Whi­plash: de cor­to­me­tra­je a cin­co no­mi­na­cio­nes al Oscar

El fil­me con Mi­les Te­ller y J.K. Sim­mons que se es­tre­na hoy en Chile em­pe­zó como un cor­to en el Fes­ti­val de Sun­dan­ce del 2012. his­to­ria de un jo­ven ba­te­ris­ta y su im­pla­ca­ble pro­fe­sor es­tá no­mi­na­da a Me­jor Pe­lí­cu­la, Ac­tor Se­cun­da­rio y Guión, en­tre otras.

La Tercera - - SOCIEDAD - Ro­dri­go González M.

En Holly­wood los sue­ños se re­pi­ten ca­da cier­to tiem­po. Whi­plash, del jo­ven Da­mien Cha­ze­lle, re­edi­ta el ca­so de Bottle roc­ket, la pri­me­ra pe­lí­cu­la de Wes An­der­son: al igual que el de­but del di­rec­tor de El gran ho­tel Budapest, la cin­ta que aho­ra es­tá no­mi­na­da a cin­co pre­mios Oscar em­pe­zó como un cor­to­me­tra­je en el Fes­ti­val de Sun­dan­ce. Uno de ape­nas 20 mil dó­la­res. Fie­ra his­to­ria de su­pera­ción, ta­len­to y sa­dis­mo al mis­mo tiem­po, Whi­plash gus­tó tan­to en el 2012 que rá­pi­da­men­te en­con­tró in­ver­so­res y se trans­for­mó en un lar­go­me­tra­je. Es más, en el 2014 ga­nó el Pre­mio del Pú­bli­co y el Gran Pre­mio del Ju­ra­do en Sun­dan­ce.

El fil­me, cu­yo tí­tu­lo alu­de a una can­ción es­tán­dar del jazz, se es­tre­na hoy en Chile, a una se­ma­na y me­dia de los Oscar, don­de es­tá no­mi­na­da en cin­co ca­te­go­rías: Me­jor Pe­lí­cu­la, Me­jor Guión Ori­gi­nal, Me­jor Ac­tor Se­cun­da­rio (pa­ra J.K. Sim­mons), Me­jor Mon­ta­je y Me­jor Mez­cla de So­ni­do. Es, con se­gu­ri­dad, el tra­ba­jo que me­nos di­ne­ro ha re­cau­da­do en­tre to­dos los pos­tu­lan­tes, con nue­ve mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro eso im­por­ta po­co. Su cos­to de pro­duc­ción fue ba­jí­si­mo y en ape­nas diez se­ma­nas Da­mien Cha­ze­lle fil­mó y edi­tó una his­to­ria que es bá­si­ca­men­te un due­lo de per­so­na­li­da­des so­ber­bias y com­pe­ti­ti­vas: el jo­ven ba­te­ris­ta An­drew Ney­man (Mi­les Te­ller), que quie­re ser el me­jor; y el pro­fe­sor Flet­cher (J.K. Sim­mons), que no cree en los ni­ños mi­ma­dos y apli­ca dis­ci­pli­na es­par­ta­na en su aca­de­mia.

Am­bien­ta­da en la Cos­ta Oes­te de EE.UU., Whi­plash nos mues­tra en primer tér­mino a un mu­cha­cho al­go tí­mi­do, in­tere­sa­do en las chi­cas y con la va­ga in­ten­ción de des­ta­car en la ba­te­ría. A los po­cos mi­nu­tos, el mis­mo per­so­na­je se ha trans­for­ma­do en un ser au­to­su­fi­cien­te, ob­se­sio­na­do con las ba­que­tas y em­pu­ja­do al lí­mi­te de lo hu­ma­na­men­te po­si­ble por Flet­cher. Su aca­de­mia mu­si­cal más bien pa­re­ce una es­cue­la de en­tre­na­mien­to pa­ra Viet­nam y Flet­cher tra­ta a to­dos con la vio­len­cia ver­bal y has­ta fí­si­ca de un sar­gen­to. Se­gún él, es el úni­co mé­to­do pa­ra en­con­trar al nue­vo Char­lie Par­ker o Buddy Rich, hé­roes in­con­tes­ta­bles del jazz.

Whi­plash ha en­con­tra­do muy bue­nas crí­ti­cas, ca­si siem­pre elo­gian­do el ni­vel de las ac­tua­cio­nes y el rit­mo im­pa­ra­ble de la his­to­ria. Sin em­bar­go, su des­crip­ción omi­no­sa y mar­cial de las es­cue­las de jazz tie­ne sus de­trac­to­res. En­tre los se­gui­do­res du­ros del jazz, por ejem­plo, el edi­tor de la re­vis­ta Jazz­wi­se, Jon Ne­wey, afir­mó al dia­rio bri­tá­ni­co The In­de­pen­dent: “Hay mu­chos erro­res en la cin­ta. Es una re­pre­sen­ta­ción re­tró­gra­da y tor­ci­da de las ban­das y se­sio­nes de jazz”.

El fil­me na­ció de la pro­pia ex­pe­rien­cia del di­rec­tor Da­mien Cha­ze­lle, quien an­tes de ser ci­neas­ta es­tu­dió en una aca­de­mia si­mi­lar a la que apa­re­ce en la his­to­ria. “Creo que el jazz es en ge­ne­ral una mú­si­ca muy hos­til”, di­jo en en­tre­vis­ta al por­tal bri­tá­ni­co Little Whi­te Lies cuan­do pro­mo­cio­na­ba la pe­lí­cu­la ha­ce un mes.

FO­TO: OUTNOW

Mi­les Te­ller y J.K. Sim­mons en Whi­plash, que pos­tu­la a cin­co Oscar.

FO­TO: OUTNOW.

El fran­co­ti­ra­dor Ch­ris Ky­le (Brad­ley Coo­per) y su es­po­sa (Sien­na

Mi­ller).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.