El pue­blo fan­tas­ma con agua sa­la­da

La Tercera - - NACIONAL -

DES­DE agos­to del año pa­sa­do, las ca­lles de la vi­lla Bri­sas de Tor­ca en el pue­blo de Lli­co, en la co­mu­na de Vi­chu­quén, son ba­rri­das por el viento y la so­le­dad. Mien­tras tan­to, 86 fa­mi­lias que re­sul­ta­ron dam­ni­fi­ca­das por el te­rre­mo­to del 27/F si­guen es­pe­ran­do ocu­par las ca­sas –de 40 me­tros cua­dra­dos- que ya le han si­do asig­na­das. Mu­chas de ellas ubi­ca­da a pa­sos de la la­gu­na Tor­ca y ro­dea­das de un fron­do­so bos­que de pi­nos.

Sin em­bar­go, la fal­ta de agua ap­ta pa­ra el con­su­mo hu­mano im­pi­de que la Di­rec­ción de Obras de la co­mu­na, en la Re­gión del Mau­le, ofi­cia­li­ce su re­cep­ción y que los ve­ci­nos cum­plan su me­ta.

“Co­no­ci­mos nues­tra ca­sa nue­va y es muy lin­da. Des­de ha­ce un año y me­dio nos es­tán pro­me­tien­do que nos las en­tre­ga­rían (…). Ha si­do di­fí­cil es­tar cin­co años en una me­dia­gua, por eso creo que me­re­ce­mos una ca­sa dig­na, pe­ro tam­po­co que- re­mos que nos las en­tre­guen con agua po­ta­ble”, ase­gu­ra Francisco Ma­ri­pan­gue quien, des­de el te­rre­mo­to del 27/F, vi­ve jun­to a su es­po­sa en un si­tio de un ami­go en el pue­blo de Lli­co.

La mis­ma im­po­ten­cia des­cri­be Francisco Nú­ñez, quien re­si­de de alle­ga­do con fa­mi­lia­res y tam­po­co pue­de ha­bi­tar su ca­sa. “Ha si­do to­do es­te pro­ce­so muy en­go­rro­so, por­que como no hay agua dul­ce en Lli­co, no nos pue­den en­tre­gar las ca­sas”, di­ce.

El pro­yec­to ha­bi­ta­cio­nal co­men­zó su cons­truc­ción en mar­zo del 2013, en cir­cuns­tan­cias que al igual que el res­to de la lo­ca­li­dad de Lli­co, no con­ta­ba con agua ap­ta pa­ra el con­su­mo hu­mano. Se­gún el di­rec­tor del Ser­viu del Mau­le, Omar Gutiérrez, “el ori­gen del pro­ble­ma es que to­das las fuen­tes de do­ta­ción de agua tie­nen una al­ta con­cen­tra­ción de so­dio, fie­rro y man­ga­ne­so”.

Cuan­do co­men­zó el le­van­ta­mien­to de las vi­vien­das, Gutiérrez era di­rec­tor de sa­lud de la co­mu­na de Vi­chu­quén y agre­ga que las obras se ini­cia­ron con una au­to­ri­za­ción de la Coope­ra­ti­va de Agua Po­ta­ble Ru­ral de Lli­co, cuan­do és­ta te­nía un su­ma­rio sa­ni­ta­rio de­bi­do a la ma­la ca­li­dad del agua.

“No ha­bía nin­gu­na op­ción de cons­truir ahí, por­que no se pue­den cons­truir vi­vien­das nue­vas si no hay via­bi­li­dad pa­ra co­ne­xio­nes de agua, pe­ro se hi­zo igual (…). El error fue que en es­te ca­so se ac­tuó con men­ta­li­dad emer­gen­cia, es de­cir, se bus­có una so­lu­ción rá­pi­da”, aña­de Gutiérrez.

Pe­ro el pro­ble­ma de la sa­li­ni­dad, se­gún el al­cal­de Vi­chu­quén Román Pa­vez (PPD), es una con­se­cuen­cia del te­rre­mo­to. “To­das las na­pas que an­tes eran de agua dul­ce, hoy con­tie­nen agua sa­lo­bre”, re­la­ta.

De he­cho, cuan­do se ini­ció la cons­truc­ción de Bri­sas de Tor­ca, la co­mu­ni­dad ya ha­bía or­ga­ni­za­do un mo­vi­mien­to ciu­da­dano, de­no­mi­na­do “Lli­co por el agua”, y en la ma­yo­ría de las ca­sas ha­bía ban­de­ras ne­gras. “Las au­to­ri­da­des de la épo­ca co­no­cían el pro­ble­ma y de­be­rían ha­ber bus­ca­do pri­me­ro una so­lu­ción a la do­ta­ción de agua y lue­go cons­truir las ca­sas”, di­ce.

En bus­ca de so­lu­cio­nes

Ac­tual­men­te, la lo­ca­li­dad de Lli­co (de 1.200 ha­bi­tan­tes) se abas­te­ce gra­cias a la ges­tión de la Ofi­ci­na Re­gio­nal de Emer­gen­cia del Mau­le, que fi­nan­cia el tras­la­do de 150 mil li­tros de agua dia­ria­men­te en ca­mio­nes al­ji­be des­de Hua­la­ñé, tras re­co­rrer 72 ki­ló­me­tros.

En la bús­que­da de so­lu­cio­nes a las Bri­sas de Tor­ca, la Di­rec­ción de Obras Hi­dráu­li­cas in­vir­tió $ 80 mi- llo­nes en la cons­truc­ción de una sen­ti­na (es­tan­que) pa­ra acu­mu­lar agua, pe­ro és­ta no cuen­ta con au­to­ri­za­ción pa­ra co­nec­tar­se con la red de agua de Lli­co, pues es­ta lo­ca­li­dad es­tá su­je­ta a la emer­gen­cia hí­dri­ca y el re­cur­so no so­bra.

Fren­te a es­to, Ser­viu del Mau­le ini­ció un con­ve­nio con la Uni­ver­si­dad de Con­cep­ción pa­ra ins­ta­lar una plan­ta desa­li­ni­za­do­ra, con tec­no­lo­gía de na­no­fil­tra­ción. La mu­ni­ci­pa­li­dad de Vi­chu­quén fi­nan­ció la cu­ña pa­ra cap­ta­ción de agua y el Ser­viu tras­la­dó la plan­ta desa­li­ni­za­do­ra, que lle­gó el lu­nes has­ta Lli­co y se­rá pues­ta en mar­cha hoy con la pre­sen­cia del mi­nis­tro del In­te­rior Ro­dri­go Pe­ñai­li­llo.

Sin em­bar­go, el pro­ble­ma en la zo­na po­dría con­ti­nuar. “El te­ma de fon­do no es lo inau­gu­rar una plan­ta. Eso es un par­che. Lli­co lle­va más de 20 años con pro­ble­mas de agua po­ta­ble y el atra­so de la en­tre­ga de las ca­sas es una prue­ba de ello. Eso es lo que hay que so­lu­cio­nar”, ase­gu­ra Exe­quiel Díaz, con­ce­jal (RN) de Vi­chu­quén.

FO­TO: PAU­LA RI­QUEL­ME

El al­cal­de de Vi­chu­quén, Román Pa­vez, jun­to a la plan­ta desaladora.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.