Ba­lan­ce de la te­le­vi­sión cul­tu­ral Obli­gar a los ca­na­les a trans­mi­tir cua­tro ho­ras se­ma­na­les de es­te ti­po de pro­gra­ma­ción ha de­mos­tra­do ser una ma­la for­ma de pro­mo­ver la cul­tu­ra.

La Tercera - - OPINIÓN -

EL CON­SE­JO Na­cio­nal de Te­le­vi­sión (CNTV) ha da­do a co­no­cer re­cien­te­men­te el in­for­me con la eva­lua­ción del primer mes ba­jo las nue­vas nor­mas que obli­gan a la te­le­vi­sión abier­ta a emi­tir cua­tro ho­ras de pro­gra­ma­ción cul­tu­ral a la se­ma­na, dos de las cua­les de­ben trans­mi­tir­se de lu­nes a vier­nes, en ho­ra­rio “pri­me”. El re­por­te co­rres­pon­de a oc­tu­bre del año pa­sa­do —mes que en­tró en vi­gen­cia di­cha dis­po­si­ción—, y re­cién cua­tro me­ses des­pués ha si­do po­si­ble ob­te­ner es­tas pri­me­ras con­clu­sio­nes. El ba­lan­ce, tal como era pre­vi­si­ble, es en ge­ne­ral de­cep­cio­nan­te, tan­to en la ca­li­dad de los con­te­ni­dos como en sin­to­nía, lo que re­fle­ja lo inú­til de im­po­ner pro­gra­mas que no res­pon­den a las pre­fe­ren­cias de la au­dien­cia.

Si bien en el in­for­me no que­da plas­ma­da una eva­lua­ción del pro­pio CNTV, del tono del ba­lan­ce pa­re­ce des­pren­der­se una per­cep­ción en ge­ne­ral po­si­ti­va de es­te primer mes de “te­le­vi­sión cul­tu­ral”. Se­gún el re­por­te, los ca­na­les in­for­ma­ron 61 “pro­gra­mas cul­tu­ra­les”, 51 de los cua­les ca­li­fi­ca­ron como ta­les; 14 de ellos se con­si­de­ra­ron “pro­gra­mas nuevos”. Cua­tro ca­na­les cum­plie­ron ca­bal­men­te con las exi­gen­cias, mien­tras que el res­to pre­sen­ta fa­llas en al­gu­nas de las se­ma­nas ana­li­za­das. En to­tal, du­ran­te oc­tu­bre se trans­mi­tie­ron más de 220 ho­ras de “con­te­ni­dos cul­tu­ra­les” —el 76% co­rres­pon­dió a rea­li­za­cio­nes na­cio­na­les—, don­de TVN fue el ca­nal que pre­sen­tó ma­yor vo­lu­men de pro­gra­ma­ción cul­tu­ral.

Lla­ma la aten­ción que un ter­cio de los pro­gra­mas que se­gún el CNTV ca­li­fi­ca­ron como “cul­tu­ra­les” co­rres­pon­dan al gé­ne­ro de “re­por­ta­jes”. Sor­pren­den­te­men­te, tam­bién ca­li­fi­ca­ron como “cul­tu­ra­les” una se­rie de pro­gra­mas de dis­cu­sión y de­ba­te po­lí­ti­co; to­dos ellos, si bien con­tri­bu­yen a for­mar opi­nión en la ciu­da­da­nía, di­fí­cil­men­te po­drían en­ten­der­se como cul­tu­ra­les, lo que es una mues­tra más de los ca­pri­cho­sos cri­te­rios que se han te­ni­do a la vis­ta pa­ra eva­luar los pro­gra­mas. Otro ejem­plo de lo an­te­rior son al­gu­nos pro­gra­mas de “con­ver­sa­ción” que, por el so­lo he­cho de des­ti­nar una emi­sión a la se­ma­na pa­ra co­men­tar al­gu­na te­má­ti­ca “cul­tu­ral”, tam­bién fue­ron apro­ba­dos.

Los ca­na­les no han vis­to ma­yo­res in­cen­ti­vos pa­ra crear nue­va pro­gra­ma­ción, y es evi­den­te que es­tán re­cu­rrien­do a for­ma­tos ya exis­ten­tes pa­ra cum­plir con es­ta exi­gen­cia de la ley. Cier­ta­men­te se­ría va­lio­so que en la te­le­vi­sión abier­ta exis­tie­ra una pro­mo­ción más in­ten­sa de con­te­ni­dos cul­tu­ra­les, pe­ro ello de­be ser un tra­ba­jo que los ca­na­les reali­cen como par­te de su li­ber­tad edi­to­rial y en sin­to­nía con sus pro­pias au­dien­cias. Si el Es­ta­do con­si­de­ra que es­te ti­po de pro­gra­mas son in­dis­pen­sa­bles, en­ton­ces de­be­ría con­si­de­rar al­gún ti­po de sub­si­dio o fon­dos es­pe­cia­les des­ti­na­dos a ese fin, pe­ro no co­rres­pon­de que di­cho cos­to sea tras­pa­sa­do a los ca­na­les.

La exi­gen­cia de trans­mi­tir obli­ga­to­ria­men­te es­tos con­te­ni­dos es­tá plas­ma­da en la nue­va ley de Te­le­vi­sión Di­gi­tal. Era pre­vi­si­ble que una im­po­si­ción de es­ta na­tu­ra­le­za no ten­dría efec­tos re­le­van­tes en la au­dien­cia, pe­ro en cam­bio sien­ta un gra­ve pre­ce­den­te, pues se in­sis­te en de­fen­der la per­ti­nen­cia de en­tre­gar al Es­ta­do la po­tes­tad de in­ter­fe­rir en la lí­nea edi­to­rial de los ca­na­les ba­jo la jus­ti­fi­ca­ción de un su­pues­to in­te­rés pú­bli­co. Ini­cia­ti­vas si­mi­la­res ya han per­mea­do al ám­bi­to ra­dial, con el pro­yec­to que pre­ten­de obli­gar a trans­mi­tir mú­si­ca chi­le­na, o aquel que bus­ca re­gu­lar los re­ci­ta­les ma­si­vos, don­de se in­ten­ta con­sa­grar que en aque­llos con­cier­tos in­ter­na­cio­na­les los “te­lo­ne­ros” sean chi­le­nos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.