La prin­ci­pal cau­sa de mul­tas a cár­ce­les con­ce­sio­na­das es por ma­la alimentación

Se­gún da­tos del MOP en­tre­ga­dos por trans­pa­ren­cia, en sie­te años el mon­to de las san­cio­nes por es­te ítem su­pe­ran los $ 832 mi­llo­nes. Su­man­do otros in­cum­pli­mien­tos, como man­ten­ción, sa­lud y re­in­ser­ción, se han exi­gi­do pa­gos por $ 2 mil mi­llo­nes. El Mi­nis­ter

La Tercera - - NACIONAL - Mar­jory Mi­ran­da O.

El so­bre­pe­so de un in­terno de una cár­cel con­ce­sio­na­da se pue­de tra­du­cir en una mul­ta a la em­pre­sa que ad­mi­nis­tra el re­cin­to, la que de­be­rá pa­gar por no cum­plir con el ítem de alimentación ade­cua­da a la po­bla­ción pe­nal.

Es­ta es una de las exi­gen­cias del con­tra­to en­tre la con­ce­sio­na­ria y el Mi­nis­te­rio de Obras Pú­bli­cas, tras la li­ci­ta­ción de los ocho pe­na­les que, des­de 2002, exis­ten en el país. Se­gún da­tos en­tre­ga­dos por el MOP a La Ter­ce­ra, vía trans­pa­ren­cia, de los $ 2.293 mi­llo­nes cur­sa­dos en mul­tas, en­tre 2007 y 2014 , un 36% ($ 832 mi­llo­nes), fue por pro­ble­mas en la alimentación. A es­to le si­guen in- cum­pli­mien­tos en la man­ten­ción de la in­fra­es­truc­tu­ra de la cár­cel, y te­mas de ac­ce­so a sa­lud ( ver in­fo­gra­fía).

Des­de el Mi­nis­te­rio de Jus­ti­cia in­di­ca­ron que los pe­na­les son fis­ca­li­za­dos se­gún el gru­po con­ce­sio­na­rio. El gru­po 1 co­rres­pon­de a las cár­ce­les de Al­to Hos­pi­cio, La Se­re­na y Ran­ca­gua; el 2 son los re­cin­tos de An­to­fa­gas­ta y Con­cep­ción; y fi­nal­men­te el 3 que co­rres­pon­de a los pe­na­les de San­tia­go 1, Val­di­via y Puer­to Montt.

“Las mul­tas en el con­tra­to, son pro­pues­tas por la ins­pec­ción fis­cal de ex­plo­ta­ción al di­rec­tor ge­ne­ral de Obras Pú­bli­cas, ins­tan­cia en la cual pue­de ape­lar el con­ce­sio­na­rio”, se­ña­lan des­de Jus­ti­cia, y agre­gan que las san­cio­nes son “un in­di­ca­dor que per­mi­te co­no­cer el es­ta­do de los ser­vi­cios pe­ni­ten­cia­rios con ma­yo­res in­con­ve­nien­tes y las ne­ce­si­da­des de me­di­das a adop­tar”.

En los tres gru­pos se en­con­tra­ron in­cum­pli­mien­tos por “va­lo­res fue­ra de ran­go” en el ser­vi­cio de alimentación. La nor­ma exi­ge que el apor­te ca­ló­ri­co dia­rio de un reo sea de 2.400 ca­lo­rías, al su­mar la in­ges­ta del desa­yuno, al­muer­zo y la ce­na.

Pa­ra el pre­si­den­te del Co­le­gio de Nu­tri­cio­nis­tas, Sa­muel Du­rán, “las al­te­ra­cio­nes pue­den res­pon­der a va­rios fac­to­res; uno de ellos es la com­po­si­ción de la ra­ción, por­que un pla­to pue­de te­ner la can­ti­dad jus­ta de arroz o fi­deos, pe­ro se usa más acei­te pa­ra su ela­bo- ra­ción, y au­men­ta la can­ti­dad de ca­lo­rías. Tam­bién in­flu­ye fal­ta de ac­ti­vi­dad fí­si­ca”.

La co­mi­da que sir­ve el con­ce­sio­na­rio tam­bién es en­tre­ga­da al per­so­nal de Gen­dar­me­ría. Se­gún el pre­si­den­te de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Sub­ofi­cia­les de la ins­ti­tu­ción, Joe González, “hay pro­ble­mas con la pre­sen­ta­ción de los ali­men­tos y en al­gu­nas oca­sio­nes con la hi­gie­ne y sa­lu­bri­dad. Ade­más, hay fun­cio­na­rios que, por sus la­bo­res al in­te­rior de las cár­ce­les, ne­ce­si­tan de ma­yor apor­te nu­tri­cio­nal”.

El nu­tri­cio­nis­ta agre­ga que es­te ítem es par­te de la “re­in­ser­ción so­cial del in­terno, por­que no so­lo ne­ce­si­ta­mos reos que no to­men al­cohol en las cár­ce­les, sino que ade- más de­jen de fu­mar, que co­man sa­lu­da­ble y que ha­gan ejer­ci­cio. La ma­la alimentación ge­ne­ra ries­go de en­fer­me­da­des cró­ni­cas y el Es­ta­do ter­mi­na ha­cién­do­se car­go de re­clu­sos con so­bre­pe­so o dia­be­tes”.

So­bre las mul­tas por in­cum­pli­mien­to de los pla­nes de re­in­ser­ción so­cial, Ana Ma­ría Mo­ra­les, di­rec­to­ra del área de sis­te­ma de jus­ti­cia de Paz Ciu­da­da­na, di­jo que “si bien se ha­bía me­jo­ra­do la ha­bi­ta­bi­li­dad en la ofer­ta de in­ter­ven­ción la si­tua­ción era bas­tan­te si­mi­lar a la que se da­ba a una cár­cel tra­di­cio­nal. Es­to por­que los pla­nes que se ofre­cían no es­ta­ban ba­sa­dos en evi­den­cias ni vin­cu­la­dos a las ne­ce­si­da­des cri­mi­nó­ge­nas de los in­ter­nos”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.