Ob­je­ción de con­cien­cia

La Tercera - - OPINIÓN - Cecilia Se­púl­ve­da

CO­NO­CI­DO EL pro­yec­to de ley del go­bierno que des­pe­na­li­za la in­te­rrup­ción vo­lun­ta­ria del em­ba­ra­zo en tres cau­sa­les, se ha ge­ne­ra­do un in­ten­so de­ba­te. Los ca­tó­li­cos y los sec­to­res con­ser­va­do­res del país han es­gri­mi­do que la ob­je­ción de con­cien­cia que es­ta­ble­ce el pro­yec­to pa­ra los mé­di­cos -la que de­be ma­ni­fes­tar­se en for­ma pre­via y por es­cri­to pa­ra abs­te­ner­se de in­te­rrum­pir un em­ba­ra­zo-, de­be ha­cer­se ex­ten­si­ble a las ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud co­rres­pon­dien­tes.

Tres as­pec­tos son re­le­van­tes en es­ta dis­cu­sión: la ob­je­ción de con­cien­cia es in­di­vi­dual y no co­lec­ti­va, cor­po­ra­ti­va o ins­ti­tu­cio­nal; nin­gu­na per­so­na o ins­ti­tu­ción, in­de­pen­dien­te de su creen­cia, de­be im­po­ner a otros su mo­do de pen­sar so­bre es­ta ma­te­ria, in­clu­yen­do a su pro­pio per­so­nal; y ase­gu­rar la ayu­da mé­di­ca a cual­quier mu­jer que lo ne­ce­si­te, ya sea aten­dién­do­la o de­ri­ván­do­la a un cen­tro asis­ten­cial, ya que no pue­de po­ner­se en ries­go su vida.

Se­gún la pers­pec­ti­va bioética, la ob­je­ción de con­cien­cia re­pre­sen­ta la ne­ga­ti­va del in­di­vi­duo, so­bre la ba­se de su au­to­no­mía y au­to­de­ter­mi­na­ción, pa­ra eje­cu­tar una ac­ción de­ri­va­da de un man­da­to le­gal, ju­rí­di­co o ad­mi­nis­tra­ti­vo que al­te­re o vul­ne­re sus prin­ci­pios mo­ra­les, re­li­gio­sos o ideo­ló­gi­cos. Si con­si­de­ra­mos la con­cien­cia per­te­ne­cien­te só­lo a la es­fe­ra in­di­vi­dual, in­he­ren­te al ser hu­mano, es po­si­ble en­ten­der la ob­je­ción de con­cien­cia como una de­ci­sión per­so­nal, no pu­dien­do ser am­plia­da a una de­ci­sión de ín­do­le co­lec­ti­va ni ins­ti­tu­cio­nal.

En la prác­ti­ca clí­ni­ca, el pro­ble­ma ra­di­ca en el le­gí­ti­mo de­re­cho del ob­je­tor a la li­ber­tad de con­cien­cia y en el le­gí­ti­mo de­re­cho de las per­so­nas a re­ci­bir una aten­ción de sa­lud opor­tu­na. La ob­je­ción de con­cien­cia en la prác­ti­ca clí­ni­ca no pue­de ni de­be ser ab­so­lu­ta, de­bien­do plan­tear­se siem­pre en for­ma pru­den­te, sin im­po­si­cio­nes y só­lo como una ex­cep­ción, to­da vez que pre­sen­ta lí­mi­tes bien de­fi­ni­dos.

Una ge­nui­na ob­je­ción de con­cien­cia no es ha­cia las per­so­nas, sino ha­cia una ac­ción di­rec­ta es­pe­cí­fi­ca, por lo que en nin­gún ca­so se de­bie­ra ne­gar la asis­ten­cia como apo­yo a la con­di­ción que el pa­cien­te ame­ri­ta. Por ejem­plo, un pro­fe­sio­nal ob­je­tor de con­cien­cia al abor­to pue­de ob­je­tar el pro­ce­di­mien­to, pe­ro no pue­de ne­gar­se al cui­da­do mé­di­co o de co­la­bo­ra­ción mé­di­ca an­tes o des­pués de efec­tua­do el pro­ce­di­mien­to por un pro­fe­sio­nal no ob­je­tor.

La ob­je­ción de con­cien­cia, en­mar­ca­da en el res­pe­to por la dig­ni­dad hu­ma­na de los in­vo­lu­cra­dos, no pue­de ser ab­so­lu­ta, de­bien­do plan­tear­se como una me­di­da ex­cep­cio­nal.

Pa­ra ello es esen­cial es­ta­ble­cer que no co­rres­pon­da a una ba­na­li­za­ción de la li­ber­tad de con­cien­cia, sim­pli­fi­can­do la to­ma de de­ci­sio­nes sin la ade­cua­da re­fle­xión so­bre los ar­gu­men­tos o fun­da­men­tos que mo­ti­van la ob­je­ción.

La ley de­be­rá ase­gu­rar que se­rá po­si­ble una aten­ción opor­tu­na y de ca­li­dad a to­das las mu­je­res que re­quie­ran in­te­rrum­pir su em­ba­ra­zo por al­gu­na de las tres cau­sa­les. En el ca­so de ins­ti­tu­cio­nes de sa­lud pri­va­das en las cua­les to­dos los mé­di­cos sean ob­je­to­res, si tie­nen po­bla­ción asig­na­da del sis­te­ma de sa­lud pú­bli­ca en vir­tud de con­ve­nios con Fo­na­sa, se­rá im­pres­cin­di­ble con­tar con pro­to­co­los pre­ci­sos pa­ra que se dé res­pues­ta a la vo­lun­tad de esas mu­je­res. En ma­te­ria de abor­to, es­te de­re­cho no pue­de ser ab­so­lu­to, de­bien­do plan­tear­se como una me­di­da ex­cep­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.