túa siem­pre en su

país de re­si­den­cia, in­de­pen­dien­te de su

na­cio­na­li­dad.

Los pro­gra­mas de adop­ción al ex­tran­je­ro los efec­túa Se­na­me e

ins­ti­tu­cio­nes acre­di­ta­das, y el fa­llo lo

dic­ta un tri­bu­nal. si­den­tes ex­tran­je­ros vie­nen a adop­tar a Chile de­bi­do a nues­tro al­to pres­ti­gio en cuan­to a la tra­mi­ta­ción y trans­pa­ren­cia de los pro­ce­sos de adop­ción, en los cua­les siem­pre se vela, de ma­ne­ra muy es­tric­ta, por el bie­nes­tar del ni­ño”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.