Se­quía

La Tercera - - OPINIÓN -

DIAS ATRAS el Mi­nis­tro de Agri­cul­tu­ra de­cla­ra­ba que el pro­ble­ma nú­me­ro uno en Chile es el agua. En vis­ta de los re­cien­tes y preo­cu­pan­tes sig­nos de co­rrup­ción que he­mos vis­to, es­to pa­re­cie­ra ser exa­ge­ra­do, pe­ro aun así, la cre­cien­te es­ca­sez de agua es uno de nues­tros ma­yo­res pro­ble­mas. No obs­tan­te, el én­fa­sis en el pro­yec­to de re­for­ma al Có­di­go de Aguas –ac­tual­men­te en trá­mi­te en el Con­gre­so- es re­dis­tri­bu­ti­vo en­tre sec­to­res y no re­suel­ve el pro­ble­ma de fon­do.

El mis­mo mi­nis­tro Carlos Fur­che en­tre­gó al­gu­nas cifras que ilus­tran la dra­má­ti­ca si­tua­ción que vi­ve par­te de nues­tro agro por fal­ta de rie­go. En Co­quim­bo, el 50% de la su­per­fi­cie agrí­co­la cul­ti­va­da y la mis­ma pro­por­ción de los fru­ta­les se per­die­ron re­cien­te­men­te, y es po­co pro­ba­ble que se re­cu­pe­ren. Sin em­bar­go, qui­zás el me­jor signo de la mag­ni­tud del desafío que en­fren­ta­mos en ma­te­ria de re­cur­sos hí­dri­cos lo pro­por­cio­nan los da­tos de la es­ta­ción de Quin­ta Nor­mal de la Di­rec­ción de Me­teo­ro­lo­gía de Chile. De acuer­do a ellos, las pre­ci­pi­ta­cio­nes en nues­tra re­gión se re­du­je­ron en­tre 1900 y 2013 en un 40%, ha­bién­do­se acen­tua­do es­te pro­ce­so a par­tir de 1968, al mis­mo tiem­po que au­men­tó sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te la de­man­da de agua. Tam­po­co pa­re­cie­ran vis­lum­brar­se cam­bios de ten­den­cia al res­pec­to.

La so­lu­ción al pro­ble­ma con­sis­te en me­jo­rar el apro­ve­cha­mien­to de nues­tras fuen­tes de re­cur­sos hí­dri­cos. Es po­si­ble au­men­tar los in­cen­ti­vos –so­bre to­do en el sec­tor agrí­co­la (ac­tual­men­te uti­li­za el 70% de los re­cur­sos hí­dri­cos apro­ve­cha­dos en­tre Ta­ra­pa­cá y O’Hig­gins)- pa­ra aho­rrar agua, tal como pa­ra al­ma­ce­nar­la, tras­la­dar­la, re­ci­clar­la y ex­traer­la del mar. Es­to per­mi­ti­ría au­men­tar la ofer­ta de agua pa­ra usos ur­ba­nos y al mis­mo tiem­po ha­cer­lo pa­ra la agri­cul­tu­ra y la mi­ne­ría. Es­ta so­lu­ción -sin afec­tar los de­re­chos ac­tual­men­te de­fi­ni­dos- pa­sa por el ta­ri­fa­do del agua en el sec­tor agrí­co­la. Con ello, el uso del agua re­fle­ja­rá su ver­da­de­ro cos­to de opor­tu­ni­dad. Pe­ro no bas­ta con es­to, pues ade­más se de­ben crear las ins­ti­tu­cio­nes que in­cen­ti­ven las in­ver­sio­nes pri­va­das en el sec­tor, que hoy –a ni­vel ex­tra­pre­dial- son ma­yo­ri­ta­ria­men­te pú­bli­cas y mo­des­tas. El Có­di­go de Aguas vi­gen­te -que creó un in­ci­pien­te mer­ca­do de re­cur­sos hí­dri­cos en el agro me­dian­te la de­fi­ni­ción de los de­re­chos co­rres­pon­dien­tes y de la or­ga­ni­za­ción de co­mu­ni­da­des de re­gan­tes- fue pio­ne­ro y ra­zo­na­ble­men­te exi­to­so, tan­to así que sir­vió de mo­de­lo pa­ra otros paí­ses. No obs­tan­te, pa­ra so­lu­cio­nar el ac­tual y gra­ve pro­ble­ma de la se­quía en el agro se re­quie­re apli­car una so­lu­ción au­daz, a se­me­jan­za de aque­lla que en su opor­tu­ni­dad se uti­li­zó pa­ra re­sol­ver los cue­llos de bo­te­lla en los sec­to­res eléc­tri­co y de obras pú­bli­cas (con­ce­sio­nes). En efec­to, las in­ver­sio­nes re­que­ri­das pa­ra ter­mi­nar con la es­ca­sez de aguas en el agro son gi­gan­tes­cas y el sec­tor pú­bli­co tie­ne otras prio­ri­da­des de gas­to. Es ho­ra de pen­sar en las ins­ti­tu­cio­nes re­que­ri­das pa­ra la exis­ten­cia de un mer­ca­do uni­fi­ca­do del agua y del ti­po de em­pre­sas pri­va­das -y de su re­gu­la­ción- ne­ce­sa­rias pa­ra ope­rar en el mis­mo. El én­fa­sis en el pro­yec­to de re­for­ma al Có­di­go de Aguas es re­dis­tri­bu­ti­vo en­tre sec­to­res y no re­suel­ve el pro­ble­ma de fon­do en es­ta ma­te­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.