Re­nun­cia del di­rec­tor del área so­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia La re­nun­cia del per­so­ne­ro es jus­ti­fi­ca­da, aun­que su de­cla­ra­ción re­sul­ta tar­día e in­su­fi­cien­te, pues aún no se acla­ra si hu­bo un even­tual trá­fi­co de in­fluen­cias y un po­si­ble ac­ce­so a in­for­ma­ci

La Tercera - - OPINIÓN -

CON LA apre­su­ra­da lec­tu­ra de un co­mu­ni­ca­do a la pren­sa, sin ad­mi­tir con­sul­tas a pe­sar de in­ten­tar cri­ti­car a los me­dios por “no po­ner­se en con­tac­to con él”, el di­rec­tor del área so­cio­cul­tu­ral de la Pre­si­den­cia, Sebastián Dá­va­los, ce­rró una se­ma­na mar­ca­da por el de­ba­te que ge­ne­ró la di­vul­ga­ción de la ob­ten­ción de un cré­di­to pa­ra la so­cie­dad de su cón­yu­ge, pro­ce­so que le lle­vó a par­ti­ci­par en no­viem­bre de 2013 en una reunión con el vi­ce­pre­si­den­te de la ins­ti­tu­ción fi­nan­cie­ra que con­ce­dió di­cho cré­di­to.

El per­so­ne­ro des­car­tó ha­ber “co­me­ti­do ilí­ci­to al­guno ni de­li­to fun­cio­na­rio” y ape­ló al da­ño “a la Pre­si­den­ta de la Re­pú­bli­ca y al go­bierno” por el per­jui­cio pro­vo­ca­do, pa­ra “dar un pa­so al cos­ta­do y re­nun­ciar a mi car­go”. Lo an­te­rior, no sin an­tes efec­tuar un re­co­no­ci­mien­to al tra­ba­jo que rea­li­zan los fun­cio­na­rios de las dis­tin­tas fun­da­cio­nes que su­per­vi­sa es­ta área de go­bierno y enu­me­rar al­gu­nos de los pro­yec­tos lle­va­dos a ca­bo en sus on­ce me­ses de ges­tión. Por cier­to, ello no era ne­ce­sa­rio: el de­ba­te ge­ne­ra­do en torno al de­no­mi­na­do Ca­so Ca­val se re­la­cio­na con su ac­cio­nar y no guar­da vin­cu­la­ción al­gu­na con las ini­cia­ti­vas que desa­rro­llan es­tas fun­da­cio­nes, mu­chas de ellas de in­du­da­ble y po­si­ti­vo im­pac­to so­cial.

La de­cla­ra­ción del di­rec­tor del área so­cio­cul­tu­ral re­sul­ta tar­día e in­su­fi­cien­te. Los cues­tio­na­mien­tos a la for­ma como se desa­rro­lló el ne­go­cio in­mo­bi­lia­rio que per­mi­tió a la so­cie­dad de su cón­yu­ge ob­te­ner una uti­li­dad en torno a los 2.500 mi­llo­nes de pe­sos en un cor­to pla­zo, abar­can, a lo me­nos, dos as­pec­tos que aún no pa­re­cen lo su­fi­cien­te­men­te acla­ra­dos, como son el even­tual trá­fi­co de in­fluen­cias y un po­si­ble ac­ce­so a in­for­ma­ción pri­vi­le­gia­da. Las pro­pias au­to­ri­da­des de go­bierno, lue­go de pu­bli­car la de­cla­ra­ción de pa­tri­mo­nio de Dá­va­los, se en­car­ga­ron de ad­ver­tir que las ex­pli­ca­cio­nes “en de­ta­lle” co­rres­pon­dían al di­rec­tor so­cio­cul­tu­ral y fue el mi­nis­tro del In­te­rior quien an­ti­ci­pó a los me­dios que “su equi­po ve­rá en qué mo­men­to con­ver­sa­rá con us­te­des”.

La­men­ta­ble­men­te, ello no ocu­rrió. Las in­quie­tu­des en torno al Ca­so Ca­val no se li­mi­tan a la pre­sen­cia o no de ilí­ci­tos, sino que abar­can un cues­tio­na­mien­to más am­plio a la trans­pa­ren­cia con la cual se ejer­cen car­gos de al­ta res­pon­sa­bi­li­dad. So­bre el even­tual trá­fi­co de in­fluen­cias en el otor­ga­mien­to del cré­di­to –la pre­sen­cia del per­so­ne­ro cues­tio­na­do en la reunión con el vi­ce­pre­si­den­te de la en­ti­dad ban­ca­ria dan sus­ten­to a es­ta po­si­bi­li­da­des ne­ce­sa­rio dis­tin­guir en­tre la le­ga­li­dad de la ope­ra­ción, as­pec­to has­ta aho­ra no en cues­tión y al que só­lo for­mal­men­te se re­fi­rió la SBIF en su pro­nun­cia­mien­to, y su jus­ti­fi­ca­ción de fon­do a la luz de la prác­ti­ca ban­ca­ria y del ac­ce­so que clien­tes de igua­les ca­rac­te­rís­ti­cas po­drían te­ner a un cré­di­to de esa en­ver­ga­du­ra, lo que has­ta aho­ra no apa­re­ce su­fi­cien­te­men­te acla­ra­do y so­bre lo que no ha exis­ti­do pro­nun­cia­mien­to de la au­to­ri­dad.

Por su par­te, tam­po­co es­tá cla­ro la for­ma como se tu­vo ac­ce­so pri­vi­le­gia­do a una in­ver­sión con ta­les ex­pec­ta­ti­vas de uti­li­dad, lo que no re­sul­ta ex­pli­ca­ble en ope­ra­cio­nes con in­for­ma­ción equi­ta­ti­va a dis­po­si­ción de cual­quier agen­te eco­nó­mi­co. Que se ha­ya vis­to frus­tra­da la má­xi­ma ga­nan­cia po­si­ble, no des­mien­te es­te he­cho, sino que ha­ce más ne­ce­sa­ria una ex­pli­ca­ción a fon­do del te­ma.

Con el tiem­po se po­drá apre­ciar con más cla­ri­dad cuán pro­fun­do ha si­do el da­ño que es­te ca­so ha ge­ne­ra­do pa­ra el Go­bierno, ori­gi­na­do en la fal­ta de trans­pa­ren­cia en la re­la­ción en­tre ne­go­cios pri­va­dos y au­to­ri­da­des pú­bli­cas, don­de pa­ra­dó­ji­ca­men­te el lu­cro ha si­do un fac­tor de­ter­mi­nan­te pa­ra el re­cha­zo ge­ne­ra­li­za­do de la opi­nión pú­bli­ca a to­da la si­tua­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Chile

© PressReader. All rights reserved.