Ca­so Amia, la his­to­ria del ma­yor ata­que te­rro­ris­ta ocu­rri­do en Ar­gen­ti­na

Exis­ten dis­tin­tas “pis­tas” so­bre el ata­que del 18 de ju­lio de 1994 con­tra la mu­tual ju­día. Nis­man ba­ra­ja­ba la hi­pó­te­sis de que el go­bierno ayu­dó a Irán a en­cu­brir su res­pon­sa­bi­li­dad.

La Tercera - - TEMAS DE HOY - Fran­cis­ca Ca­sa­no­va

To­do co­men­zó a las 9.53 del 18 de ju­lio de 1994. Ese día que­dó mar­ca­do como el ma­yor ata­que te­rro­ris­ta que re­cuer­da Ar­gen­ti­na, cuan­do una ca­mio­ne­ta Renault car­ga­da con ex­plo­si­vos se es­tre­lló con­tra la Aso­cia­ción Mu­tual Is­rae­li­ta Ar­gen­ti­na (Amia), ubi­ca­da en pleno cen­tro de Bue­nos Ai­res. Pro­duc­to del ata­que 85 per­so­nas mu­rie­ron y más de 300 re­sul­ta­ron he­ri­das.

Ese año la investigación pa­só a ma­nos del juez fe­de­ral Juan Jo­sé Ga­leano. Pe­ro no fue has­ta 2001 que se ini­ció el jui­cio oral y pú­bli­co por una lla­ma­da “co­ne­xión lo­cal” que impu­taba a 20 per­so­nas, en su ma­yo­ría ex po­li­cías ar­gen­ti­nos, por ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­das con la ca­mio­ne­ta que se es­tre­lló con­tra la se­de ju­día.

Pe­ro el ca­so dio un vuel­co cuan­do en 2003 la Cá­ma­ra Fe­de­ral sa­có a Ga­leano del car­go por irre­gu­la­ri­da­des en la in-

Eves­ti­ga­ción. Un año des­pués la jus­ti­cia ab­sol­vió a los 20 impu­tados lo­ca­les y creó una fis­ca­lía des­ti­na­da es­pe­cial­men­te pa­ra la re­so­lu­ción del ca­so Amia, a car­go del fis­cal Al­ber­to Nis­man.

Pa­sa­ron dos años y el fis­cal acu­só como ideó­lo­gos del aten­ta­do a sie­te ex fun­cio­na­rios ira­níes, en­tre ellos al ex pre­si­den­te Ali Raf­san­ya­ni (1989-1997) y al ex agre­ga­do cul­tu­ral de la em­ba­ja­da de Irán en Bue­nos Ai r e s , N LA avalancha de de­nun­cias, re­que­ri­mien­tos ju­di­cia­les y pro­ce­sa­mien­tos de fun­cio­na­rios que lle­va des­de ha­ce me­ses en­re­da­do al go­bierno hay un do­cu­men­to que se des­ta­ca por su inevi­ta­ble pro­yec­ción in­ter­na­cio­nal: la de­nun­cia del fis­cal Al­ber­to Nis­man con­tra la Pre­si­den­ta, el can­ci­ller y otros di­ri­gen­tes del kirch­ne­ris­mo por en­cu­bri­mien­to de los acu­sa­dos ira­níes del aten­ta­do a la Amia. No hay de­nun­cia de co­rrup­ción -y el ofi­cia­lis­mo ofre­ció ma­te­rial su­fi­cien­te en ese ru­bro en la úl­ti­ma dé­ca­da- que pue­da ha­cer som­bra a la re­per­cu­sión mun­dial que tu­vo la acu­sa­ción de Nis­man, lue­go mul­ti­pli­ca­da por su ex­tra­ña Moh­sen Rab­ba­ni y tam­bién apun­tó con­tra un li­ba­nés sos­pe­cho­so de per­te­ne­cer a Hiz­bo­lá. En 2007 la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal de Po­li­cía Cri­mi­nal (In­ter­pol) or­de­nó la cap­tu­ra de los acu­sa­dos, aun­que es­ta or­den con­ti­núa sin ser eje­cu­ta­da.

La po­lé­mi­ca con el go­bierno ar­gen­tino se desató en 2013 cuan­do la Pre­si­den­ta Cris­ti­na Fernández fir­mó un “Me­mo­rán­dum de En­ten­di­mien­to” con Irán, pa­ra in­ves­ti­gar el ata- muer­te, ocu­rri­da en cir­cuns­tan­cias que aún no han si­do acla­ra­das, y que mo­di­fi­có el pai­sa­je que ofre­ce­rán los úl­ti­mos me­ses de Cris­ti­na Kirch­ner en el po­der.

A pe­sar de los fron­do­sos in­ten­tos del go­bierno por des­ca­li­fi­car la de­nun­cia de Nis­man, la aper­tu­ra de una investigación ju­di­cial po­dría sal­var al fis­cal de su se­gun­da muer­te ¿Qué miem­bro del Po­der Ju­di­cial pue­de atre­ver­se hoy a ti­rar a la ba­su­ra el tra­ba­jo que Nis­man ate­so­ró du­ran­te años, pri­me­ro con el apo­yo de Cris­ti­na Kirch­ner y lue­go con su con­de­na?

