Ebo­la no ce­de: se ele­va el nú­me­ro de con­ta­gia­dos por el vi­rus en Afri­ca

Úl­ti­mo in­for­me de la OMS ad­vier­te so­bre 144 nuevos ca­sos en el con­ti­nen­te. Ex­per­tos creen que re­la­jo en las me­di­das de pre­ven­ción y fal­ta de una va­cu­na in­ci­den en el al­za.

La Tercera - - SOCIEDAD - Cecilia Yá­ñez Teresa San­cris­tó­val Su­san Bueno

Por se­gun­da vez con­se­cu­ti­va des­de que ini­ció su ten­den­cia a la baja -di­ciem­bre de 2014- los con­ta­gios por vi­rus ébo­la au­men­ta­ron en Afri­ca. En su in­for­me de ayer miér­co­les, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud (OMS) cons­ta­tó que al igual que en la úl­ti­ma se­ma­na de enero, los pri­me­ros días de fe­bre­ro los ca­sos de ébo­la se in­cre­men­ta­ron nue­va­men­te re­gis­trán­do­se 144 ca­sos en­tre el 1 y el 8 de fe­bre­ro: 65 en Guinea, otros 76 en Sie­rra Leo­na 76 y tres en Li­be­ria.

“A pe­sar de las me­jo­ras en la de­tec­ción y ges­tión de ca­sos y en la par­ti­ci­pa­ción de la co­mu­ni­dad en las prác­ti­cas fu­ne­ra­rias, la dis­mi­nu­ción de la in­ci­den­cia de ca­sos se ha es­tan­ca­do”, di­ce la OMS en su úl­ti­mo in­for­me y ape­la a que aho­ra se de­ben apli­car to­das las me­di­das de res­pues­ta que se han ins­ta­la­do en la zo­na pa­ra po­ner fin a la epi­de­mia.

El do­cu­men­to tam­bién men­cio­na que la fal­ta de co­la­bo­ra­ción de la po­bla­ción en la ca­pi­tal gui­nea­na y en la pre­fec­tu­ra de Fo­re­ca­riah es­tán en el ori­gen del au­men­to de los ca­sos lo­ca­li­za­dos en esos lu­ga­res. La Cruz Ro­ja de­nun­ció que dos de sus vo­lun­ta­rios fue­ron gol­pea­dos el domingo pa­sa­do por per­so­nas que par­ti­ci­pa­ban en un funeral.

“Los re­pun­tes de con­ta­gios en Guinea y Sie­rra Leo­na mues­tran que aún que­dan mu­chos desafíos por su­pe­rar pa­ra lle­gar ce­ro ca­sos”, aler­ta es­ta ins­ti­tu­ción de Na­cio­nes Uni­das.

La si­tua­ción en el con­ti­nen­te se po­dría com­pli­car to­da­vía más, por­que fal­ta po­co pa­ra que se ini­cie la tem­po­ra­da de llu­vias, lo que di f i c ul t a r á e l t r a baj o de quie­nes com­ba­ten el vi­rus al en­tor­pe­cer el ac­ce­so a las áreas más re­mo­tas que­dan- do mu­chas de ellas ais­la­das. En ese es­ce­na­rio, los ca­sos de c on­ta­gi o y tam­bién de muer­tes au­men­ta­rán.

Des­de Bar­ce­lo­na, Teresa San­cris­tó­val, res­pon­sa­ble de la Uni­dad de Emer­gen­cias de Mé­di­cos Sin Fron­te­ras, ex­pli­ca que “mien­tas ha­ya un ca­so de ébo­la, la epi­de­mia no ha aca­ba­do” y por lo mis­mo “se de­be es­tar vi­gi­lan­tes y se­guir ha­cien­do el se­gui­mien­to de ca­sos”, di­ce a La Ter­ce­ra.

A su jui­cio, no es po­si­ble ha­cer una pre­dic­ción res­pec­to de si en las pró­xi­mas se­ma­nas el re­pun­te que ha te­ni­do el vi­rus con­ti­nua­rá. “No de­be­mos pen­sar que el ébo­la como si ya ha aca­ba­do. No es­ta­mos vi­vien­do un tiem­po postébo­la. Lo que te­ne­mos cla­ro es que te­ne­mos que se­guir aten­tos. Es­te es el bro­te más gran­de que he­mos vis­to”, se­ña­la.

Pa­ra Jo­sé Ma­nuel Man­rí­quez, aca­dé­mi­co del pro­gra­ma de Epi­de­mio­lo­gía de la Es­cue­la Sa­lud Pú­bli­ca de la U. de Chile, es­te au­men­to de ca­sos es­tá re­la­cio­na­do con el re­la­jo de al­gu­nas me­di­das sa­ni­ta­rias que se pro­du­cen como res­pues­ta a la ten­den­cia a la baja que se ve­nía re­gis­tran­do, como los r i t os fu­ne­ra­rios. En es­ta zo­na de Afri­ca, ex­pli­ca, se acos­tum­bra a ve­lar va­rios días a sus muer­tos, la­var sus cuer­pos y es­tar en con­tac­to con ellos, cues­tión que per­mi­te el con­ta­gio. Ade­más, re­cuer­da que un bro­te como es­te es una si­tua­ción des­co­no­ci­da pa­ra to­dos.

