Opor­tuno y ne­ce­sa­rio

La Tercera - - OPINIÓN - Juan Ig­na­cio Bri­to

DES­DE HA­CE un tiem­po, el pro­fe­sor Hu­go He­rre­ra vie­ne ejer­cien­do el in­com­pren­di­do rol de con­cien­cia crí­ti­ca de la de­re­cha chi­le­na. Su con­sa­gra­ción de­fi­ni­ti­va en ese pa­pel va de la mano con la re­cien­te pu­bli­ca­ción de La de­re­cha en la Cri­sis del Bi­cen­te­na­rio, un tra­ba­jo tan in­tere­san­te como opor­tuno. Aho­ra que ese sec­tor po­lí­ti­co bus­ca orien­ta­ción pa­ra re­or­ga­ni­zar­se des­de las ce­ni­zas de la de­rro­ta, el es­cán­da­lo, la con­fu­sión ideo­ló­gi­ca y la pér­di­da de iden­ti­dad, la lec­tu­ra del li­bro del aca­dé­mi­co de la UDP re­sul­ta muy ne­ce­sa­ria.

He­rre­ra de­nun­cia la “pa­rá­li­sis con­tem­pla­ti­va” en que ha caí­do la de­re­cha, pro­duc­to de que “ca­re­ce de un apa­ra­to con­cep­tual su­fi­cien­te­men­te den­so y so­fis­ti­ca­do” pa­ra ha­cer fren­te a una co­yun­tu­ra en que se ha pro­du­ci­do lo que Francisco An­to­nio En­ci­na des­cri­bió como un des­ajus­te en­tre aque­llo a lo que as­pi­ra el pue­blo y lo que es­tán en con­di­cio­nes de en­tre­gar las ins­ti­tu­cio­nes y el sis­te­ma eco­nó­mi­co.

De ma­ne­ra no to­tal­men­te con­vin­cen­te, el au­tor se­ña­la que vi­vi­mos un cam­bio de ci­clo. Se echa de me­nos ma­yor ri­gor en la ca­rac­te­ri­za­ción de las “sie­te al­te­ra­cio­nes sig­ni­fi­ca­ti­vas” que mar­ca­rían la nue­va eta­pa que des­pun­ta. Abun­dan aquí los lu­ga­res co­mu­nes, las pre­fe­ren­cias per­so­na­les y la fal­ta de in­di­ca­do­res que jus­ti­fi­quen el diag­nós­ti­co, a pro­pó­si­to de lo cual es di­fí­cil no re­cor­dar la ad­ver­ten­cia del cien­tis­ta po­lí­ti­co Ja­mes Q. Wil­son, quien so­lía re­pe­tir que un buen aná­li­sis no de­pen­de só­lo de las opi­nio­nes po­lí­ti­cas, sino tam­bién de he­chos y da­tos con­cre­tos.

El li­bro co­bra ma­yor vue­lo cuan­do re­co­mien­da a la de­re­cha re­cu­pe­rar las tra- di­cio­nes que la de­fi­nie­ron du­ran­te el si­glo XX, en­car­na­das en in­te­lec­tua­les como En­ci­na, Al­ber­to Ed­wards, Ma­rio Gón­go­ra y Jai­me Guz­mán, y en ten­den­cias his­tó­ri­cas ordenadas en torno a dos ejes: li­be­ral/no li­be­ral y cris­tiano/lai­co. Aquí el apor­te de He­rre­ra es no­ta­ble, pues al de­mos­trar que ha exis­ti­do una re­la­ción cla­ra en­tre pen­sa­mien­to y ac­ción po­lí­ti­ca en la de­re­cha chi­le­na, ayu­da a es­ta­ble­cer las cau­sas de la pos­tra­ción que su­fre hoy ese sec­tor. Es­ta se tra­du­ce en que la de­re­cha ha per­di­do pre­sen­cia en las “es­truc­tu­ras de po­der le­gí­ti­mo” y en que uti­li­za un dis­cur­so de gue­rra fría no acor­de con el mo­men­to ac­tual.

La sugerencia de He­rre­ra de que es re­co­men­da­ble dar­se tiem­po pa­ra una pau­sa re­fle­xi­va (“hay que no ha­cer”) se­gu­ra­men­te obe­de­ce a la con­di­ción de aca­dé­mi­co de quien la pro­po­ne. La de­re­cha es un sec­tor po­lí­ti­co, y como tal de­be am­bi­cio­nar el po­der. Por ello, no tie­ne tiem­po que per­der: su desafío es ha­cer to­do bien y ha­cer­lo aho­ra mis­mo, pues con­ti­nuar ce­dien­do es­pa­cios an­te una iz­quier­da de­ci­di­da pue­de re­sul­tar fa­tal. Re­quie­re una re­or­ga­ni­za­ción, lí­de­res ca­ris­má­ti­cos, di­ver­si­dad ideo­ló­gi­ca, cor­tar su de­pen­den­cia con los em­pre­sa­rios y, so­bre to­do, una pro­pues­ta só­li­da y po­pu­lar que va­ya más allá de pro­gra­mas que pa­re­cen lis­tas de su­per­mer­ca­do. No exis­ten ata­jos en es­te ca­mino, uno de cu­yos re­qui­si­tos es en­trar a fon­do en la dis­cu­sión in­te­lec­tual que pro­mue­ve el pro­fe­sor He­rre­ra. La de­re­cha es un sec­tor po­lí­ti­co, y como tal de­be am­bi­cio­nar el po­der. Por ello, su desafío es ha­cer to­do bien y ha­cer­lo aho­ra mis­mo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.