LAS MU­JE­RES DE­TRÁS DEL FE­NÓ­MENO

La Tercera - - SOCIEDAD -

E.L. Ja­mes (51)

La au­to­ra co­men­zó su ca­rre­ra li­te­ra­ria con la sa­ga de 50 Som­bras de Grey en 2011, ven­dien­do más de 100 mi­llo­nes de co­pias en­tre sus tres no­ve­las. Fue la pro­duc­to­ra de es­ta adap­ta­ción al ci­ne, y ha si­do nom­bra­da como una de las per­so­nas más in­flu­yen­tes del pla­ne­ta por TI­ME. Anas­ta­sia ni hay re­fe­ren­cia a ellos.

De to­dos mo­dos, los cam­bios al tras­pa­sar la his­to­ria a la pan­ta­lla gran­de no fue­ron fá­ci­les de ha­cer pa­ra el equi­po tras la cin­ta. Es bien sa­bi­do que hu­bo ro­ces en­tre Ja­mes y Tay­lor-John­son: la di­rec­to­ra ha con­ta­do en va­rias en­tre­vis­tas que tu­vo pro­ble­mas con la escritora en el set. “Fue di­fí­cil, no voy a men­tir“, di­jo la rea­li­za­do­ra a Va­nity Fair, y agre­gó: “De­fi­ni­ti­va­men­te pe­lea­mos, pe­ro eran pe­leas crea­ti­vas, y las re­sol­vía­mos”. Es más, Ja­mes tu­vo la ca­pa­ci­dad de ve­tar un cam­bio que ini­cial­men­te se ha­bía he­cho al fi­nal de la cin­ta, se­gún con­sig­nó The Holly­wood Re­por­ter.

Me­nos es­ce­nas de se­xo

Si bien es­ta tri­lo­gía eró­ti­ca que com­ple­tan los li­bros Cin­cuen­ta som­bras más os­cu­ras y Cin­cuen­ta som­bras li­be­ra­das se hi­zo po­pu­lar por mos­trar un mun­do des­co­no­ci­do pa­ra mu­chos, como es el víncu­lo en­tre un “amo” y una “su­mi­sa” se­xual, y por su de­ta­lla­da

Sam Tay­lor-John­son (47)

Lue­go de una exi­to­sa ca­rre­ra como ar­tis­ta y fo­tó­gra­fa, la bri­tá­ni­ca de­bu­tó en la di­rec­ción de ci­ne con Now­he­re boy (2009), con ex­ce­len­tes re­sul­ta­dos, sien­do no­mi­na­da a un BAFTA (el Oscar bri­tá­ni­co) en 2010. 50 Som­bras de Grey es su se­gun­da cin­ta. ma­ne­ra de na­rrar los en­cuen­tros en la ca­ma en­tre Grey y Stee­le, la pe­lí­cu­la no mues­tra la pri­me­ra es­ce­na de se­xo en­tre los pro­ta­go­nis­tas has­ta al­re­de­dor del mi­nu­to 40 y de­ja fue­ra la mi­tad de las se­cuen­cias de­di­ca­das al te­ma, es­pe­cial­men­te la es­ce­na más co­men­ta­da y de­re­cha­men­te in­sa­lu­bre del li­bro. Tay­lor-John­son di­jo a Va­riety: “Creo que las es­ce­nas de se­xo son in­te­gra­les a la his­to­ria. No son gra­tui­tas. Si­guen la pis­ta a la his­to­ria”.

A pe­sar de es­to, la pe­lí­cu­la no ha con­se­gui­do gra­tui­ta­men­te su ca­li­fi­ca­ción pa­ra ma­yo­res de 18 años: se ve des­nu­dez al por ma­yor, sal­vo ge­ni­ta­les, y que­da cla­ro que las ac­ti­vi­da­des ex­tra­pro­gra­má­ti­cas de Grey no son de con­su­mo ma­si­vo, pues in­clu­ye an­ti­fa­ces, lá­ti­gos, fus­tas y ele­men­tos como cuer­das, gri­lle­tes y ca­de­nas pa­ra in­mo­vi­li­zar al com­pa­ñe­ro se­xual, ade­más de cas­ti­gos fí­si­cos, los mis­mos que tie­nen a cier­tos gru­pos -re­li­gio­sos y otros que com­ba­ten la vio­len­cia con­tra la mu­jer-, en pie de gue­rra fren­te la cin­ta al­re­de­dor del mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.