“Pro ucra­nia­nos o se­pa­ra­tis­tas, me da igual, quie­ro paz”

Así es el sen­tir de al­gu­nos ucra­nia­nos en los

La Tercera - - MUNDO - Nicolas Mi­le­titch (AFP) Do­ku­chaivsk, Ucra­nia

“Prou­cra­nia­nos o se­pa­ra­tis­tas, me da igual, lo úni­co que quie­ro es que ha­ya de nue­vo paz”, afir­ma una doc­to­ra del hos­pi­tal Do­ku­chaivsk, en el es­te de Ucra- nia, ba­jo con­trol re­bel­de, ago­ta­da por me­ses de bom­bar­deos.

Iri­na no quie­re dar su ape­lli­do. “Era fa­vo­ra­ble a las ideas proeu­ro­peas du­ran­te la con­tes­ta­ción de Kiev y siem­pre he si­do una pa­trio­ta ucra­nia­na. Pe­ro hoy, ya no me im­por­ta na­da, lo mis­mo me da con­ver­tir­me en ru­sa o ser ucra­nia­na con tal de que ter­mi­ne la gue­rra”, ex­pli­ca es­ta ha­bi­tan­te de la “Re­pú­bli­ca po­pu­lar de Do­netsk” (DNR), di- ri­gi­da por se­pa­ra­tis­tas pro­rru­sos. Iri­na tra­ba­ja en el hos­pi­tal de es­ta ciu­dad de 24.000 ha­bi­tan­tes si­tua­da a unos 40 km de Do­netsk.

La ma­ter­ni­dad tu­vo que ser eva­cua­da y ce­rró des­pués de la caí­da de cohe­tes Grad en el pa­tio del hos­pi­tal el sá­ba­do pa­sa­do. “Ha­bía cin­co mu­je­res en ese mo­men­to en el edi­fi­cio, y un be­bé”, cuen­ta Iri­na mos­tran­do las ven­ta­nas ro­tas.

Do­ku­chaivsk que­dó en la lí­nea de fren­te y las pri­me- ras po­si­cio­nes ucra­nia­nas se en­cuen­tran aho­ra a una de­ce­na de ki­ló­me­tros de allí. Na­dej­da Jda­no­va, de 76 años, es una de las pa­cien­tes que se que­dó en el hos­pi­tal. “Lle­gó el 5 de fe­bre­ro, des­pués de ha­ber re­sul­ta­do he­ri­da en un bom­bar­deo”, di­ce el mé­di­co. “Mi ca­sa que­dó com­ple­ta­men­te d e s t r u i d a . Oí u n enor­me rui­do y des­pués no me acuer­do de na­da”, cuen­ta la an­cia­na, que no pue­de ca­mi­nar. Ucra­nia se va a di­vi­dir. Pu­tin no tie­ne nin­gún in­te­rés en los va­lo­res que los eu­ro­peos pu­sie­ron en la me­sa y que los ucra­nia­nos pu­sie­ron en la me­sa de ne­go­cia­cio­nes. Su in­te­rés es man­te­ner a Ucra­nia en un es­ta­do de caos, por­que si es­tá en ese es­ta­do, Ucra­nia no va a po­der pos­tu­lar a la Unión Eu­ro­pea o ser miem­bro de la OTAN, así es que no hay bue­nas op­cio­nes. ¿Cree que Pu­tin ten­ga en la mi­ra a otros paí­ses? Esa es una bue­na pre­gun­ta. De­fi­ni­ti­va­men­te, Ucra­nia es su jo­ya. Es­to es al­go a lo que él no quie­re re­nun­ciar. Creo que to­mó lo que que­ría en Georgia. Ellos es­ta­ban in­tere­sa­dos en un cli­ma más tem- ¿Cuál es la se­ñal que da Pu­tin al vi­si­tar Egip­to y de­cir que va a ayu­dar a la deu­da grie­ga? El men­sa­je que en­vía es que no le im­por­ta, que va a se­guir bus­can­do alia­dos en otras par­tes. Si Gre­cia quie­re mi di­ne­ro, lo vol­ve­ré mi alia­do. Y des­de ahí, pue­de te­ner ma­yor in­fluen­cia po­lí­ti­ca, por­que Gre­cia no es un país es­ta­ble, hay co­rrup­ción y tie­nen po­lí­ti­cos an­ti­eu­ro­peos. El men­sa­je que es­tá man­dan­do a Eu­ro­pa es que hay más pe­ces en el mar, si no lo quie­ren como alia­do, bus­ca­rá otros so­cios. Lo que quie­re de­mos­trar es que tie­ne una opi­nión, que no se va a in­cli­nar por­que Oc­ci­den­te se lo di­ce. En un cier­to sen­ti­do son como Es­ta­dos Uni­dos en es­te ca­so, no quie­ren ha­cer con­ce­sio­nes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.