Lo mis­mo cree la in­ves­ti­ga­do­ra del Ins­ti­tu­to Mi­le­nio de In­mu­no­lo­gía e In­mu­no­te­ra­pia (IMII) y pro­fe­so­ra de la Fa­cul­tad de Cien­cias Bio­ló­gi­cas de la UC, Su­san Bueno, la baja y al­za nue­va­men­te de ca­sos ha ocu­rri­do en un pe­rio­do de­ma­sia­do cor­to como pa­ra atri­buir­lo a una po­si­ble “Mien­tras ha­ya un ca­so de ébo­la, la epi­de­mia no ha aca­ba­do. Se de­be es­tar vi­gi­lan­tes y ha­cer se­gui­mien­to” “Lo más pro­ba­ble es que (al­za) se de­ba a un de­bi­li­ta­mien­to en las me­di­das de pre­ven­ción” Per­so­nas se han con­ta­gia­do con vi­rus ébo­la des­de el ini­cio del bro­te. han fa­lle­ci­do has­ta el 8 de fe­bre­ro de es­te año. De ellos, 488 muer­tes co­rres­pon­den a tra­ba­ja­do­res de la sa­lud. mu­ta­cio­nes del vi­rus. “Lo más pro­ba­ble es que se de­ba a un de­bi­li­ta­mien­to en las me­di­das de pre­ven­ción y ma­ne­jo de los pa­cien­tes in­fec­ta­dos” como per­so­nas que no asis­ten a los ser­vi­cios mé­di­cos y rea­li­za­ción de fu­ne­ra­les no se­gu­ros, di­ce.

Tan­to Man­rí­quez como Bueno po­nen sus es­pe­ran­zas en una va­cu­na pa­ra con­tro­lar la pro­pa­ga­ción de la en­fer­me­dad (ver no­ta se­cun­da­ria).

¿Vi­rus en­dé­mi­co?

La Fe­de­ra­ción In­ter­na­cio­nal de la Cruz Ro­ja ad­vir­tió ha­ce al­gu­nos días que era pro­ba­ble que el vi­rus se vol­vie­ra en­dé­mi­co en al­guno de los paí­ses que es­tán más afec­ta­dos, es­to es que el ébo­la nun­ca se con­tro­le y se de­ba apren­der a vi­vir con él, tal como se ha­ce con el vi­rus del VIH o el sin­ci­cial. Se­gún San­cris­tó­val, esa es só­lo una teo­ría pe­ro que tal como se ha pre­sen­ta­do el com­por­ta­mien­to del vi­rus, no se pue­de ade­lan­tar na­da.

Man­rí­quez se­ña­la que no cree que en es­tas con­di­cio­nes se pue­da tras­for­mar en en­dé­mi­co y que pro­ba­ble­men­te en los pró­xi­mos me­ses se si­gan vien­do au­men­to y dis­mi­nu­cio­nes de ca­sos.

Otros in­ves­ti­ga­do­res han plan­tea­do que in­clu­so el vi­rus pue­de ha­ber mu­ta­do des­de que re­apa­re­ció ha­ce po­co más de un año. A jui­cio de la in­ves­ti­ga­do­ra del IMII, Su­san Bueno, el tiem­po trans­cu­rri­do des­de el ini­cio de es­te bro­te es cor­to “pa­ra con­cluir que es­te vi­rus se per­pe­tua­rá en la po­bla­ción de Afri­ca oc­ci­den­tal” aun­que es pro­ba­ble que así ocu­rra “si las me­di­das pre­ven­ti­vas no se cum­plen”.

La len­ti­tud en la en­tre­ga de re­cur­sos es tam­bién un fac­tor pa­ra que to­da­vía no se fre­ne el vi­rus. Un in­for­me pu­bli­ca­do en el Bri­tish Me­di­cal Jour­nal (BMJ) plantea que el re­tra­so en el des­em­bol­so de los fon­dos com­pro­me­ti­dos como ayu­da, con­tri­bu­ye a la pro­pa­ga­ción del vi­rus. Se­gún el in­for­me de Ka­ren Gre­pin, in­ves­ti­ga­do­ra de la U. de Nue­va York al 31 de di­ciem­bre del año pa­sa­do se ha­bían do­na­do 2.890 mi­llo­nes de dó­la­res, pe­ro los que ha­bían lle­ga­do en for­ma efec­ti­va a los paí­ses afec­ta­dos era del or­den de los 1.900 mi­llo­nes.

FO­TO: GETTY IMAGES

Un mé­di­co ha­bla con una fa­mi­lia en ais­la­mien­to de Li­be­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.