Pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma acu­só sen­tir­se “agre­di­do” en Bo­li­via

Ma­gis­tra­do fue la úni­ca au­to­ri­dad chi­le­na en asun­ción de man­do de Evo Mo­ra­les en La Paz. Juez re­co­no­ció mo­les­tia an­te en­to­na­ción de himno bo­li­viano que reivin­di­ca te­rri­to­rios.

La Tercera - - POLÍTICA - Em­ma­nuel Ga­no­ra

con­ven­ci­dos de que par­ti­ci­pa­re­mos en las pró­xi­mas elec­cio­nes mu­ni­ci­pa­les cons­ti­tui­dos como par­ti­do”, di­jo el se­cre­ta­rio ge­ne­ral del mo­vi­mien­to, Jor­ge Saint Jean. Una ac­ti­vi­dad que se re­mi­ti­ría a una ac­ti­vi­dad pro­to­co­lar, ter­mi­nó pro­vo­can­do una fuer­te in­co­mo­di­dad, se­gún se­ña­ló ayer el pre­si­den­te de la Cor­te Su­pre­ma, Ser­gio Mu­ñoz.

Fue el 22 de enero. Ese día el ma­gis­tra­do es­tu­vo en La Paz pa­ra asis­tir, re­pre­sen­tan­do al Es­ta­do de Chile, a la trans­mi­sión de man­do de Bo­li­via, ce­re­mo­nia don­de el pre­si­den­te Evo Mo­ra­les asu­mió su ter­cer man­da­to.

Lue­go de los ri­tos de ri­gor y del dis­cur­so del man­da­ta­rio, el even­to ce­rró con la in­ter­pre­ta­ción del “Himno al Li­to­ral (al te­rri­to­rio bo­li­viano cau­ti­vo)”, com­po­si­ción que reivin­di­ca la po­se­sión de an­ti­guos te­rri­to­rios bolivianos per­di­dos tras la Gue­rra del Pa­cí­fi­co en 1879.

“An­to­fa­gas­ta, tie­rra her­mo­sa/To­co­pi­lla, Me­ji­llo­nes, jun­to al mar/Con Co­bi­ja y Ca­la­ma, otra vez/A Bo­li­via vol­ve­rán”, en­to­nó la guar­dia mi­li­tar pa­ra mo­les­tia del juez Mu­ñoz.

“Me sen­tí agre­di­do”, re­co­no­ció ayer el ma­gis­tra­do a ra­dio Coope­ra­ti­va, re­cal­can­do otra de sus sor­pre­sas: “Nun­ca ha­bía es­ta­do pre­sen­te en la trans­mi­sión del man­do de un Pre­si­den­te a sí mis­mo”, di­jo.

“Lo que me preo­cu­pó al con­cu­rrir a esa ce­re­mo­nia, es que al tér­mino de ella, que es una ce­re­mo­nia ofi­cial, se in­ter­pre­ta la can­ción na­cio­nal de Bo­li­via y lue­go me sor­pren­dí con la in­ter­pre­ta­ción de otra can­ción”, agre­gó Mu­ñoz.

“De acuer­do a la ave­ri­gua­ción que pos­te­rior­men­te hi­ce, se tra­ta de una mar­cha de la Ar­ma­da en que ellos ha­cen ex­pre­sa men­ción a que re­cu­pe­ra­rán Me­ji­llo­nes, Ca- la­ma y An­to­fa­gas­ta”, ex­pli­có la au­to­ri­dad ju­di­cial, sub­ra­yan­do que “me sen­tí agre­di­do y por eso ma­ni­fes­té mi preo­cu­pa­ción” a las au­to­ri­da­des chi­le­nas. Acá, en tan­to, le ex­pli­ca­ron que és­ta era una can­ción ha­bi­tual y que, de acuer­do a los có­di­gos de la di­plo­ma­cia, una for­ma de pro­tes­tar an­te el himno era no es­cu­char­la de pie.

L a mol e s t i a d e Mu­ñoz tu­vo eco en las au­to­ri­da­des del Eje­cu­ti­vo. “El himno que reivin­di­ca ciu­da­des chi­le­nas, es una de­mos­tra­ción más de lo que in­ten­ta ha­cer Bo­li­via en La Ha­ya: des­co­no­cer el tra­ta­do de 1904. Es un dato va­lio­so pa­ra la con­si­de­ra­ción de los jue­ces”, di­jo el Can­ci­ller (s) Ed­gar­do Ri­ve­ros. El vocero (s) de go­bierno, Jo­sé An­to­nio Gómez, aña­dió: “Lo que uno es­pe­ra cuan­do lo in­vi­tan a su ca­sa, es que no lo agre­dan. Si en es­te ca­so pa­só eso, es la­men­ta­ble”.

Ser­gio Mu­ñoz fue la úni­ca au­to­ri­dad que re­pre­sen­tó a Chile en aque­lla ce­re­mo­nia, lue­go que la Pre­si­den­ta Mi­che­lle Ba­che­let y el Can­ci­ller Heraldo Mu­ñoz, se ex­cu­sa­ran de asis­tir a la trans­mi­sión de man­do del Pre­si­den­te Mo­ra­les.

FO­TO: AFP/AR­CHI­VO

Evo Mo­ra­les asu­mió en enero su ter­cer man­da­to como Pre­si­den­te de Bo­li­via.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.