Un chico de­ma­sia­do lis­to

La Tercera - - OPINIÓN - An­drés Be­ní­tez

PU­DO HA­BER si­do cual­quier co­sa, pe­ro le gus­tan los ne­go­cios. Una mal­di­ción pa­ra la fa­mi­lia. In­ten­tos de re­di­mir­lo hu­bo. Es­tu­dió Cien­cias Po­lí­ti­cas, lo pu­sie­ron a tra­ba­jar en la cam­pa­ña y ter­mi­nó ins­ta­la­do en La Mo­ne­da, en la ofi­ci­na de la Pri­me­ra Da­ma. Pe­ro na­da de eso sir­vió. Al hi­jo le gus­tan los ne­go­cios. Peor aún, las pa­sa­das, esas don­de uno ga­na mu­cho ha­cien­do na­da. Crear pro­yec­tos o em­pleos no es lo su­yo.

En­con­trar un dato, com­prar ba­ra­to y ven­der ca­ro es el nom­bre del jue­go. Y si pa­ra aque­llo hay que usar un po­co de in­fluen­cia, como re­unir­se con el due­ño del ban­co, no hay pro­ble­ma. Un lla­ma­do bas­ta. Pa­ra al­go son los con­tac­tos, el po­der. Y si así se pue­de ga­nar más de dos mil mi­llo­nes de pe­sos, en­ton­ces el es­fuer­zo va­le la pe­na.

Eso has­ta ayer, cuan­do tu­vo que re­nun­ciar. La pre­sión era in­sos­te­ni­ble. Se ha­bía que­da­do so­lo. Le­yó un bre­ve co­mu­ni­ca­do, don­de si bien pi­dió dis­cul­pas y se­ña­ló que no ha co­me­ti­do nin­gún ilí­ci­to, en na­da acla­ró lo su­ce­di­do. Nun­ca se re­fi­rió al con­flic­to de in­te­rés, al abu­so de po­der e in­fluen­cias que re­pre­sen­tó la ope­ra­ción. Por eso, es­te es un ca­so que si­gue abier­to, pe­se a que dio un pa­so al cos­ta­do.

La si­tua­ción de Sebastián Dá­va­los es de­vas­ta­do­ra pa­ra la Nue­va Ma­yo­ría. De al­gu­na ma­ne­ra re­pre­sen­ta to­do lo que han cri­ti­ca­do a la de­re­cha, a los em­pre­sa­rios y a to­dos aque­llos que se opo­nen a su vi­sión del país. “Es un ejem­plo de las de­sigual­da­des que se vi­ven en el país. Por eso es­ta­mos lu­chan­do con em­pa­re­jar la can­cha pa­ra to­dos”, no du­dó en de­cir el mi­nis­tro de Ha­cien­da su­bro­gan­te al re­fe­rir­se al ca­so. Cla­ro, nun­ca na­die ima­gi­nó que el ejem­plo iba ser el pro­pio hi­jo de Ba­che­let.

El si­len­cio de la Pre­si­den­ta es, de se­gu­ro, in­dig­na­ción. Con su hi­jo y con los que hoy lo cri­ti­can, esa con­di­ción na­tu­ral de la ma­dre que quie­re ser fir­me, pe­ro que tam­bién de­be aco­ger. No lo pue­de aban­do­nar aho­ra que to­dos lo ata­can. Pe­ro tu­vo que ac­tuar, por­que al fi­nal ella es la Pre­si­den­ta y se de­be al país. Aun­que due­la. Qui­zás aho­ra pien­se que no de­bió ser tan du­ra con los em­pre­sa­rios, me­tién­do­los a to­dos en el mis­mo sa­co. O que se le pa­só la mano al de­mo­ni­zar el lu­cro, in­clu­so cuan­do es le­gí­ti­mo. O de acu­sar per­ma­nen­te­men­te a sus opo­si­to­res de te­ner con­flic­tos de in­te­rés. Pe­ro aun­que sea así, ya era tar­de. El da­ño es­ta­ba he­cho, y sus so­cios no es­ta­ban dis­pues­tos a ban­car­se el cos­to de man­te­ner­lo en La Mo­ne­da. Así las co­sas, tu­vo que ce­der.

Vie­ne un ca­mino du­ro. No bas­ta que el hi­jo re­nun­cie. Que­dan de­ma­sia­das pre­gun­tas abier­tas y la pre­sión no ba­ja­rá has­ta acla­rar los he­chos. Fal­ta lo más im­por­tan­te: la tras­pa­ren­cia que pro­me­tió el Go­bierno. Y la teo­ría del em­pa­te que ya in­ten­ta­ron ayer al­gu­nos ofi­cia­lis­tas, no fun­cio­na­rá como tam­po­co le re­sul­tó a la UDI. La gen­te quie­re cla­ri­dad en es­te y otros ca­sos. Si no es así, es­to se­rá siem­pre una som­bra pa­ra la Pre­si­den­ta. Ca­da vez que ha­ble de in­clu­sión, de ter­mi­nar con los pri­vi­le­gios, de em­pa­re­jar la can­cha, le re­cor­da­rán lo su­ce­di­do. Que tie­ne te­ja­do de vi­drio. Pue­de que no sea su cul­pa, pe­ro es la ma­dre, y que el chico le sa­lió lis­to, de­ma­sia­do lis­to, es al­go que es cla­ro pa­ra to­dos. La re­nun­cia de Sebastián Dá­va­los no es su­fi­cien­te, pues fal­ta lo más im­por­tan­te: la trans­pa­ren­cia que pro­me­tió el Go­bierno.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.