La Ca­sa Ro­sa­da aún no ha lo­gra­do dar una res­pues­ta ar­ti­cu­la­da a la cri­sis po­lí­ti­ca que se desató el 14 de que. Se­gún el dia­rio El País, el do­cu­men­to es­ta­ble­ce la crea­ción de una de­no­mi­na­da Co­mi­sión de la Ver­dad pa­ra coope­rar con la investigación, la que es­ta­ría com­pues­ta por cin­co co­mi­sio­na­dos y dos miem­bros de­sig­na­dos por ca­da país (pe­ro que no po­dían ser ni ar­gen­ti­nos ni ira­níes). Se es­ta­ble­cía que el juez y Nis­man po­drían in­te­rro­gar a los sos­pe­cho­sos ira­níes en Tehe­rán.

El fis­cal ca­li­fi­có como una “in­de­bi­da in­tro­mi­sión” el acuer­do. Y el 14 de enero de es­te año, de­nun­ció que con ese pac­to la man­da­ta­ria Cris­ti­na Fernández de Kirch­ner bus­có “fa­bri­car la inocen­cia” de los acu­sa­dos”.

Pe­ro Nis­man fue más allá y acu­só que la fi­na­li­dad real de tal acuer­do era des­vin­cu­lar a los ira­níes de la res­pon­sa­bi­li­dad del ata­que, pa­ra así lo­grar un acer­ca­mien­to geo­po­lí­ti­co al país a cam­bio de con­tra­pres­ta­cio­nes como el in­ter­cam­bio de cru­do por gra­nos y la ven­ta de ar­ma­men­to al ré­gi­men ira­ní. Por esa cau­sa el fis­cal de­nun­ció a la Pre­si­den­ta, al can­ci­ller Héctor Ti­mer­man y a otros enero, cuan­do Nis­man dio a co­no­cer su de­nun­cia, y que se con­vir­tió en hu­ra­cán cua­tro días des­pués, cuan­do el fis­cal apa­re­ció muer­to po­cas ho­ras an­tes de lle­var al Con­gre­so los fun­da­men­tos de su pre­sen­ta­ción.

Los tro­pe­zo­nes de la Pre­si­den­ta, que aún no ter­mi­na de re­sol­ver si le con­vie­ne in­sis­tir en la ins­ta­la­ción de la hi­pó­te­sis del sui­ci­dio del fis­cal o su­bir­se a la ola de du­das que en­vuel­ve a los ar­gen­ti­nos, son una mues­tra de eso. Otra es la in­ter­na pú­bli­ca en­tre los fun­cio­na­rios que pre­fie­ren cues­tio­nar la Mar­cha del Si­len­cio del 18F y los que cal­cu­lan que no tie­ne nin­gún sen­ti­do pa­rar­se fren­te a lo que es- po­lí­ti­cos ofi­cia­lis­tas. El 18 de enero, la no­che an­tes de que fis­cal tu­vie­ra que de­ta­llar an­te el Par­la­men­to su de­nun­cia y mos­trar las prue­bas, Al­ber­to Nis­man apa­re­ció muer­to en su de­par­ta­men­to en el cen­tro de la ca­pi­tal. A su la­do ya­cía un ar­ma ca­li­bre 22 de la que ha­bría sa­li­do el dis­pa­ro mor­tal. La pis­ta si­ria Ade­más, exis­ten otras pis­tas que ha­brían si­do des­car­ta­das por la po­li­cía. Una de ellas fue la pis­ta si­ria, la pri­me­ra que si­guió la po­li­cía pe­ro que que­dó trun­ca, se­gún lo que al­gu­nos pos­tu­lan, por ha­ber in­vo­lu­cra­do a alle­ga­dos a la Ca­sa Ro­sa­da. Es­ta hi­pó­te­sis sos­tie­ne que el ata­que con­tra la se­de ju­día fue una re­pre­sa­lia del go­bierno si­rio de Ha­fez As­sad (1971-2000) con­tra el go­bierno de Carlos Me­nem (1989-1999) por ha­ber in­cum­pli­do su pro­me­sa de en­tre­gar­le tec­no­lo­gía nu­clear, a cam­bio de un im­por­tan­te apor­te fi­nan­cie­ro que Si­ria (país del que pro­ce­dían los pa­dres del ex man­da­ta­rio) en­tre­gó a Me­nem y que lo lle­vó a la Ca­sa Ro­sa­da. ti­man se­rá una ma­ni­fes­ta­ción de pro­por­cio­nes im­pac­tan­tes.

El ini­cio de la investigación so­bre la de­nun­cia de Nis­man y las re­so­lu­cio­nes que se to­men cuan­do la cau­sa que lle­van ade­lan­te el fis­cal Gerardo Po­lli­ci­ta y el juez Daniel Ra­fe­cas se pon­ga en mar­cha ten­drá ocu­pa­do al go­bierno du­ran­te me­ses. Tras su con­mo­cio­nan­te muer­te, la de­nun­cia que ar­ti­cu­ló Nis­man se con­vir­tió en una suer­te de tes­ta­men­to pro­fe­sio­nal del fis­cal. Ese do­cu­men­to, sin em­bar­go, tam­bién desem­pe­ña­rá otro rol. Se­rá, par­te fun­da­men­tal de la he­ren­cia po­lí­ti­ca que de­ja­rá Cris­ti­na Kirch­ner cuan­do se va­ya de la Pre­si­den­cia en di­ciem­bre.

FO­TO: AR­CHI­VO NA­CIO­NAL AR­GEN­TI­NA

Res­ca­tis­tas tra­ba­jan bus­can­do víc­ti­mas tras el aten­ta­do a la AMIA en ju­lio de 1994.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.